Santa Fe

Con amor y vocación, hace 15 años difunden los beneficios de la Equinoterapia

Desde que comenzó con esta actividad, Marita Schonhals descubrió su provecho. Se trata de una disciplina cada vez más recomendada por especialistas para paliar distintas dolencias.

Lunes 17 de Noviembre de 2014

Desde hace 15 años, María Schonhals se embarcó en un sueño que hoy la gratifica como el primer día. Junto a su esposo, Carlos Suárez, iniciaron el proyecto de centro de equinoterapia médica.

Ya antes habían observado los beneficios que este tipo de disciplina aporta a los chicos con discapacidad. “Antes de 1999 habíamos tenido una casa de cumpleaños y una colonia de vacaciones para chicos discapacitados. A partir de ahí comenzamos a trabajar organizándoles paseos en poni, empezamos a informarnos y a capacitarnos. Desde entonces nos dedicamos a brindar este servicio y formamos una organización sin fines de lucro”, contó a Ser Un@ la mujer, quien en la actualidad es la secretaria de la Asociación de Equinoterapia La Delfina, que es como bautizaron en aquel entonces a este singular emprendimiento, que hoy funciona en la localidad de Oro Verde, muy cerca de la capital entrerriana.

Marita –como todos la llaman– hizo un balance de este tiempo y afirmó: “Desde que comencé con esta actividad mi vida cambió al ciento por ciento. Yo ya era mamá y trabajé como instrumentista y también como secretaria en un consultorio donde se atendían pacientes con discapacidad, con quienes uno va formando un vínculo. Fue cuando conocí a mi esposo, que es ortopedista y fue el primer traumatólogo infantil de la provincia y decidimos iniciar este proyecto”.

“Agradezco que en estos 15 años no hayamos perdido nuestra meta, nuestro horizonte, que es ayudar a los chicos”, aseguró Marita, y agregó: “El objetivo es que ellos puedan, a través de la terapia, lograr ser autosuficientes y no deban depender de otros para cubrir sus necesidades”.

A favor de una Ley provincial

La equinoterapia es una disciplina cada vez más recomendada, incluso por los profesionales de la salud, que observan las mejoras que se logran a partir del contacto con los caballos a nivel físico y emocional.

Muchos de quienes asisten a estos espacios son pacientes con síndrome de Down, parálisis cerebral, dificultades motrices, autismo, cáncer, cuadros de estrés o depresión, entre otros. Solo está contraindicado para casos puntuales como problemas ortopédicos, alergias al pelo del caballo o al polvo o cualquier otra; en quienes padecen hemofilia o tengan alguna enfermedad que provoque convulsiones.

Por eso es importante que la actividad se controle y se lleve cabo con la seriedad que amerita. Marita recordó que desde 2006 en Paraná existe una ordenanza que regula la actividad y comentó que se está buscando que también la provincia tenga una ley que la contemple, para evitar que personas que no son idóneas brinden este servicio, lo transformen en un simple comercio y puedan incurrir en alguna mala praxis. “En Chubut ya se logró y tienen una legislación provincial. Nosotros queremos seguir ese camino, ya que hay espacios donde el paciente se vuelve un número, esto se transforma en un negocio y la actividad se ha ido desvirtuando. Nosotros amamos esto, amamos a los caballos y buscamos el bienestar de los chicos”, enfatizó.

En este marco, contó que a los pacientes que no tienen cobertura de salud no se les cobra y en los demás casos, es la obra social la que debe hacerse cargo. “En ocasiones, los papás deben presentar un recurso de amparo. La Ley Nacional de Discapacidad, a la que Entre Ríos está adherida, establece que los chicos tienen derecho a acceder a las terapias que se les indique”.

Para poder solventar los gastos de este espacio y poder seguir brindando esta prestación, Marita indicó que se está por lanzar una campaña de socios que los acompañen con una módica suma mensual y también se busca empresas que los apoyen, ya sea con materiales o con un auspicio dentro del predio donde funciona La Delfina, en cercanías de Oro Verde. “Invitamos a sumarse con una publicidad a las empresas, instituciones, fábricas o comercios que quieran ayudarnos. El predio está en el ingreso a la ciudad de Paraná, llegando desde Oro Verde, y es una vidriera muy buena para ellos y a nosotros eso nos ayudaría a solventar los gastos”, comentó.

Para contactarse con la asociación, se puede escribir a: equinoterapialadelfina@hotmail.com, o llamar a los teléfonos 0343-4354362, 0343-154173424 (Carlos Suárez) o 154581453 (Marita Schonhals).

¿Te gustó la nota?