Santa Fe

Cuidacoches: una actividad marginal que exige regulación en la ciudad

Quejas de vecinos de barrio Candioti, tras una ola de robos en la zona, abrió el debate que contrapone la necesidad de sectores vulnerables, con casos de prácticas intimidatorias.

Sábado 15 de Noviembre de 2014

Una ola de entraderas en casas de barrio Candioti, la denuncia de uno de los vecinos que reconoció al ladrón como uno de los cuidacoches de la cuadra y el aumento en la cantidad de trapitos en la zona, sobre todo de noche, significó que esta semana se escuchen fuertes quejas de los habitantes de ese barrio sobre la falta de control a quienes realizan estas tareas.

El debate, que se registró en reuniones vecinales y por las redes sociales contrapone quejas sobre prácticas extorsivas, con la necesidad de sectores vulnerables que buscan recursos para sobrevivir. Para poder trascender las expresiones de descontento virtuales Diario UNO consultó al integrante de la vecinal de Candioti Sur, Pedro Nieva quien aseguró que el tema de la seguridad en la zona sobrepasa las denuncias por casos puntuales de problemas con trapitos. En realidad, Nieva opinó que los problemas más graves en la jurisdicción de la vecinal que integra es la falta de personal en la Comisaría 3ª, que es la que debe responder a los reclamos de ese lugar.

“Hablando con integrantes de la Cooperativa de la seccional 3ª, me contaron que hace unas dos semanas tenían alojados en esa comisaría unos 30 detenidos, cuando tienen capacidad para 12. Esa situación muestra con qué capacidad de personal está trabajando la seccional y por qué no da abasto con los reclamos de la gente”, indicó Nieva.

En este sentido, el jefe de la Unidad Regional I, comisario mayor Sergio Vergara, indicó que hace poco más de una semana hubo un cambio en la dirección de la seccional, que quedó a cargo del comisario Miranda y que formalmente no han tenido denuncias por incumplimientos del personal de esa comisaría. Pero además, se refirió al tema de los trapitos y sostuvo que los hechos que han dado intervención a la policía, en base a denuncias contra trapitos, no solo en barrio Candioti sino en el resto de la ciudad, son casos aislados.

Sin embargo, consideró que si la actividad estuviera reglamentada se podría realizar un control más constante sobre el tema: “La actividad de los trapitos no está prohibida. Nosotros no tenemos por qué intervenir, a menos que se haya denunciado un hecho puntual. Sino, la actividad es libre”.

Al mismo tiempo, para muchos vecinos el problema se da en situaciones que son nebulosas. Por ejemplo cuando, en lugar de pedir una colaboración voluntaria, los cuidacoches exigen una tarifa fija o que el pago sea por adelantado y se generan situaciones intimidatorias y que rozan la extorsión.

Una experiencia que tuvo resultados positivos en la ciudad de Santa Fe fue el programa Calles Seguras, Infancias y Juventudes Protegidas, implementado por la Municipalidad de Santa Fe, que brindó alternativas laborales a jóvenes que realizaban actividades en la vía pública limpiando los vidrios de los autos en distintas esquinas de la ciudad.

En total, unos 180 fueron beneficiados con el programa que se puso en funcionamiento tras la muerte de Marcelo Giménez, un joven de 25 años, limpiavidrios, que fue atropellado por un camión en Avenida Alem.

Diario UNO dialogó con el secretario de Desarrollo Social de la Municipalidad, Carlos Medrano, quien explicó las posibilidades de iniciar un programa similar con cuidacoches. El funcionario no descartó la posibilidad y aseguró que podría ser una segunda etapa del mismo programa.

“El programa Calles Seguras es amplio. Nuestra primera meta era trabajar con los limpiavidrios porque la actividad que ellos realizaban es mucho más riesgosa que la de los cuidacoches. Hoy aún quedan algunos limpiavidrios en algunas esquinas de la ciudad, pero la verdad es que el resultado fue positivo. En total, fueron casi 180 pibes que hoy están trabajando en otros lugares. Esa buena experiencia nos da la esperanza de poder revertir otras situaciones complejas como la de los cuidacoches y de personas en situación de calle”, indicó Medrano y contó que un último relevamiento arrojó que en la ciudad hay unos 400 trapitos.

La zona de exclusión

“Hemos tenido algunas denuncias sobre situaciones de conflictos con algunos cuidacoches, pero la mayoría son personas que viven de esa actividad. Un lugar donde hubo algunas situaciones fue en la zona de Plaza España. Pero los vecinos hicieron la denuncia al 0800 7775000 y eso, sumado a las cámaras de seguridad que hay en esas calles nos permitieron controlar la situación muy rápidamente”.

—¿No hay ninguna normativa que reglamente esta actividad?

—Hay una ordenanza, que es vieja, pero que no está derogada, y que prohíbe este tipo de actividad en zonas donde hay estacionamiento medido. Se lo llama zona de exclusión. En la práctica está en desuso. Los inspectores cuando los ven trabajando en algún lugar con estacionamiento medido, tratan de moverlos a otro lado, pero son situaciones muy complejas de trabajar. En los relevamientos que hemos hecho también hemos notado que no son los mismos quienes cuidan autos de noche que los que lo hacen durante el día. A estos últimos los conocemos más e incluso hay lugares en donde existe una convivencia muy buena entre los cuidacoches y los vecinos, son siempre los mismos y mantienen los lugares de trabajo. Es más fácil controlar esos casos”.

Y continuó: “En pocas ciudades está regulada la actividad, pero se podría dictar una nueva norma al respecto. Creo que más fácil sería regular, por ejemplo, las moteras (espacios de estacionamiento exclusivo para motos) que hay en el centro. La ciudad tiene cada vez más motos y hay muchas moteras en las que no se cobra estacionamiento medido. Entonces, allí se podrían asignar cuidacoches. Pero donde hay estacionamiento medido está prohibido. Mucha gente colabora con los trapitos en esas zonas, pero tienen que saber que si no ponen tique y pasa el inspector les van a hacer la multa. Y lo mismo pasa si el cuidacoches les lava el auto, está prohibido y van a recibir la multa”, advirtió el secretario de Desarrollo Social.  

¿Te gustó la nota?