Secciones
Hospital de Niños Orlando Alassia

"Por suerte Mateo ya está en una sala común y eso nos puso muy contentos"

Así lo manifestó José Acosta, papá del pequeño santafesino de 12 años que se encuentra en Buenos Aires en donde fue operado de un tumor en su cabeza

Domingo 26 de Julio de 2020

Mateo tiene 12 años, es santafesino y el viernes 17 de julio fue operado de un tumor en la cabeza, luego de un lucha contra la burocracia que le impedía hacerlo. Fueron más de 13 horas en el quirófano y una semana en terapia intensiva, pero desde las últimas horas de este sábado se encuentra en una sala común, recuperándose y en compañía de su mamá Rocío y su papá José, quienes no se despegan del pequeño, teniendo que seguir y cumplir con un rigurosa protocolo y en una ciudad en donde la circulación del coronavirus es muy peligrosa.

"Por suerte ya está en una sala común y eso nos puso muy contentos. Los médicos ven que hay una recuperación favorable, su organismo funciona bien sin complicaciones. Si bien debe seguir recibiendo las curaciones necesarias tras la cirugía, está estable y alimentándose bien de a poco, ya que había perdido peso. Hace kinesiología para recuperar un poco los músculos y fuerzas ya que estuvo bastante tiempo acostado, pero al no necesitar ningún tipo de asistencia ya dejó la terapia", así se lo manifestó José Acosta, el papá de Mateo a UNO Santa Fe.

Al mismo tiempo dijo también que "tiene una contención y ayuda psicológica del área de Salud Mental del hospital Garrahan, que es muy importante en este momento porque todo para él fue un shock grande y tras la operación estaba un poco bajón. Fueron muchos cambios en poco tiempo".

Pero la felicidad para la familia no llegó fácil desde un principio. Fueron varios meses para llegar al diagnóstico y poder conseguir la derivación necesario para que Mateo desde Santa Fe pueda ir a ser tratado a Buenos Aires.

mateo acosta 1.jpg
Mateo tiene 12 años y tuvo que ser intervenido por un tumor en su cabeza.

Mateo tiene 12 años y tuvo que ser intervenido por un tumor en su cabeza.

Meses de una larga lucha

Mateo, según cuenta su papá, "era un chico sano que no tenía complicaciones y entre los últimos días del mes de noviembre y los primeros de diciembre comenzó con un sangrado en la nariz que empezó a ser más frecuente en el tiempo así que fuimos al médico para conocer las causas. En un principio se pensó que podía ser algo hormonal propio de la edad o relacionado con alguna alergia hasta que al hacer unos estudios en el Cemafé se descubrió que tenía un tumor cerebral y que debía ser tratado en el hospital Garrahan en Buenos Aires. Así que desde el Hospital de Niños Orlando Alassia se pidió la derivación que es lo que se realiza en estos casos, pero pasaba el tiempo y no recibíamos ninguna respuesta. Recurrimos a pedir ayuda a la gobernación y al ministerio. Decidimos tramitar los permisos correspondientes e ir directo a Buenos Aires sin esperar la respuesta, pero al momento de subirnos a la ambulancia, desde Buenos Aires nos dijeron que no era posible recibir a Mateo, ya que se necesitaba coordinar cosas entre los especialistas que iban a atenderlo, como también que no había insumos médicos, porque no llegaban".

La familia no se quedó quieta y comenzó a averiguar por sus propios medios por qué no llegaban esos insumos. A principios de julio decidieron hacer su caso público, y en unas 48 horas llegó la autorización del traslado.

mateo acosta 2.jpg
Mateo tiene 12 años y tuvo que ser intervenido por un tumor en su cabeza.

Mateo tiene 12 años y tuvo que ser intervenido por un tumor en su cabeza.

El día a día

Su mamá Rocío junto a Juan se turnan día a día para acompañar a Mateo en el hospital. "No sabemos cuándo podremos regresar a casa, porque ahora dependemos de los tres especialistas que lo atienden: un cirujano plástico, un neurocirujano y un otorrinolaringólogo, que están en el hospital una o dos veces en la semana, aunque Mateo sigue con los controles necesarios posoperatorios. También sabemos que el proceso será largo ya que deberá tener controles paulatinos, por lo menos cada tres meses para ver si surge algo más, pero solo nos queda esperar ahora".

El proceso fue largo pero la familia contó con el apoyo desde el principio y con el acompañamiento de sus familiares, vecinos, amigos, de la escuela Escalante donde estudia Mateo y del Club Sportivo Aguas donde el niño juega al fútbol, pero también dijeron que desde todo el país se realizaron cadenas de oraciones, mensajes y gente que al igual que la familia tuvo que atravesar una lucha y les brindaron su apoyo.

También mencionaron que el médico Rodolfo Roselli y el senador por el departamento La Capital, Marcos Castelló, siguen día a día la evolución del pequeño. Al igual que en la ciudad de Buenos Aires reciben la ayuda de la Casa de Santa Fe y del Ministerio de Desarrollo Social para poder realizar lo que necesitan. Por otra parte también reciben contención psicológica. "Así que por suerte nos sentimos contenidos. Además en el hospital nos brindaron todo lo necesario para poder ayudar a nuestro hijo", manifestó el papá de Mateo.

Por último dijo que están muy contentos por la evolución: "Si bien Mateo despertó y al principio estaba un poco bajoneado, tanto por la operación como el cambio que significó su traslado a Buenos Aires, ya que en el Alassia tanto enfermeras como el personal médico estaban siempre encima, mimándolo, ahora está saliendo adelante y esperamos que así siga", dijo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

Santa Fé

paraná

Policiales

Ovación