Santa Fe

Gimnasia y Esgrima de Ciudadela: “Estamos acá porque queremos al club”

A los 75 años, el presidente Eduardo Sadonio lleva los hilos del Pistolero, que intenta recuperar su lugar en la Primera División de la Liga Santafesina.

Domingo 21 de Junio de 2015

No alcanzan los calificativos para denotar la importancia que tiene Gimnasia y Esgrima en Santa Fe. No solo por su infraestructura –que es ampliamente superior incluso a algunos equipos de la Primera B Nacional– sino también por su rica historia traducida en logros. Uno de esos detalles tiene que ver con que es el equipo más ganador de la Liga Santafesina, pero eso es uno de los tantos asteriscos que figuran en una larga lista de festejos.Desde sus inicios, forjó una identidad clara y enfocada en brindar un lugar de contención para chicos de todas las escalas sociales, haciendo que su espectro sea todavía mayor, ya que no solo funciona como formador de deportistas sino también de personas. Es verdad que el fútbol es su disciplina troncal, pero a medida que fueron pasando los años fue agregándole más opciones con el fin de que todos tuvieran su lugar. Es así como cientos de adeptos, de todas las edades, llegan para disfrutar a lo grande.

El encargado de manejar los hilos de la institución para que esa llama de emoción y vitalidad siga intacta, es el presidente, Eduardo Sadonio, que contó cómo es el presente y las cosas que hay que tener en cuenta para salir adelante.

“El club está funcionando, pero nos cuesta mucho. Somos todos dirigentes que trabajamos día a día y que nos conocemos mucho. Uno de los temas que dificulta todo es que sufrimos una importante sangría, con mucha gente que dejó de venir por diversas circunstancias. Así que vamos mirando para adelante apechugando como podemos, gracias también al aporte de los contadores Tombolato y Gesueli. La situación financiera es complicada, cuesta bastante acomodar todo. Gracias al subsidio (Plan Abre) logramos remodelar varias cosas, como por ejemplo los vestuarios, que era una necesidad para nosotros. Faltan terminar algunas cosas más, pero vamos progresando”, apuntó.

Pero su balance continuó: “Nos cuesta trabajo remontar algunas deudas viejas. Siempre tratamos de mantenernos al día. Los recursos con los que contamos son la cuota societaria, algunos alquileres y el fútbol cinco, que también nos deja unos pesos, pero nada más, haciendo que la cosa sea bastante dura. Los ingresos y egresos están prácticamente equilibrados, pero no nos permite proyectar otros temas. En fin, es una realidad que afecta a todos los clubes”.

Respecto a cuál es la función del club, el dirigente fue tajante: “Brindar un ámbito de contención para los chicos. Este es un club cerrado y que brinda bastante seguridad; cómo será que es más inseguro afuera que acá adentro. Por eso siempre las colonias y las escuelitas de iniciación se destacaron. Después, lo primordial ahora es ascender (risas) –milita actualmente en la divisional de ascenso– y encaminar al resto de las actividades a un fin importante, de proyección. Todo es difícil, pero se hace lo que se puede”.

En el final, hizo referencia a su pasión por trabajar en el club del cual es simpatizante: “Estoy jubilado hace ya un par de años, pero me sirve mucho, me hace bien estar acá. Estamos acá porque queremos mucho al club, todos los que formamos esta comisión sentimos esa pasión. Este trabajo lo hacemos con cariño, sin rezongar, porque es parte importante de nuestra vida. Todos tratamos de hacer que este club siga creciendo. Es prácticamente nuestro centro de atención, por eso hacemos lo que humanamente podemos para que la historia de Gimnasia y Esgrima siga escribiéndose”.

¿Te gustó la nota?