Santa Fe

Entre utopía y realidad: jóvenes que sueñan con cambiar el mundo

Se trata del grupo latinoamericano “Gente que Avanza”. Por un mes, convivieron con familias de Santa Fe y dieron charlas en instituciones locales sobre liderazgo, autoestima y sentido de la vida.

Sábado 01 de Noviembre de 2014

Lejos de pensar que las utopías son inalcanzables y que un mundo mejor no es posible, “Gente que Avanza” forma líderes sociales que trabajan por el cambio desde una mirada simple: todo comienza en uno. Se trata de un grupo de jóvenes y adultos latinoamericanos que llegaron a la ciudad de Santa Fe para difundir valores que, para muchos, hoy están vacíos; y costumbres tradicionales que han perdido actualidad.

Son nueve los jóvenes oriundos de Colombia, Honduras, Uruguay y Brasil que pasaron el último mes de octubre hospedados en casas de familias santafesinas, conociendo su cultura y compartiendo la vida del hogar. También visitaron diferentes instituciones locales brindando charlas de liderazgo, autoestima y sentido de la vida, motivando a los ciudadanos a realizar un cambio personal, pero, ¿es posible? Ellos están convencidos de que “todos tenemos algo bueno para dar” y que así el mundo puede ser cada día un poco mejor. 

Diario UNO conversó con cuatro de ellos sobre su mensaje y motivación. Aracely Zuniga, Luis Cuellar, Eduardo David y Abraham Ramírez, contaron su experiencia de cambio y su vivencia en Santa Fe.

—¿Por qué eligieron Santa Fe para difundir su mensaje?

Aracely: Todos los años, durante el curso de formación que se brinda anualmente en la sede de Gente que Avanza en Uruguay, jóvenes en formación junto a sus coordinadores y profesores realizan dos giras a comunidades de Latinoamérica para compartir experiencias y conocer la cultura del lugar. Nosotros buscamos siempre un contacto de la ciudad que nos pueda abrir opciones, en este caso el padre Pablo de la Parroquia Nuestra Señora del Luján de Santa Fe es integrante del movimiento desde el año 72. Y él, ya siendo sacerdote formó parte del movimiento, luego volvió a la congregación y nos invita siempre a trabajar en las comunidades donde él está. En este caso es el segundo año consecutivo que venimos a esta ciudad y nos hospedamos en casas de familias. No buscamos hoteles, no buscamos estar en una escuela porque lo que queremos es a través de las familias conocer el país, conocer la ciudad porque Argentina no es lo que se ve en tevé.

—Ustedes hablan de cambiar el mundo. ¿Es posible?

Aracely: Somos conscientes de que todos los problemas del mundo empiezan en nosotros y todas las soluciones del mundo tienen raíz en nosotros mismos. Cuando empezamos a revisar cuáles son los grandes problemas del planeta: la corrupción, la falta de empleo, etcétera; cuando revisamos los continentes son los mismos. Todos los grandes fallos que como humanidad tenemos tienen raíz en la humanidad individual. Entonces de eso se trata: cambiar el mundo a través del cambio personal. 

—¿Qué es ser un líder para Gente que Avanza?

Luis: Lo que buscamos nosotros es primero convertirnos en líderes para nosotros mismos. Ser capaces de tener autodominio, de aceptar nuestras limitaciones, nuestros miedos, y aceptar el hecho de que no somos perfectos y empezar a cambiar aquellas cosas que consideramos nos limitan en nuestra vida. Por ahí comenzamos el cambio personal y de ahí para afuera. Qué es ser un líder para Gente que Avanza, para mí es a través del servicio. El liderazgo es un servicio. No importa nuestra vocación o lo que realizamos, si soy un médico puedo ser un líder, siempre y cuando esté al servicio del bien común. No es aquél que esta enfrente, no es el  jefe, el que manda, el que decide; es el que está al servicio de la comunidad.

Aracely: Y así, como nosotros sabemos que antes de ser abogados, médicos, empresarios, somos personas, buscamos que sean un abogado equilibrado, un médico servicial, un empresario transparente y honesto. 

El cambio personal es la motivación que impulsa a estos jóvenes hoy a viajar desde sus países a Santa Fe para compartir su experiencia, y es también el primer objetivo de “Gente que avanza”. “Nosotros no somos ni un grupo religioso, ni político, pero creemos que todos tenemos algo bueno por dentro que tiene  que salir, ese algo, esa magia personal, eso que lo hace auténtico y especial. Porque podemos ser diez abogados, pero los diez trabajamos distintos. Ese cambio individual es el primer objetivo. El segundo es rescatar los valores de la familia, por eso es que cuando visitamos una localidad vivimos en una familia, porque estando lejos puede uno puede ver  con más claridad y objetividad y así valorar lo que tiene y también ver qué es lo que queremos para nuestra familia. Y por último, el tercero es la integración  latinoamericana, donde vemos que a partir de las diferencias que tenemos podemos hacer que nuestro país se levante también. Porque un país no es mejor que otro o peor que otro y tenemos que trabajar juntos”, explicó Aracely.

Entre las temáticas que los jóvenes trabajaron en las diferentes charlas y encuentros que organizaron en la ciudad se habló de autoestima, proyectos de vida, relaciones interpersonales, vocación y sentido de la vida. "Hoy en Santa Fe lo que buscamos es despertar en los jóvenes el deseo y la búsqueda de un proyecto de vida. Para nosotros es muy importante que las personas tengan ese proyecto y a partir de ahí busquen cómo van a impactar en la sociedad; de qué manera van a hacer el cambio para el lugar y la comunidad donde viven”, indicó Abraham.

—Cuando compartieron su experiencia y mensaje de cambio con los jóvenes santafesinos, ¿con qué se encontraron?

Luis: Lo que nosotros podemos notar es que hay un deseo en ellos de construir algo, de encontrar un deseo, de encontrar qué es lo que “yo” quiero hacer, y si no lo tienen claro ahora, de empezar a buscarlo. Notamos que tienen sueños, cosas que les importan y deseos de hacer. 

—¿En qué temáticas los chicos demostraron mayor interés?

Eduardo: Vemos que el tema de la autoestima es muy interesante para los jóvenes porque es algo que hoy los afecta mucho. Por eso les explicamos qué es y cómo pueden identificar los factores que afectan su autoestima. Yo cuento mi testimonio de cómo cuando era pequeño estaba en una escuela donde mis compañeros no jugaban conmigo y la profesora tampoco me daba mucha atención. Y eso marcó mi autoestima de forma que cuando llegaba a un nuevo grupo pensaba que no iba a ser aceptado y tenía temor a eso. A medida que fui creciendo pasé por muchos colegios y escuelas y cuando tenía 15 años conocí a un grupo de amigos que consumían drogas. Me invitaron a consumir con ellos y yo por mi baja autoestima les dije que sí, porque pensaba que no iba a ser aceptado en el grupo. Y así estuve tres años consumiendo drogas y eso me llevó a tener aún más baja la autoestima. Pero gracias a Dios pude salir de eso y aprendí que tengo que mostrarme a las personas tal y como soy, no como las personas quieren que sea. Son cosas que nos pasan en la vida, pero todos tenemos algo que cambiar. Una pauta importante es confiar en uno mismo y aceptarse tal y como es

Aracely: Otro factor que notamos en los diferentes grupos es que hay mucha inquietud en cuanto a la sexualidad, y mucho deseo de volver a dignificar la sexualidad. Porque se ha tomado como que fuese un requisito para ser aceptado por la sociedad y esto vimos en los adolescentes que trabajamos en los diferentes colegios. Ellos quieren dignificar la sexualidad, no quieren ser objeto, no quieren caer en la excusa y en la trampa de que tienen que ceder, tienen que pedirle sexo para poder ser hombre, ser mujer. Ellos  tienen deseos de ser respetados y vivir una etapa de su edad. La verdad es que quieren conservar esa inocencia y nosotros como adultos no se lo estamos permitiendo, no les hablamos claro y no les hacemos ver que ellos valen como personas y tienen que cuidarse. Nosotros como movimiento estamos a favor de la castidad y les hacemos ver que la promiscuidad no tiene un fruto favorable: más es el daño de su autoestima y entonces fue interesante hablarlo con ellos porque no se habían planteado que tienen derecho a decir que no.

Los orígenes y fines de este grupo

Gente que Avanza es una organización civil sin fines de lucro, fundada en Uruguay, en enero de 1970. Nacido bajo el nombre de Elenco Latinomericano Viva la Gente, se estableció para capturar la imaginación pública, articulando una visión para la vida a través de canciones, danza, talleres y compartir experiencias personales. En 1998 su nombre cambió a Gente que Avanza.

Su meta es promover una nueva mentalidad en las personas, principalmente los jóvenes, dirigido a desarrollar una conciencia cívica más fuerte, una vida comunitaria constructiva y valores democráticos. Capacita a los jóvenes en áreas de liderazgo y desarrollo personal; ayudándolos a poner sus talentos al servicio de otros y a encontrar su rol como líderes en el mundo de hoy.  

¿Te gustó la nota?