Santa Fe

Qué hacen las socorristas, y cómo trabajan para que el Estado garantice la interrupción legal del embarazo

Analizan que desde el debate por la Interrupción Voluntaria del Embarazo, "el aborto se despenalizó socialmente y circula mucha información". Reclaman que falta acompañamiento e información en hospitales y centros de salud

Domingo 18 de Agosto de 2019

Las socorristas son grupos de mujeres conformados por profesionales de la salud, trabajadoras sociales, o cualquiera que sin ser profesional quiera acompañar. Cumplen una función de voluntariado para ser un nexo entre el Estado, que tiene que garantizar el acceso a la ILE, y las ciudadanas. Hay cuatro agrupaciones de Socorristas en Santa Fe: las Nanas (342-4461911), las Ana María (342-4465147), la Línea de Acompañamiento de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito - Santa Fe (342 -155191369) y Socorristas del Foro Contra La Trata (342-156 309 252).

Desde Las Nanas, explican: "Trabajamos con un recursero que fuimos formando entre nosotras, con profesionales de la salud y otras socorristas sobre datos de centros de salud que son amigables. La relación que tenemos con el Estado es casi siempre de reclamo para que se pueda cumplir las leyes vigentes como la ILE. Buscamos acompañar a mujeres a un centro de salud, y si es necesario intervenir si no se lo quieren garantizar".

Y desde las Ana María, agregan: "Lo común es que somos todas feministas. Acompañamos a personas con capacidad de gestar a interrumpir su embarazo con el o la profesional del centro de salud. En general, quien gestiona el misoprostol es esa persona a través del Ministerio de Salud. Siempre estamos en contacto y articulando todo el tiempo con el grupo de abogadas, con la Red de profesionales de la salud por el derecho a decidir, con la Campaña por el derecho al aborto legal seguro y gratuito. Quien lo garantiza es todo el movimiento feminista, no solo las socorristas. Al acompañamiento lo entendemos como feminista y sororo, evitando obstáculos y maltratos que pueden venir del Estado o de sectores antiderechos".

Asimismo, desde la Línea de Acompañamiento (Línea), describen: "Nosotras lo que hacemos es facilitar el acceso y promocionar la práctica porque nosotras tenemos pegatinas, folletos, contenido en redes sociales que usamos también para que se contacten las mujeres y personas gestantes con nosotras. También funcionamos como una herramienta de información para saber a qué centro de salud ir según la zona. Con nuestro acompañamiento desde la línea de socorristas sabemos a qué lugares ir y a cuáles no. Si se contactan con nosotras, tenemos una red de profesionales que se reúnen e impulsan esta práctica y que son un respaldo para nosotras porque sabemos que lo garantizan. Si se comunican con las socorristas tenemos herramientas para que puedan acceder".

"Por ahí se pinta como que en Santa Fe se garantiza la ILE, desde la palabra de los funcionarios públicos, que las mujeres o personas gestantes van al hospital, a los centros de salud a solicitar la ILE, o que acceden a las consejerías cuando en realidad no se hace así. Sino que nosotras, las militantes y las que formamos parte de los grupos de socorristas, somos quienes impulsamos la ILE en Santa Fe y finalmente quedamos invisibilizadas. Hablando con personas que trabajan en la salud, sabemos que se exige cartelería o folletos para promocionar la práctica y no hay en ningún lado entonces somos quienes difundimos nuestra línea para acompañar y que se cumpla. Hay bastantes obstructores de conciencia en Santa Fe, entonces nuestro trabajo es estar informadas sobre a dónde pueden ir las mujer y saber que no van a pasar un mal momento. Necesitamos que el Estado informe que se está garantizando esta práctica porque terminamos siendo los grupos militantes los que impulsamos esto para que se garantice, pero falta información", dice Melani, socorrista de la Línea.

Voluntario, legal, seguro y gratuito

Por la lucha de los movimientos de mujeres, en Santa Fe está vigente desde abril de 2012 el protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE), elaborado por el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación al que el Ministerio de Salud de la provincia adhirió a través de la resolución Nº 612 con sus posteriores modificaciones.

Por otro lado, en 2018 se discutió el proyecto la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que contemplaba entre varias cosas que cualquier mujer pueda interrumpir su gestación de manera legal, segura y gratuita hasta la semana 14 manifestando que así lo deseaba. A un año de ese debate, las socorristas consideran que el aborto se despenalizó socialmente. "Lo que ocurrió fue que un montón de pibas empezaron a llamar, porque no se despenalizó legalmente pero sí socialmente. Entonces comenzó a circular mucha información, en las redes sociales, en las calles, en las escuelas. Pudimos instalar el tema del aborto en lugares públicos. Eso pasó en los cuatro grupo de socorristas que estamos bastante coordinadas", relatan desde Las Ana María.

"El año pasado marcó muy fuerte esta diferencia entre quienes son antiderechos, las personas que están en contra, que por ahí tomaron más fuerza. Y nosotras también. Frente a esto tuvimos que salir a militar más, difundir más la línea, promocionar esta práctica para que se deje de criminalizar e impedir que se realice la ILE. Marcó a la sociedad porque marcó esta división", opinan desde la Línea.

Desde Socorristas del Foro Contra La Trata aclaran: "Únicamente acompañamos en el proceso de la mujer a acceder a un derecho. Antes de la discusión del proyecto IVE nosotras sacábamos turnos, acompañábamos con el cuerpo a la piba a la consulta para que no la violenten. Hace un año más o menos, sobre todo a partir del surgimiento de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, empezamos a contar un poco más con las personas que están trabajando con los centros de salud. Ahora lo que estamos intentando es que el acceso sea sacando un turno, como se saca para que me atiendan para una tos, que sea lo mismo. Que el acceso al turno sea igual de fácil y que no sea una cuestión estigmatizada".

Sobre la continuidad del pedido de la legalización voluntaria del embarazo, desde Las Nanas, opinaron: "Es importante en dos frentes porque va a reafirmar el hecho que la organización feminista, popular, en las calles el reclamo tiene un sentido, podemos conquistar realmente los derechos porque esa es la forma de hacerlo y ademas porque al retirar la cuestión de las causales se termina de completar esa cuestión que la libertad de decidir sobre nuestros cuerpos está en nuestras manos, no en las del Senado ni de nadie".

Derechos sexuales y reproductivos

El aborto no punible puede ser practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer bajo las causales que establece el Código Penal de la Nación Argentina en el artículo 86 inciso 2:

  • si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida de la mujer y si este peligro no puede ser evitado por otros medios (artículo 86, segundo párrafo, inciso 1º, Código Penal de la Nación);
  • si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la salud de la mujer y si este peligro no puede ser evitado por otros medios;
  • si el embarazo proviene de una violación; si el embarazo proviene de un atentado al pudor sobre mujer idiota o demente.

En marzo de 2012, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) dictó a través del fallo F. A. L. que quien se encuentre en las condiciones descriptas para un aborto legal: "(...) no puede ni debe ser obligada a solicitar una autorización judicial para interrumpir su embarazo, toda vez que la ley no lo manda, como tampoco puede ni debe ser privada del derecho que le asiste a la interrupción del mismo ya que ello, lejos de estar prohibido, está permitido y no resulta punible".

Asimismo, en base al nuevo Código Civil se entienden algunos conceptos en relación a las edades de las solicitantes, como por ejemplo que las mayores de 16 se consideran responsables para decidir acerca de intervenciones sobre su persona y las menores a esa edad tienen derecho a ser escuchadas y participar en las decisiones que se tomen. En las menores de 13 se considera la opinión con el representante legal, y menores de 14 el consentimiento para ILE necesita de la firma de representante legal. En caso de conflicto de interés entre representante y representado, se judicializará.

Por otro lado, en caso de "confirmar violación y niño con núcleo familiar abusivo, el equipo de salud debe hacer la denuncia ante organismos protectores de derechos de la víctima: fiscalía de delitos sexuales, centro de asistencia jurídica a la víctima, comisaría de la mujer" y si se confirma violación "sin núcleo abusivo, el equipo de salud acompañará al representante legal para realizar las denuncias pertinentes".

Además, todo profesional de la salud tiene derecho a ejercer la objeción de conciencia al respecto, la cual es siempre individual, no institucional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario