Santa Fe

El arte de vestir la cocina y la casa con objetos de diseños exclusivos

Pamela Chiani comenzó con su emprendimiento en 2009, pero fue cambiando de rubros hasta que en abril de este año encontró lo que quería. Ahora se dedica a hacer objetos para el hogar. 

Sábado 20 de Diciembre de 2014

La historia de los emprendedores siempre es una historia de lucha para defender un sueño. Pero muchas veces, esa historia también es una búsqueda. Pamela Chiani empezó a recorrer ese camino hace cinco años. En 2009 empezó a confeccionar bijouterie y así fue dando sus primeros pasos por las diferentes ferias que había en la ciudad.

Pamela recuerda: “Arranqué en 2009 haciendo bijou, cuando todavía no sabía coser. Después estudié diseño de indumentaria, me recibí, me compré las máquinas y empecé a hacer ropa”.

Sin embargo, esas primeras experiencias no terminaron de prosperar. Chiani asegura que ese tipo de productos, tanto la ropa como los accesorios, es muy complicado poder venderlos cuando no se cuenta con un negocio.

Por ese motivo decidió paralelamente seguir estudiando. Durante dos años se capacitó en corte y confección lo que la decidió a empezar con la producción de blanco para el hogar. “Con esto arranqué en abril de este año, pero ya hace más de cinco años que vengo haciendo ferias. La única diferencia es que fui cambiando de rubros”, explicó la joven.

“Este rubro lo que tiene, a diferencia de los otros que trabajé, es la facilidad para vender. Como no te tenés que probar nada, lo que yo hago es subir las telas al perfil de Facebook de Dime con quién andas y la gente elige, por ejemplo, para un mantel un determinado motivo, yo le paso el presupuesto, me lo confirman, lo confecciono y se los mando a domicilio. Es mucho más fácil para la gente poder comprar porque no se tiene que mover de su casa. En cambio, si se tienen que probar una ropa o una bijou es mucho más complicado”, relató.

Otro de los puntos a favor que encontró la emprendedora es que este tipo de productos siempre van a estar de moda. “Mientras que la bijou cuando yo empecé era un furor y ahora ya no tanto. Esos rubros tienen altos y bajos. Mientras que las cosas para el hogar siempre tienen salida”, aseguró.

“La gente siempre necesita manteles, servilletas, individuales, paneras, bolsos materos, repasadores, manoplas, agarraderas, posa pavas, lonas para la playa”, enumeró y agregó: “Después depende de lo que me van pidiendo. Pero los trabajos a medida también son mi especialidad. Por ejemplo, los manteles para mesas cuadradas o manteles que son muy largos”.

La diseñadora de textiles actualmente está participando de una de las ferias más importantes que tiene la ciudad, el Diseña Santa Fe, que comenzó el domingo pasado y se extiende hasta el 23 de diciembre inclusive.

“Durante los primeros días del Diseña la gente me pedía las mantas playeras. Por eso me traje a casa trabajo para hacer y ya tengo varias para llevar y vender”, dijo la joven que se mostró muy contenta con los resultados que tuvo en los primeros días de la muestra.

“Antes participaba mucho en ferias, pero eso demanda mucho movimiento y la ganancia no es tan grande. Mi novio me insistió mucho con el Facebook y empecé a darle más bolilla, a subir más fotos, con los diferentes tipos de telas y eso está andando muy bien. Hoy toda la demanda llega por ahí. En la única feria que estoy es en el Diseña Santa Fe. Ahí presenté la carpeta y fui seleccionada para participar de esta de fin de año y todo 2015. Sé que para el año que viene hay una fija en las vacaciones de julio y ellos están todos los domingos en el Mercado de Progreso”, explicó.

Esta nueva estrategia comercial basada en las redes sociales no solo le está dando resultados, sino que le permite trabajar con mayor comodidad. “Para ir a las ferias tenía que movilizar a toda mi familia o pagar un flete. Como mi papá tiene camioneta él me llevaba, pero era un gran desgaste para él porque justo era en su descanso. Además estas cosas se ensucian fácilmente. Me tocaron ferias donde se levantó tormenta con mucho viento y es una complicación. En el Facebook encontré mayor comodidad tanto yo como los clientes, porque lo que piden se los llevo hasta la casa”, agregó.

El emprendimiento por ahora es una ayuda, pero Pamela asegura que no para de crecer. “Cada vez va creciendo más y mi idea, para el año que viene, es poder poner un negocio. En ese proyecto no solo vendería mis cosas, sino también anexaría creaciones de otros diseñadores locales”, adelantó.

“Sería un local de diseño de objetos para el hogar. En el Diseña hay productos de todos los rubros: cerámica, vitraux, platos y un montón de otras cosas. Para poner un local no necesito buscar proveedores en Buenos Aires. Como a mí me serviría que me den un lugar para vender en un local, a mí me gustaría hacer eso con otros compañeros. También se podría hacer una especie de asociación para trabajar todos juntos en un local. La idea es darle espacio a los diseñadores locales”, sostuvo.

Por Hipólito Ruiz / Diario UNO 

¿Te gustó la nota?