Santa Fe

La ex-Gran China y su vecino, olvidados a pesar de los reclamos

Ambos están ubicados al norte de Beruti y al oeste de Blas Parera. Al recorrerlos tienen en común sus calles intransitables, zanjas a cielo abierto y escasa iluminación. Sus habitantes viven con miedo por la inseguridad.

Jueves 13 de Noviembre de 2014

Al oeste de la avenida Blas Parera, entre Beruti y Teniente Loza hay dos barrios que también cargan con el estigma de estar al norte y al oeste de la ciudad: Estanislao López y Santa Marta, ambos divididos por Coronel J. Méndez. El primero además tiene como límite las vías del ferrocarril hasta Gobernador Menchaca y Hugo Wast; y el otro está separado de barrio Yapeyú por calle Beck Bernard.  En ambos se puede hacer una misma radiografía: calles de tierra en pésimas condiciones, basura acumulada en algunas esquinas, poca o nula iluminación; y sobre todo mucha preocupación de los vecinos por la inseguridad, un flagelo que mantiene en vilo a esta amplia zona.

A pesar de eso, y como sucede también en otros barrios del noroeste, hay instituciones que cumplen un rol fundamental en la comunidad y sobre todo en los chicos. En este caso se puede destacar el centro de salud y la escuela Nº 6.341 Juan de Garay, solo por nombrar a dos y ambas de Estanislao López porque Santa Marta no posee ninguna entidad, aunque hay que rescatar la vecinal de ese barrio.

Parte de su historia

Cabe destacar que sobre Blas Parera entre Beruti y Gorriti se levanta el nuevo hospital J. B. Iturraspe. Allí comienza el barrio Estanislao López conocido por muchos y sobre todo por los más viejos como la Gran China. Este nombre lo adquirió por su desorganización en cuanto a la planificación urbanística. Los libros apuntan que se lo dio el Brigadier. Pero un vecino, consultado por Soy de, dijo que también allí vivía una señora apodada La China que era buscada por las empanadas que hacía.

Los primeros habitantes llegaron hace unos 60 años cuando comenzaron a ser desalojadas familias del barrio Siete Jefes porque prometía ser residencial, al estar cerca de la zona más “paqueta” de Santa Fe, Villa Setúbal y Guadalupe. Las primeras casas se comenzaron a levantar en medio de la nada porque todo era un gran descampado.

Según cuentan los vecinos más viejos, allí vivió el exboxeador Carlos Monzón, en una casa precaria que luego, cuando hizo carrera y comenzó a ganar dinero, construyó de material y se la regaló a sus padres. Luego quedó en manos de unos de sus hermanos, en Raimundo Rosas y Beruti. Cuando don Roque Monzón (su padre) murió, llegaron al velatorio para acompañar al deportista personajes como Alberto Olmedo, Graciela Borges y Susana Giménez.

Problemas comunes

El barrio Estanislao López ocupa, en los últimos años, páginas en los medios de comunicación santafesinos por los hechos de inseguridad. La violencia ganó las calles y ya se cobró varios muertos. Los vecinos aseguran que no pasan patrulleros y que no tienen respuesta por parte de las autoridades. Ya nadie quiere entrar y eso les preocupa porque temen quedar aislados.

Pero no es el único dato negativo que tiene el barrio porque al caminar sus calles se puede observar el mal estado en que se encuentran, llenas de pozos, con agua estancada porque posee desagües a cielo abierto con basura acumulada que impide el escurrimiento cada vez que llueve. Por estos dos temas los vecinos hicieron innumerables reclamos, pero aún no tienen respuesta.

En Santa Marta la situación no es muy distinta. Aquí también se ven desagües a cielo abierto, calles en mal estado, deficiente iluminación pública, y yuyos de más de un metro de altura. Todo esto preocupa y mucho a los vecinos, pero la inseguridad es lo que más los mantiene en alerta y los hace vivir con miedo.

En cuanto a servicios, la jurisdicción posee energía eléctrica, y solo algunos vecinos están conectados a la red de agua, pero obviamente no tienen gas natural y tampoco cloacas. La recolección de residuos es matutina. En cuanto al transporte público la única línea que circula por el barrio es la 15. La 3 transita por Blas Parera, al igual que la interurbana Recreo. Si los vecinos quieren una alternativa tienen que caminar hasta la avenida. Escuelas no posee. Los chicos tienen que ir a los establecimientos de los barrios vecinos como Cabaña Leiva, Yapeyú, San Agustín y Estanislao López. No tiene centro de salud y tampoco dependencia policial sino que depende de la Seccional 7ª ubicada en 12 de Octubre al 9.200. La vecinal lleva el mismo nombre del barrio y está de manera activa a disposición de los vecinos.

¿Te gustó la nota?