Santa Fe insegura

En la previa a los cacerolazos, el jefe de la policía les pidió a los vecinos que se manifiesten

Reconoció que hay "hartazgo" en la sociedad; que hay 108 móviles fuera servicio y pidió a la Legislatura la aprobación de la ley de necesidad pública

Miércoles 04 de Marzo de 2020

A pocas horas de que en diversos puntos de la ciudad se desarrollen cacerolazos en reclamo de seguridad, el jefe de policía de la provincia, comisario Sarnaglia, le pidió a los vecinos que se manifiesten y expresen su descontento. El jefe de la policía de Santa Fe dijo en UNO en la Radio que los recursos con los que cuenta hoy la policía no son los que necesita la fuerza para pelear contra el delito.

Sobre la particular protesta que se desarrollará este jueves en al menos media docena de barrios de la ciudad capital, comentó que "bienvenida sea", y afirmó: "Era hora que los santafesinos nos pusiéramos a exigir lo que necesitamos". En ese orden, apuntó a la aprobación de la ley de necesidad pública (discutida por estos días en la Legislatura santafesina) como herramienta fundamental para dotar de herramientas y de mayores recursos a la policía.

"Necesitamos una ley que nos permita aumentar los presupuestos" dijo, y continuó: "Tenemos uno de cada cuatro patrulleros de la policía de la provincia de Santa Fe fuera de servicio. O sea, el 25 por ciento de los patrulleros está fuera de servicio por falta de mantenimiento. Hemos pedido una partida especial de 115 millones de pesos para eso. La UR I tenía 91 móviles fuera de servicio, hoy tiene 108".

LEER MÁS: Remueven a la cúpula de la UR I de policía

El jefe de la Policía se autodefinió como un "vecino más de la ciudad que no ve patrulleros en la calle", y agregó: "Es simple, lo que ve la gente, lo veo yo; lo ven mis hijas. Mis dos hijas fueron víctimas de robo en el último año y medio. A las dos le robaron dos veces, a una de ellas le desvalijaron la casa dos veces".

Señaló que el mensaje de los vecinos debe ser escuchado por "quienes generan las leyes" e insistió en que la policía sin presupuesto no puede funcionar: "No tenemos dinero para hacerle los service (a los autos), para comprar repuestos".

"Yo no tengo un patrullero en la puerta de mi casa porque no hay patrulleros. Es más, tengo a mis vecinos de barrio El Pozo enojados porque no mandé más policías a la comisaría del barrio. Yo soy un vecino más, no me rodea una realidad diferente a la de mis vecinos", destacó.

En relación a la connivencia del delito con agentes policiales, subrayó: "Estamos pasando a disponibilidad, con mira a la cesantía a varios jefes. Nosotros hemos cortado la connivencia. La corrupción es la naturalización de algo. Para ser corrupto no solamente es necesario llevarse plata, no hacer lo que uno debe ya es un acto de corrupción. Eso no lo voy a permitir. El que no cumpla con su deber se va; si baja la operatividad, se va".

LEER MÁS: Vecinales de la ciudad realizarán un cacerolazo simultáneo por la seguridad

Por otra parte, el funcionario policial fundamentó los cambios en la cúpula de la UR I y dijo: "Yo sé que se necesitan medios (herramientas, recursos) pero tampoco puedo estar esperando esos medios. Acá no estamos de brazos cruzados, vamos a gestionar con los pocos medios que tenemos. Los vecinos no pueden esperar".

En ese sentido comentó que los nuevos responsables de la Unidad Regional, el comisario mayor Daniel Filchel y su par Marcelo Altamirano, contarán con la ayuda de otras unidades regionales. "Les vamos a dar ayuda para contener esta situación a la espera de que llegue la ayuda a través de la ley", mencionó.

Además, les pidió a los vecinos que se manifiesten y afirmó: "Yo sé que están hartos, que están repodridos; que se manifiesten. Con orden, sin agredir los derechos de nadie. Estamos en democracia, tenemos derecho a manifestarnos dentro del orden y respetando los derechos de los demás".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario