Santa Fe

Los aspectos legales detrás de la viralización de un video sexual con un menor

El análisis de la circulación de material fílmico falso compartido por WhatsApp a raíz del caso de la docente de Inmaculada

Martes 09 de Abril de 2019

El lunes de esta semana, el abogado de la docente de la escuela Inmaculada que el viernes pasado fue detenida y luego liberada negó que su clienta haya estado con un alumno y aclaró que la mujer jamas le envió un video a nadie y que días previos a la viralización del registro fílmico la docente recibió amenazas a través de una cuenta de Instagram.

Sin embargo, más allá de la inexistencia de pruebas y elementos, un juicio paralelo se estaba llevando a cabo en las redes sociales. Muchas personas dieron por cierta la primera versión, que afirmaba que la docente le había enviado el video al alumno y que incluso había una relación que trascendía el aula entre ellos. Asimismo, muchos medios arribaron a la misma conclusión, sin investigación previa.

En diálogo con UNO en la Radio, el abogado especialista en derecho informático, Marcelo Temperini, analizó lo sucedido en torno a la circulación del video íntimo de la profesora de geografía y de dos videos posteriores que aludían falsamente a que los protagonistas eran la profesora y un alumno.

"Claramente hay un menor involucrado", afirmó y advirtió respecto de la circulación del material: "La distribución de pornografía infantil es un delito muy grave, con penas muy altas y esto es lo que socialmente hay que reflexionar, independientemente del escrache, de la difusión de un contenido íntimo que más allá de probar o no la existencia de un delito, no debería circular".

En ese sentido, comparó lo sucedido con el fenómeno de las noticias falsas, o de la posverdad, en donde "la gente tiende a compartir, aquellas noticias que confirman lo que piensan".

En cuanto a la posibilidad técnica de encontrar el comienzo de la cadena de distribución del material fílmico y a sus responsables, Temperini explicó que en principio, una de las mayores dificultades reside que en los videos fueron compartidos por WhatsApp, una empresa perteneciente a Facebook, con políticas de seguridad que no están orientadas a brindar datos o colaboración con la Justicia. "Es difícil determinar, salvo que se pueda hacer un peritaje a los equipos que han recibido, y poder llegar al equipo número uno que lo recibió, poder peritarlo y saber que vino desde ese lugar, pero es una situación que en la práctica se torna casi de cumplimiento imposible", señaló.

En esa dirección, consultado sobre la rapidez con la que parte de la sociedad y la opinión pública dio por probada la primera versión sobre la supuesta relación de la docente con el alumno, el letrado opinó que lo que sucede es que "no hay paciencia para esperar a que la Justicia haga lo que tenga que hacer”.

“Esto es lo que en definitiva creo que está en el fondo del asunto. Esta necesidad de juzgar ya. Esta ansiedad que en parte viene combinada con la falta de confianza en la Justicia. Porque si tuviéramos mayor expectativa sobre su funcionamiento, esperaríamos", estimó y agregó: “No existe prácticamente la presunción de inocencia y esto tiene que ver con la falta de expectativa en un correcto funcionamiento de la Justicia. Entran por una puerta y salen por la otra, te diría alguien en la calle. Entonces, se tiende a hacer juzgamientos rápidos, que también son acompañados por los medios de comunicación”.

Sobre los peritajes

—Si el video no fue enviado por la docente, ¿cómo pudo haberse filtrado y cómo se puede peritar eso?

—Se puede realizar una pericia informática en el equipo y ver si hay alguien que accedió de forma ilegítima, si le hackearon el celular y hubo un tercero que accedió y se mandó el video. Si ella, quizá en un algún descuido, lo dejó en algún lugar y alguien accedió al teléfono y mandó el video. Si ella tenía poca seguridad en la cuenta de correo electrónico que administra el celular y ese video estaba en la cuenta de Google Photos, por ejemplo. Hay un montón de casos de personas, conocidas y no conocidas que han perdido sus contenidos por distintas formas de filtración de información. Hay infinidad de posibilidades, no sé cuál le ha tocado. Lo que sé es que rápidamente se corre detrás de una postura, de una hipótesis y no se espera a los elementos técnicos que lo demuestren y acá se puede demostrar. Lo bueno es que en lo digital queda registro de todo.

¿Te gustó la nota?