Santa Fe

Más presencia policial en el Hospital de Niños Orlando Alassia

La directora de la institución confirmó que se ajustaron los dispositivos de seguridad tras los últimos ataques. Raquel Cosiglio, directora del Hospital de Niños, confirmó que se ampliará la cantidad de agentes policiales que cuidan el nosocomio y que, además, se clarificaron los alcances del accionar de los guardias.

Miércoles 08 de Enero de 2014

La semana pasada, cuando un adolescente de 13 años fue amenazado de muerte por un grupo de personas mientras era atendido en el Hospital de Niños por una herida de arma de fuego, se generó un nuevo punto de quiebre para los trabajadores y personal médico de la institución, que exigieron al Ministerio de Seguridad que ordenara nuevas estrategias de prevención que les permitieran trabajar en un ambiente más seguro.

Tras una seguidilla de reuniones con funcionarios de la cartera de Seguridad y de Salud, ayer, Raquel Cosiglio, directora del Hospital de Niños, confirmó que se ampliará la cantidad de agentes policiales que cuidan el nosocomio y que, además, se clarificaron los alcances del accionar de los guardias.

El portón de acceso

“Conversamos con la jefatura de policía para que quedara bien claro cuáles son las medidas que tiene que cumplir, tanto el agente que trabaja en adicional como el que pertenece a Cuerpos. También, acordamos que un móvil policial deberá pasar periódicamente por la puerta del hospital. Y además, Infantería u otros de los cuerpos de la policía realizarán dos visitas por turno”, detalló Cosiglio. Y agregó que a partir de las 22, el portón de calle Mendoza permanecerá cerrado, por lo que el único acceso al hospital Alassia será por calle Lamadrid.

Entre amenazas y golpes

Las medidas fueron motivadas por un ataque que ocurrió en uno de los pasillos del Hospital de Niños, el sábado 28 de diciembre cuando un chico de 13 años, oriundo de Villa Hipódromo, ingresó herido de bala. Fue mientras le realizaban los primeros estudios que un grupo de personas ingresó hasta el área donde se encuentran las salas de internación y cuando lo vieron, se le abalanzaron y comenzaron a decirle, entre otros amedrentamientos y a los gritos: “Lo que pasó, te va a costar muy caro”. Entre medio, los enfermeros y médicos intentaron laxar la situación y debieron soportar, al igual que los padres de otros pacientes del hospital.

Para llegar a él, agredieron verbalmente y a los empujones a los enfermeros y médicos que rodeaban al adolescente. Luego de varios minutos de negociación, los agresores decidieron irse: “Fue una casualidad que nadie haya resultado herido”, expresó la enfermera Delia Churruarín, una de las delegadas que participó ayer de la reunión que mantuvieron directivos del hospital, delegados de trabajadores y agentes de la comisaría 4ª.

¿Te gustó la nota?