Santa Fe

El Municipio supervisa la cadena de frío en locales comerciales de la ciudad

Los operativos de control son parte de los chequeos para detectar posibles problemas ocasionados por la pérdida de la cadena de frío, principalmente en alimentos de mayor riesgo. En ese marco, el Gobierno de la Ciudad brinda recomendaciones para una conservación adecuada de los productos, tanto para comerciantes como para consumidores.

Miércoles 08 de Enero de 2014

Ante las elevadas temperaturas que se registran habitualmente en el período estival, desde octubre el Gobierno de la Ciudad se encuentra realizando operativos de control en los equipos de frío de los locales comerciales de la capital provincial. Esta medida se enmarca dentro de las acciones de auditoría que realiza el programa de Seguridad Alimentaria Municipal, y tiene como objetivo detectar y prevenir los posibles problemas ocasionados por la pérdida de la cadena de frío, principalmente en alimentos de mayor riesgo.

Como resultado de las supervisiones realizadas en los comercios durante el trimestre, desde el programa de Seguridad Alimentaria informaron que si bien en la mayoría de los casos se encontraron buenas condiciones o se pudieron solucionar los problemas detectados, también se realizaron seis comisos, que involucran a tres restaurantes y dos comercios minoristas de la zona centro y sur, como así también un supermercado ubicado en el centro-oeste de la ciudad.

También se informó que se tomaron muestras de productos cárnicos de diferentes establecimientos comerciales para su análisis microbiológico, que fueron enviadas al laboratorio central de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (ASSAL).

Recomendaciones

En este contexto, el Municipio brinda algunas recomendaciones para una conservación adecuada de los alimentos, tanto para comerciantes como para consumidores.

En esta línea, a los propietarios de locales comerciales se sugiere la revisión periódica de sus equipos de frío, el seguimiento estricto de las recomendaciones del fabricante, y el autocontrol permanente de las temperaturas. En este sentido, si bien hay equipos que traen incorporado un sensor de temperatura que indica los grados centígrados que mide el equipo, también existen en el mercado termómetros digitales portátiles que pueden instalarse dentro de las heladeras exhibidoras para autocontrol.

Del mismo modo, es importante también contar con un generador que garantice la cadena de frío en el caso de cortes de energía prolongados. Si el comerciante no cuenta con un equipo de estas características, la mercadería que ha sido sometida a un corte en la cadena de frío debe ser retirada de la venta, puesto que no es inocua y puede ocasionar un severo problema de salud a quien la consuma.

Además, se sugiere disponer de dispositivos de cierre o cobertura de los equipos abiertos tipo góndolas o exhibidores (telas corredizas, etc.), de manera de tapar o cerrar los mismos al menos en horarios de no atención al público. También, se debe evitar que en el local de ventas se produzcan corrientes de aire próximas a los equipos abiertos, de manera de que no se ocasionen pérdidas de frío.

Por último, se debe procurar que durante la tarea de reposición se extremen los cuidados para que los productos de riesgo no pierdan el frío en esos momentos, al tiempo que es importante no recargar con mercadería las heladeras o exhibidoras más allá de la capacidad que posean y, en caso de ocuparlas al máximo de su capacidad permitida, regular el termostato de los equipos acorde a la cantidad de mercadería que deben enfriar.

En lo que refiere a recomendaciones para los consumidores, se sugiere cargar los productos que llevan cadena de frío en el último momento de la compra y al llegar a casa empezar por guardar estos productos en la heladera. Igualmente, en caso de notar a simple vista alguna mercadería a temperatura ambiente en el comercio se debe hacerlo notar al vendedor y, lógicamente, no comprarlo. En caso de dudas, consultas o denuncias los consumidores pueden recurrir al Sistema de Atención Ciudadana, llamando gratuitamente al 0800-555-7000.

¿Te gustó la nota?