Santa Fe

Dos de los policías que asistieron un parto, le habían salvado la vida a un bebé hace un año

El 22 de junio de 2014 el Oficial Ramos y el Suboficial Guarda, lograron auxiliar a un bebé con problemas respiratorios en la vía pública. En la madrugada de hoy los mismos agentes, junto a la Suboficial Jésica Ramayo, ayudaron a una joven a dar a luz en su casa de Liceo Zona Norte.   

Lunes 22 de Junio de 2015

“Haríamos esto todas las veces que sea necesario. Somos humanos y servidores y públicos”, habían dicho el Sargento Primero Eduardo Ramos y el suboficial Oscar Guarda el 22 de junio de 2014, cuando salvaron la vida de un bebé que estaba con problemas respiratorios junto a su madre en las calles de barrio Villa Hipódromo. A un año de ese episodio, nuevamente les tocó actuar y junto a la Suboficial Jesica Ramayo, asistieron el parto de una beba en la madrugada de este lunes. Los tres oficiales se encontraban patrullando por la zona de Blas Parera al 8600, cuando a las 3.30 de hoy un hombre les pidió auxilio en la calle: “Mi señora está dando a luz en casa”, gritó y los policías fueron hasta la vivienda para asistir a la mujer. Cuando llegaron se encontraron con la mamá en el bidet del baño de la casa ubicada en José Cibils 5500, con un trabajo de parto avanzado. 

“En sus manos tenía una criatura que estaba naciendo. La envolvimos en una manta y se la entregamos en los brazos a la madre”, relataron los agentes que asistieron a la mujer. Los oficiales trasladaron a la mamá y a su hija recién nacida hasta el hospital Iturraspe donde la beba fue alojada en la sala de pediatría y ambas fueron sometidas a controles de rigor. 

•LEER MÁS: Tres policías asistieron un parto: "Tenía una criatura que estaba naciendo"

La Suboficial Ramayo dijo que era "la primera vez" que vivía una situación como esta, y que estaba "muy contenta". 

Exactamente un año atrás

El domingo 22 de junio de 2014, casi a la medianoche, una joven de 22 años, llegó desesperada al destacamento norte del Comando Radioeléctrico ubicado en Blas Parera y Gorostiaga, en el oeste de Villa Hipódromo y frente al country del Jockey Club, trayendo a su bebé de tres meses con severos problemas respiratorios. El operador de la central convocó al patrullero más próximo, conducido por dos de los policías que hoy, justo un años después, asistieron un parto. Se trataba entonces del Sargento Ramos y el Oficial Guarda.

Los dos vigilantes llegaron en esa oportunidad al destacamento, vieron a la joven con el bebé en brazos con más que visibles problemas respiratorios y decidieron trasladarlos en el patrullero Nº 5478 del Comando Radioeléctrico de la agrupación Cuerpos, con sirenas y balizas encendidas. Pero al llegar al frente del Cementerio Municipal, la joven dijo que su hijo había dejado de respirar.

Los uniformados, Ramos y Guarda, detuvieron el vehículo y bajaron, entonces el agente Guarda tomó en brazos al bebé, lo colocó boca abajo, le introdujo un dedo en la boca para ventilar la vía respiratoria y aplicó suaves golpecitos en la espalda. Reiteró lo mismo en tres oportunidades hasta que el bebé empezó a llorar y a respirar.

Nuevamente, madre y bebé con los dos vigilantes subieron al patrullero, y con sirenas y con balizas encendidas llegaron al Hospital de Niños Orlando Alassia pasada la medianoche. Una médica tomó el bebé, que luego evolucionó favorablemente.

¿Te gustó la nota?