Santa Fe

El Candioti Park se transformó en centro de disputa entre vecinos y jóvenes skaters

La vecinal convocó a una reunión abierta para el miércoles. Afirman que hay ruidos molestos y uso indebido toda la noche. Los skaters y otros deportistas denuncian que vandalizaron la pista con brea.

Domingo 31 de Agosto de 2014

Esta semana, la vecinal Candioti Sur convocó a los vecinos en general y en particular “a los que se encuentran afectados por el mal uso de la pista de skating”, a una reunión en su sede para el próximo miércoles 3 de septiembre a las 19.30.

Candioti Park es un espacio que se construyó sobre calle Rosalía de Castro al 1.800 –entre Marcial Candioti y Necochea– por decisión de los ciudadanos de esa zona, en el marco del programa de Presupuesto Participativo municipal (ver recuadro).

Según la vecinal, los habitantes que viven en las cuadras aledañas a la pista “vienen expresando su cansancio por el desorden que se genera diariamente en este sector y la falta de respuestas eficaces de las autoridades municipales y provinciales”.

“Es por ello que los convocamos a buscar soluciones, conjuntamente con las autoridades y deportistas, que permitan a unos divertirse sanamente y a los otros recuperar la paz y seguridad perdida”, firma la presidenta de la vecinal, Elsa Fernández de Combes.

En diálogo con Diario UNO, acotó: “Recogimos lo que nos planteaban y vienen reclamando hace tiempo los vecinos. El uso de la pista no para en toda la noche, con distintos actores”. A continuación, Elsa aclaró que “nadie se opone a los chicos que practican el deporte, sino que el problema es con los que vienen de noche y durante la madrugada, con autos con bafles a todo volumen y que utilizan los jardines de las casas como baño”.

A manera de ejemplo, la vecinalista señaló que “hace pocos días tiraron una botella a una ventana de una casa cercana a la pista causando destrozos”.

—¿Qué solución pretenden?

—Nosotros tuvimos reuniones tratando de armar un código de convivencia, pero es difícil cuando se trata de espacios públicos, abiertos. La idea es encontrar una alternativa para que los chicos puedan practicar el deporte y la gente pueda vivir en paz.

—¿Invitaron a la reunión a los chicos que practican en la pista?

—Invitamos a los chicos también a que vayan, aunque ellos no son el problema. A las 4 o 5 de la mañana no son ellos los que están generando inconvenientes, pero sí pueden ayudar a pensar algo.

—¿Se enteró la vecinal que vandalizaron con brea la pista de skate?

—No, no me enteré, nadie lo planteó. Seguramente fueron los jóvenes que aparecen de madrugada.

Por último, a manera de crítica, Elsa mencionó: “La pista quedó muy cerca de los vecinos. Los más afectados son los de Caseros y Rosalía de Castro, todos los lindantes a la pista. En una de las reuniones con funcionarios se acordó la presencia de la Guardia de Seguridad Institucional, pero tampoco fue efectivo. Los vecinos están cansados. Creemos que tendremos buen eco en la reunión”.

Una mano negra

Jóvenes de diferentes edades participaron con mucho ahínco en el proyecto de la pista de skate junto a la Municipalidad. La propuesta involucró mucho trabajo y entusiasmo desde la planificación, los arreglos en el lugar y la puesta en marcha. Nicolás Miract está a cargo de los talleres de skate que se dictan en Candioti Park, coordinados desde la Secretaría de Cultura de la Municipalidad a través del Programa Arte y Comunidad.

En diálogo con Diario UNO, fue él quien describió la desazón de muchos de los chicos deportistas cuando, hace tres semanas, llegaron a la pista y descubrieron que numerosos sectores fueron vandalizados con brea. “Es una vecina en particular la que reclama. Nos tiraron brea y se viven quejando de los ruidos. Lo que en realidad les molesta a algunos es que la pista les quedó delante de la casa, porque construyeron sus fachadas en un espacio público y no debían”, destacó y agregó: “Tiraron brea en todo el muro perimetral y en todas las partes de cemento entre la pista y la cancha de básquet. Hay tres escalinatas donde la gente se sienta y ahí también. Saqué fotos e informé a la Municipalidad, que se encargó de limpiar todo. Yo les pedí a los chicos que no respondan y seguimos con las actividades”.

“La pista puede haber funcionado hasta más tarde en el verano, pero no ahora. Decían también que estaban graffiteando frente al skate park y no es cierto. Se junta mucha gente sí, como en todo espacio público. Además, la verdad es que la mayoría de los vecinos no tiene drama, porque esta fue una obra que votó la mayoría en el marco del Presupuesto Participativo (ver recuadro)”, continuó.

—¿Cómo funcionan los talleres de skate?

—Yo voy tres a cuatro veces por semana. Soy el profesor de la escuela de skate. Tengo entre 15 y 20 alumnos por clase, pero son muchos más, porque no todos vienen a todas las clases. Hay de todas las edades, desde siete años hasta adolescentes. También un hombre de 35 años que está yendo a aprender. A veces los domingos se acercan los padres a ver también. Los chicos van a la pista los martes, de 16 a 18, y los jueves, de 18 a 20. Son clases gratuitas para todas las edades, varones y mujeres, con su propio skate. Algunos son de juguetería y no sirven, otros sí.

¿Te gustó la nota?