Bajante del río

Con más bombas de agua aumentó el gasto energético de Assa

Por el acondicionamiento de las bombas de agua existentes y la incorporación de otras nuevas, Aguas Santafesinas superó el gasto de electricidad en sus plantas

Martes 20 de Julio de 2021

La bajante histórica del río Paraná se da en un contexto de sequía y bajas precipitaciones en las cuencas brasileñas que impide que se pueda disfrutar del río y sus beneficios con normalidad. Aguas Santafesinas viene adaptándose desde 2019 para garantizar el suministro de agua potable a la ciudad, que ya fue tenido en cuenta por Nación.

El Gobierno nacional anunció fondos por mil millones de pesos que se distribuirán en las zonas afectadas y se realizó una reunión del comité de crisis permanente para monitorear la situación hídrica. La provincia de Santa Fe invirtió más de 13 millones de pesos en la colocación de una nueva bomba de refuerzo, junto al tendido eléctrico y de conductos para el transporte de agua.

• LEER MÁS: Colocaron una bomba de refuerzo para la toma de agua

En diálogo con el programa Ahí Vamos (de 9 a 12 por FM 106.3 La Radio de UNO) German Nessier, vocero de Aguas Santafesinas, aseguró: “En este momento estamos en un equilibrio entre lo que estamos captando y lo que estamos entregando”.

“No hemos tenido una merma, un poco asociado a la época del año, pero sin duda es fundamental que apelemos a la conciencia del uso prudente y solidario de un servicio que sin duda es escaso y tenemos que adaptarnos a las condiciones que estamos atravesando. Los usuarios además de ser destinatarios son parte del servicio y tienen que adaptarse como en otros lugares donde estas circunstancias suceden estacionalmente”, manifestó.

Nessier remarcó que Assa ya viene trabajando en este escenario complejo desde el año pasado, introduciendo distintas modificaciones en las dos tomas de captación de agua superficial: una ubicada sobre el río Colastiné y la otra en el río Santa Fe. “En cada caso tienen peculiaridades constructivas y técnicas; en función de eso se han ido haciendo distintas adaptaciones: primero trabajos preventivos, modificación en los ciclos de bombeo del parque instalado, rehabilitación de los equipos existentes”.

En este año se reforzó en la toma Hernández (la del río Santa Fe) una bomba existente de refuerzo y en la toma del río Colastiné se reemplazó una de las bombas por otra de mayor capacidad. Según el vocero, se tiene previsto incorporar otras dos bombas de gran caudal para lo cual fue necesario hacer el tendido de nuevos conductos que transportan el agua a través de estos equipos.

• LEER MÁS: Proponen instalar pozos para proveer agua potable

El costo de la prestación

“Sin duda cualquier comportamiento de alteración en el curso del agua produce modificaciones en su composición”, advirtió Nessier. “En una bajante lo que se incrementa es la turbiedad del agua, como en una creciente tenemos otra modificación en parámetros microbiológicos. En función de lo que se va evaluando y del tratamiento que se realiza en la planta en el proceso de potabilización, independientemente de las alteraciones que sufre el recurso lo que la planta se asegura es que el servicio que presta está dentro de las normativas aplicables para el agua de consumo humano”.

Sin embargo, esto implica una inversión de tiempo, recursos y dinero extra. “Del parque instalado que tiene cada toma y con los equipos de refuerzo lo que tenemos es el incremento de energía eléctrica”, dijo el representante de Aguas.

“Al estar en forma continua todos los equipos en operación redunda en un incremento de la energía eléctrica; también las modificaciones en los procesos que demandan distinta participación de recursos químicos y las mejores que se han ido produciendo. Todo esto se asume gracias al apoyo del gobierno provincial.”

Además, expresó que las cuestiones que “nos sensibilizan” con respecto a la bajante no solo es la provisión de agua de consumo humano sino otros aspectos de la dinámica fluvial.

• LEER MÁS: En Santa Fe el río está a menos de medio metro del nivel cero

Y aclaró: “Cuando se menciona permanentemente la referencia al hidrómetro del Puerto de Santa Fe, que en este momento estaría en 0, es un punto fijo que no tiene que ver propiamente con la cantidad de agua que posee cada curso de agua en función del lecho, que para eso existen otros tipos de estudios”.

“Lo que sí demanda permanentemente es adaptación de las instalaciones fijas en cualquiera de las dos tomas y por eso se recurre a equipos de refuerzo. Son sumergibles y pueden ir a mayor profundidad”, finalizó.

Escuchá la nota completa acá:

AHI VAMOS 19.07.2021 - GERMAN NESSIER - VOCERO AGUAS - SITUACION SANTA FE.mp3

German Nessier, vocero de Aguas Santafesinas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario