Pandemia

Enfermeros santafesinos a un paso de sufrir el síndrome de burnout o "cabeza quemada"

Así se desprendió de un estudio llevado a cabo por el colegio que los representa en Santa Fe: hacen sus tareas al límite y con cansancio extremo. Causas y consecuencias

Martes 15 de Diciembre de 2020

El Colegio de Profesionales en Enfermería de Santa Fe llevó a cabo una investigación buscando saber de qué manera afecta a los profesionales que representa, el riesgo a sufrir el síndrome de burnout o síndrome de "cabeza quemada". En total 948 fueron los profesionales que participaron del trabajo que realizó la doctora en psicología Ana Kelleyian junto a la licenciada en psicología Stella García.

Según los resultados, los enfermeros que desarrollan su trabajo en Santa Fe tienen un riego alto de sufrir este trastorno, afectando considerablemente la salud física y psíquica de estos profesionales en enfermería

El comienzo del estudio fue antes de que llegue la pandemia, donde se analizó si había rango de estrés teniendo en cuenta para ello un inventario internacional para medir el nacido fuera, es decir el estrés incapacitante a lo que se agregó además la carga horaria, si es hombre o mujer, si trabaja en el ámbito público o privado, así como también si lo hace en varios lugares a la vez, lo que provoca "desgaste físico y emocional", explicaron los profesionales.

De allí se desprendieron los siguientes resultados:

Agotamiento emocional 37% RIESGO MEDIO / ALTO

Despersonalización 10% RIESGO MEDIO

Realización personal 53% RIESGO ALTO

LEER MÁS: Impacto de la pandemia: quieren medir el estrés del personal de enfermería

El estudio permite argumentar que los enfermeros soliciten que se reglamente el artículo 25 de la Ley 12.501 que determina que se trata de una profesión de “alto riesgo”, porque “es imposible pensar que una persona que sale de su casa todos los días y se enfrenta a esta enfermedad y al Covid-19, no le trae consecuencias en su vida laboral y familiar ”, sostuvo la doctora en psicología Ana Kelleyian, a través de una trasmisión en vivo realizada para explicar los alcances del estudio.

Embed

Al mismo tiempo afirmó que “la persona tiene una fatiga hasta por compasión, trabaja por inercia, se desmoraliza y trabaja hasta que queda fuera del sistema. Hasta que está «quemado» y ya no puede volver".

Para evitar el "desgaste por empatía" no alcanza con unos días de descanso o vacaciones. Por tratarse de una patología, “volver es casi imposible”, advirtió.

Las consecuencias son también para la vida personal de los enfermeros. “Es como un fósforo la cabeza quemada, todos los que están alrededor sufren las consecuencias”, concluyó Kelleyian.

¿Qué dice el artículo 25 de la Ley 12.501?

"ARTÍCULO 25º. - Considéranse tareas de "alto riesgo" a los efectos de la aplicación de regímenes especiales de reducción horarias, licencias, jubilación, condiciones de trabajo y/o provisión de elementos de protección, las siguientes:

a) Las que se realizan en Unidades de Cuidados Intensivos.

b) Las que se realizan en Unidades Neuropsiquiátricas.

c) Las que conllevan riesgo de contraer enfermedades infectocontagiosas.

d) Las que se realizan en áreas afectadas por radiaciones, sean estas ionizantes o no.

e) La atención de pacientes oncológicos.

f) Las que se realizan en Hospitales de Urgencias.

g) Las que se realizan en Servicios de Emergencias.

h) Las que se realizan en Servicios Quirúrgicos.

i) La atención de pacientes con grandes superficies corporales quemadas.

j) La atención de pacientes en Hospitales de Rehabilitación.

k) Las que se realizan en Servicios de Hemodiálisis.

l) Las que se realizan en servicios de Trasplantes y/o ablación de órganos.

m) Las que se realizan en permanente contacto con sangre, derivados y demás fluidos corporales.

n) Las que se realizan en Unidades de Detención y con pacientes privados de libertad.

o) Las que se realizan en atención del paciente geronte.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario