Santa Fe

Parece irreversible el aumento de tarifas en Aguas Santafesinas

Después de las tres audiencias públicas realizadas en la provincia llegó la hora de que el organismo de control resuelva si acepta una suba del 42 por ciento. El oficialismo tiene mayoría en ese ente.

Viernes 01 de Agosto de 2014

El gobierno provincial espera que durante agosto el Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress) se expida sobre el posible aumento del 42 por ciento en las tarifas de Aguas Santafesinas SA. Esta semana terminó la ronda de audiencias públicas que se desarrollaron desde el 22 de junio en Rosario, Santa Fe y Reconquista, en la que tanto funcionarios del Ejecutivo como de la empresa se manifestaron a favor del ajuste, y donde dirigentes políticos de la oposición, de organismos de defensa del consumidor y de entidades intermedias reclamaron por su no aplicación.

“El Enress primero tiene que transcribir todo lo que se dijo en las tres audiencias públicas, luego deben hacer un análisis de los números que se dieron a conocer durante las exposiciones, cotejar la información propia con la que cuentan y a partir de allí manifiestan su opinión”, expresó una fuente consultada por Diario UNO. De todas formas, la opinión del Enress no es vinculante aunque la resolución que allí se exprese es necesaria –tal como lo exige la normativa vigente– para avanzar con el proceso de actualización tarifaria.

El órgano contralor se puede tomar de uno a dos meses para dar su veredicto, según indicó otra fuente consultada. Además, la urgencia de la Casa Gris es porque el incremento se plantea en dos etapas bimestrales y una de ellas está prevista que empiece en agosto (21 por ciento). A eso se le suma que tres de los cuatro directores que tiene dicho organismo pertenecen al Frente Progresista, el otro al gremio e incluso falta que la oposición legislativa defina a su representante (el quinto del cuerpo).

A juzgar por esa estructura funcional, pareciera difícil que Aguas Santafesinas SA tenga un revés a sus pretensiones. Así ya lo indicó el PJ, que el jueves trató de votar un proyecto de comunicación en la Cámara de Diputados en el que se pedía al Enress que no autorice la suba de tarifas, pero el oficialismo se levantó de sus bancas y dejó sin quórum a la sesión.

El titular de Assa, el ingeniero Sebastián Bonet, justificó el pedido de suba en que durante 2013 “el proceso inflacionario, la evolución del tipo de cambio y las restricciones a las importaciones, impulsaron un incremento del 23 por ciento en los gastos operativos” de la empresa. En ese contexto, “el impacto de aumento tarifario para dicho año resultó insuficiente para sostener el equilibrio económico alcanzado en 2012”.

Ante esa situación, Bonet recordó que “resultó necesario en el año 2013 un aporte del gobierno provincial de 121.176.000 pesos para cubrir el déficit operativo de la empresa”. En tanto, explicó que “para el año 2014 Aguas Santafesinas SA debe afrontar un déficit operativo de más de 317 millones de pesos, resultante de un total de gastos proyectados de 857.790.000 pesos frente a ingresos por facturación de servicios de 540.290.000 pesos”.

El funcionario también indicó que incluso con el incremento del 42 por ciento apenas si se lograría compensar el 75 por ciento de los gastos operativos, siendo que el 25 por ciento restante y toda la inversión para la ampliación y el mantenimiento del servicio corre por cuenta y orden del gobierno provincial. Sin embargo, y así lo remarcó en las tres audiencias públicas, Assa es prestadora en solo 15 ciudades santafesinas mientras que los fondos públicos que aporta el Ejecutivo salen del conjunto de los contribuyentes; aun de aquellos que ni siquiera tienen agua potable.

Por lo pronto, Bonet añadió que el déficit previsto para 2014 surge de la incidencia de varios factores. “El proceso inflacionario que desemboca en un incremento constante de costos operativos, destacándose entre los principales: trabajos y servicios de terceros 58 por ciento, insumos químicos 52 por ciento, materiales y repuestos 50 por ciento, mantenimiento y reparaciones 46 por ciento, combustibles y lubricantes 41 por ciento, sueldos y cargas sociales 30 por ciento y energía 14 por ciento (Assa consume de electricidad el equivalente a lo que consumiría una ciudad de 230 mil habitantes)”, argumentó.

¿Te gustó la nota?