Santa Fe

Los exportadores buscan la rentabilidad

Hoy se celebra el Día de la Exportación. Aseguran que el sector está en su momento más crítico de la última década

Miércoles 05 de Noviembre de 2014

Hoy en la Argentina se celebra el Día de la Exportación. Luego de una gran década para el sector, comenzaron a prenderse algunas luces de alarma. Del pico de ventas al exterior que hubo en 2011, por un total de 84 mil millones de dólares, este año la proyección solo llegaría a los 74 mil millones de dólares. Esa caída, si no se revierte la situación, sería aún más pronunciada para el año que viene.

El presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Santa Fe (Cacesfe), Daniel Oblan, dijo que esa caída de las exportaciones también hace que el Gobierno ajuste las restricciones a las importaciones para que la balanza comercial siga cerrando con números positivos. Pero eso termina impactando en la economía interna.

“Cuando salimos de la convertibilidad, la Argentina exportaba 25 mil millones de dólares. Cuando pasamos del 1 a 1 al 3 a 1, eso impulsó fuertemente las exportaciones, y hasta 2011 –a excepción de 2009 por la crisis internacional– el crecimiento fue muy fuerte. En ese momento el Gobierno proyectaba que para este año debíamos estar en los 95 mil millones de dólares en exportaciones; sin embargo vamos a terminar el 2014 con 75 mil millones de dólares. Entre lo proyectado y lo real vamos a tener 20 mil millones de dólares menos que van a ingresar al país.

Por eso decimos que el tema central de la economía hoy es el comercio exterior y no si arreglamos con los holdouts. Las divisas que ingresaron en la Argentina fue porque hubo exportaciones. Eso generó que en el mercado interno entre 2003 a la fecha haya una dinámica de crecimiento muy importante. El país creció en el orden del 8 o 9 por ciento todos los años, pero porque hubo una fuerte posibilidad de exportación.

Todo el consumo, la construcción y la dinámica de la economía interna tenía su base en que ingresen divisas por las exportaciones. Cuando comenzó a aplanarse y a caer el nivel de las exportaciones, también se frenó la economía. La preocupación es qué hacemos para frenar esa tendencia. Cuando la convertibilidad produjo recesión se salió tocando el tipo de cambio. Hoy, la economía no tuvo otra ayuda como la promoción, subsidios e incluso las retenciones que se pusieron hace años no se tocaron. Este atraso en el tipo de cambio está impactando fuerte y sobre todo en las manufacturas de origen industrial.

“En diciembre de 2008 yo ya había señalado, como presidente de Cacesfe, que estábamos con problemas de atraso del tipo de cambio. En esa época había señales de que ese dólar competitivo estaba perdiendo fuerzas y había que hacer algo. Yo pedí que había que tener algunas ideas de tipo de cambio diferenciales para el comercio exterior. Hoy, volviendo a ese pensamiento, digo que el tipo de cambio debería mejorar para por lo menos acompañar a la inflación. Por eso decimos que no hay otra salida que minidevaluaciones o un shock fuerte, si es que el Gobierno quiere obtener divisas de la exportación”, concluyó Oblan.

¿Te gustó la nota?