Santa Fe

“La violencia no se resuelve solo con pavimento y cloacas”

El intendente dice que el problema “tiene solución, pero no de un día para el otro”.

Domingo 21 de Diciembre de 2014

A días de cerrar el 2014, Diario UNO tuvo el último mano a mano del año con el intendente José Corral. “El año cierra muy bien, de hecho en las últimas semanas con noticias muy buenas para la ciudad”, dijo el intendente que en un rápido repaso enumeró la decisión de la Fundación Rockefeller de incluir a Santa Fe entre las primeras setenta y tantas de un programa de 100 ciudades resilientes en el mundo; el millón de euros del Fondo Francés para el Ambiente para la reserva natural en el oeste de la ciudad y el programa de huertas comunitarias.

También destacó la aprobación del Banco Mundial y la decisión del Ministerio del Interior y Transporte de la Nación de financiar la obra de reconversión de avenida Blas Parera desde el Cementerio hasta Teniente Loza. “En todos los casos son noticias muy buenas, apoyos muy significativos en fondos para obras. Pero, además, es un reconocimiento a la ciudad porque estas cosas no ocurren por un golpe de suerte, son producto del trabajo sostenido de la gestión. En el caso de la Fundación Rockefeller y el Fondo Francés tiene que ver con esta ciudad más preparada para las lluvias y las crecidas de los ríos que ya tuvo en el año otros reconocimientos como el que nos dieron en abril, en Medellín, Colombia, que tenía que ver con un reconocimiento al liderazgo de una ciudad más preparada”, aseguró.

“En el caso del transporte –agregó– hubo un trabajo técnico muy serio de lo que ahora se llaman carriles exclusivos de colectivos, más ciclovías, más las veredas. Blas Parera necesita una reconversión y se va a hacer con estas nuevas modalidades de ordenamiento de transporte que mejor demostraron funcionar no solo en la Argentina, sino también en el resto del mundo”.

Corral también sumó dentro de los puntos favorables a las obras de agua potable, pavimento, construcción de nuevos desagües y el plan de bacheo, aunque reconoció que en las calles “tal vez es donde más quede por hacer”, más allá de las inversiones y “trabajos que están bien hechos”.

En la nómina, Corral también puso a los jardines municipales ya que este año terminó el primer grupo que pasó por las salas de uno, dos y tres años. “Los que comenzaron en 2012 son los pioneros porque son el primer grupo que completó los tres años a los que el municipio está apostando en los barrios en los que más necesidades hay”, dijo y agregó: “Después hay una serie de iniciativas que están en marcha en una ciudad que tiene problemas, que tiene muchas dificultades, pero donde demostramos que aun los problemas más difíciles como el de las inundaciones y los desagües se pueden encarar e ir mejorando”.

—Entre otras, hay una materia pendiente en la ciudad y es la vinculada a los altos índices de violencia, ¿qué sensación le deja la cantidad de homicidios que hubo este año?

—Tenemos índices de violencia sostenidos desde hace por lo menos más de una década. De hecho cuando uno mira las líneas de tendencia, son muy parejas. Hay años un poco mejores, como 2009 y 2010; y hay años un poco peores, como 2007 y este. No es que estemos peor, pero seguimos tan mal como estábamos porque ese nivel de violencia de la ciudad está entre dos y tres veces por encima de la media nacional. Además, está muy localizada en ciertos barrios. Cuando uno mira los mapas de los homicidios de 2001, 2002, 2003, 2007 –que fue el peor año de los anteriores– e incluso el de este año, la mancha es siempre la misma. Los barrios se repiten, son Villa del Centenario, Villa Hipódromo, San Lorenzo, Santa Rosa de Lima, Chaqueño, donde hay situaciones de violencia muy estructurales. Creo que eso nos obliga a poner el tema arriba de la mesa y también intentar resolverlo. 

El abordaje de la violencia

“Por los números, que este año fueron particularmente alarmantes, tomamos algunas medidas que también significaron un llamado de atención a otros actores institucionales que tienen que tomar medidas, como la Policía, la Justicia, la provincia, el Ministerio de Seguridad. Creo que desencadenó una serie de reacciones como los cambios que hubo en el Ministerio de Seguridad; hubo decisiones de incrementar el secuestro de armas por parte de la policía; un especial énfasis del Ministerio Público de la Acusación, de los fiscales, en las causas con armas. Hicimos lo que estaba a nuestro alcance, incluso con una medida excepcional, que fue suspender la venta de armas y de municiones por nuestra competencia de habilitación de negocios. Pero eso fue comprendido por los propios comerciantes que ni siquiera nos hicieron una demanda judicial”, indicó.

Para Corral eso produjo una mejora en el control y en la información que hay respecto de los stocks, sobre todo de municiones, y destacó el acompañamiento del Concejo con la sanción de una nueva normativa.

“También fue un año para empezar a trabajar estos temas por más difíciles que sean, convencidos de que son temas que tienen solución, que no lo vamos a hacer de un día para el otro, que no va a ser fácil. Pero lo importante es reconocer el problema y recurrir a los que saben, por eso esta ayuda internacional nos es muy útil. Esto ocurrió en otras ciudades del mundo y queremos tomar esas experiencias y bajar estos índices a los que uno no se puede acostumbrar”, aseveró.

“Esta línea de tendencia (de homicidios) –continuó– que es permanente, en el pasado no produjo mucho debate. Incluso, algunos más públicamente y otros más en privado, decían «se matan entre ellos», como que fuera una cuestión entre las bandas de delincuentes. Si bien es cierto que hay peleas entre bandas, en primer lugar son todas vidas humanas, la mayoría jóvenes que no tuvieron un contexto de oportunidades. Pero, además, terminan pagando inocentes y niños. Los números del Hospital de Niños son alarmantes y sabemos que muchos de los casos son balas perdidas como el caso de Serena y de Tiziano, que nos producen a todos un dolor irreparable. Eso nos tiene que comprometer a todos con el futuro”.

Corral confió que cuando asumió –en diciembre de 2011– le dijo a Antonio Bonfatti, quien recién llegaba a la gobernación, que “la mancha de los homicidios en el mapa, es la mancha de la falta de cloacas, de agua y de pavimento”. “El Chaqueño, que es la única mancha en el noreste, es el sector que no tenía calles y ni siquiera el trazado. Eso no quiere decir que lo vamos a resolver urbanizando, pero que hay un vínculo entre los problemas estructurales de pobreza, sociales, falta de oportunidades y violencia, no hay ninguna duda. El trabajo de mejorar las condiciones sociales, uno cree que va a ir mejorando los índices de violencia. Pero también hay una cultura de la violencia y de las armas que evidentemente no se resuelve con pavimento y cloacas”, afirmó.

El futuro del Puerto

—El traslado del Puerto es señalado por todos los sectores productivos y de la política, como una obra clave, pero los tiempos se siguen dilatando, ¿lo sorprendió la caída de la licitación?

—No. Creo que son incidencias normales de una licitación de esta magnitud. Incluso el gobernador compartió la decisión con nosotros previo a tomarla y la apoyamos. En nuestra experiencia en la gestión con obras menos importantes que esta, en muchas ocasiones tomamos la decisión de volver a llamar a licitación cuando hay algún aspecto formal que no está cubierto porque se puede hacer en poco tiempo y eso da seguridad jurídica a la propia administración y también a los interesados que tienen la seguridad de que el contrato es firme. Pensemos que el contrato (del Puerto) es por 30 años de concesión y de una inversión de más de 100 millones de dólares. Vale la pena perderse dos meses. Lo que sabemos es que ya hay interesados, eso es una muy buena noticia. Incluso tenemos noticias de que se presentarían algunas de estas empresas a esta nueva convocatoria.

—¿De las empresas que conformaron la única oferente?

—Exactamente, tendrán que saldar estos aspectos formales que impidieron que se pudiera firmar el contrato. Pero también se pueden presentar otros interesados que en este período, aunque sea corto, pueden tomar la decisión de ingresar en el proceso licitatorio. La verdad es que no lo vemos como un problema, por el contrario, es una incidencia normal de estos procesos de licitación. Nuestra experiencia de gestión indica que cuando hay algún aspecto formal o jurídico que corregir es preferible volver a llamar a licitación y darles la oportunidad que se vuelvan a presentar los que ya se presentaron y otras nuevas también.

—Teniendo en cuenta el contexto de violencia que se vive en la ciudad, ¿tuvieron incidencia las acusaciones que se hicieron sobre dos de las empresas de la UTE a las que se las vinculó con el narcotráfico?

—No, porque no se llegó a esa evaluación. En realidad esos aspectos jurídicos que no se cubrían hicieron innecesarios otros análisis. De las noticias periodísticas hay una de las cuatro empresas que tenía a uno de sus directores con una situación judicial (vinculada al narcotráfico). Habrá que ver cuando se haga la próxima licitación si esta empresa (House to House) se presenta o no.

—¿No teme que se pueda repetir este escenario en una próxima licitación?

—Esperamos que no. De hecho estos aspectos formales pueden ser cubiertos de manera bastante simple. Confío en que haya una buena presentación y que de la evaluación se pueda avanzar con la firma del contrato. Siempre digo que este proyecto del Puerto de Santa Fe tiene más que ver con nuestras propias capacidades como santafesinos de elaborar el proyecto y de conseguir a los interesados, que de la conspiración de otros grupos; si bien uno sabe que hay competencias en los aspectos comerciales y que un puerto trabajando probablemente tomaría carga que sino iría a otros puertos y por tanto puede haber intereses que no quieran que se concrete el Puerto de Santa Fe. Yo siempre creo que depende más de nuestras propias fuerzas, de nuestro mérito y de nuestra inteligencia que de lo que hagan los demás.

—Al actual pliego se lo calificó como “muy exigente” y por ese motivo habría llegado solo un oferente a presentarse para realizar la obra, ¿se debe licitar con el mismo pliego o se debe cambiar?

—Sé que la comisión evaluadora y el propio presidente del Ente (Sebastián Fumis) estaban viendo en estos días, sin perder mucho tiempo porque esto es muy importante porque son empleos y actividad económica que se está postergando, ver si es posible si se pueden hacer algunas mejoras en el pliego. Eso siempre se puede hacer. Volver a hacer la licitación también posibilita eso.

—Marcelo Vorobiof fue un hombre que llegó de la mano del radicalismo a presidir el Ente Portuario, ¿cómo cayó en el seno del partido su procesamiento?

—Yo lo dije todo el tiempo: todos los que tenemos responsabilidades públicas estamos sometidos a rendir cuentas. Y cada uno tiene que rendir cuentas por su actividad.

—En ese sentido, ¿a Fumis le dio algún consejo al momento de asumir la presidencia del Ente?

—Él trabajó en el equipo conmigo. Yo lo conozco bien y no hace falta que conversemos esas cosas. Él sabe que nosotros reclamamos, por lo menos a las personas que trabajan en el equipo del municipio, mucha contracción al trabajo, mucha responsabilidad y también mucha transparencia. Eso supone rendir cuentas permanentemente de lo que hacemos.

—¿Está más tranquilo ahora que tiene un hombre suyo en ese lugar?

—Él también tiene su responsabilidad, su formación y su capacidad. Nosotros le propusimos el nombre de él al gobernador porque lo conocemos, sabemos de su capacidad, pero también confiamos en su autonomía para tomar decisiones. Tuvo una gestión muy buena en el Parque Industrial Los Polígonos que en muy pocos años, desde 2010 cuando se aprobó la ordenanza y eso era un campo baldío que ni siquiera tenía el terreno nivelado, pasó a tener 22 empresas que compraron, la mayoría de ellas ya construyendo las instalaciones y dos ya están trabajando, generando empleo directo. Eso, entre otras cosas, fue gestión de Sebastián. Conocemos esa capacidad y confiamos en que pueda seguir llevando adelante este proyecto que es tan importante en la ciudad.

La decisión para 2015

—El año que viene es un año electoral, ¿dónde se ve jugando?

—Primero en el equipo de la ciudad. Me queda un año de gestión que lo voy a vivir con mucha intensidad y siempre agradecido a mi ciudad que me dio esta oportunidad de ser durante algunos años protagonista junto al equipo de estos cambios. Creo que la política, si en algo es reconfortante, es que uno siente que deja un legado. Veremos en 2015 cómo sigue la historia. El momento de tomar decisiones sobre la conformación de las listas va a ser febrero. Hay algunas decisiones que ya están encaminadas como que Mario Barletta va a ser precandidato a gobernador.

—¿Le ganó de mano Barletta en esa decisión?

—No, los legisladores tienen más tiempo para pensar en esas cosas (risas). Probablemente la provincia necesite más tiempo para tomar algunas decisiones porque es un ámbito distinto y Mario va a ser un muy buen candidato y ojalá que sea gobernador. Creo que viene una etapa en la provincia, sobre todo por los temas de seguridad que es la principal preocupación de la ciudadanía, donde se van a requerir decisiones fuertes. Sé que a Mario le encantaría tomar ese desafío y lo haría bien. 

—Comparando la actualidad con 2011, ¿la UCR está más fuerte o más débil dentro del Frente Progresista para llegar a la gobernación?

—El radicalismo tiene más representación territorial que en 2011 porque de las 26 ciudades que gobierna el Frente Progresista, 24 están gobernadas por el radicalismo; y de las 100 comunas, la gran mayoría. Por lo tanto, el radicalismo es un partido vigoroso. Lo que pasa es que el Frente Progresista tiene también muchos vínculos que trascienden a los partidos y yo veo difícil que se pueda conformar una opción solo socialista o solo radical. De hecho, me parece que van a terminar confluyendo dirigentes de ambos partidos en las dos propuestas, si es que termina habiendo dos propuestas, y dirigentes de diferentes puntos de la provincia. También hay que pensar, por eso yo decía que me veo jugando en el equipo de la ciudad, que los santafesinos tenemos que tener un protagonismo provincial como territorio porque la provincia es diversa y el centro norte provincial tiene que tener a la hora de las propuestas políticas provinciales un peso importante.

—Usted insiste en que va a jugar en el equipo de la ciudad. Es difícil pensar que la cabeza vaya a jugar en otro lugar

—(Risas) Vamos a ver. En 2015 vamos a decidir en los primeros días de febrero.

—La noche del 31 de diciembre, cuando levante la copa, ¿cuál va a ser su deseo?

—Que la ciudad siga creciendo, que tengamos más paz, que haya menos violencia, que nuestros jóvenes tengan la oportunidad de un futuro mejor y que elijan por él, y que nos vayamos convenciendo de que hay que cumplir con las normas porque la convivencia tiene que ver con eso, con una ciudad que respeta la ley y que esa es una manera de respetar al otro. Eso va para todos, no solo para los temas de inseguridad. Va para las cuestiones del tránsito, de la basura, incluso de las cuestiones deportivas. Les fue muy bien a los equipos de Santa Fe pero tenemos que portarnos mejor en la cancha los que estamos afuera. Tal vez los jugadores fueron un ejemplo que los que estamos afuera tenemos que seguir.

Por Hipólito Ruiz / Diario UNO

¿Te gustó la nota?