Santa Fe

Controles y consejos para mantener la cadena de frío

El municipio inspecciona comercios para evitar la mala conservación de los alimentos. La Assal envió recomendaciones para descongelar de forma segura.

Miércoles 08 de Enero de 2014

Ante las elevadas temperaturas que se registran habitualmente en el período estival, desde octubre la Municipalidad se encuentra realizando operativos de control en los equipos de frío de los locales comerciales de la capital provincial. Esta medida se enmarca dentro de las acciones de auditoría que realiza el programa de Seguridad Alimentaria Municipal, y tiene como objetivo detectar y prevenir los posibles problemas ocasionados por la pérdida de la cadena de frío, principalmente en alimentos de mayor riesgo.

Como resultado de las supervisiones realizadas en los comercios durante el trimestre, desde el programa de Seguridad Alimentaria informaron que si bien en la mayoría de los casos se encontraron buenas condiciones o se pudieron solucionar los problemas detectados, también se realizaron seis comisos, que involucran a tres restoranes y dos comercios minoristas de la zona centro y sur, como así también un supermercado ubicado en el centrooeste de la ciudad.

También, se informó que se tomaron muestras de productos cárnicos de diferentes establecimientos comerciales para su análisis microbiológico, que fueron enviadas al laboratorio central de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal).

Verano seguro y saludable

Por otro lado, el Ministerio de Salud, a través de la Assal informó que se continúan realizando acciones a fin de fortalecer la campaña Verano Seguro y Saludable, enmarcada en el Acuerdo Santa Fe,

por una alimentación segura y saludable.

En este sentido, el director de la Assal, Raúl Samitier, informó acerca de cómo descongelar de manera segura los alimentos para evitar enfermedades típicas de estas épocas de calor. Por este motivo, destacó que “si el proceso de descongelamiento se realiza en forma errónea, aumenta el riesgo de exposición a bacterias patógenas, ya que cualquier bacteria que pudiera estar presente antes de congelar puede empezar a multiplicarse”.

Del mismo modo, recordó que “si se descongela carne debe tenerse en cuenta que es preferible separarla de otros alimentos para evitar la contaminación cruzada. Cuando no hay tiempo suficiente

para descongelar, es seguro cocinar los alimentos de forma directa, siempre y cuando se recuerde que el tiempo de cocción es un 50 por ciento superior que si se descongela, sobre todo para la carne”.

Heladera o microondas

En cuanto a las formas para descongelar alimentos, el director de la Assal recomendó que “el descongelamiento en la heladera requiere una planificación previa porque es uno de los métodos más lentos, sobre todo para alimentos de gran tamaño”.

Cuando se coloca el alimento congelado en la heladera, debe verificarse la temperatura del interior, que debe ser de unos 4°C. Si la cifra es menor, el producto tardará más tiempo en descongelarse. Es recomendable utilizar un recipiente para evitar que goteen los jugos sobre otros alimentos. Cuando ya se ha descongelado, el alimento debe prepararse y consumir de forma inmediata para prevenir el crecimiento de bacterias”, explicó.

“La carne picada, los mariscos y las aves pueden consumirse hasta uno o dos días después de haberse descongelado. La carne de cerdo o de res, hasta tres y cinco días tras la descongelación. El pescado es uno de los alimentos para los cuales más se recomienda utilizar la heladera para descongelar”, agregó más adelante el funcionario provincial.

Otra forma que el organismo recomienda, es la descongelación por microondas. “Es una de las opciones más rápidas, aunque deben tomarse precauciones para evitar que se cocinen los extremos de los

alimentos y el centro quede congelado”, explicó.

Tras seleccionar la opción de descongelación del microondas, se introduce el alimento de manera que quede espacio entre éste y el interior del electrodoméstico, para que el aire caliente circule sin problemas. Cortar los alimentos en trozos pequeños (si es posible) puede ayudar a que la descongelación sea más uniforme. Además, puede girarse el alimento varias veces durante el proceso”, indicó Samitier.

¿Te gustó la nota?