Policiales

Ritual de balazos al cielo en la despedida a un violento delincuente que se suicidó

Fue en la tarde del domingo, en Villa Madero, partido de La Matanza, en el conurbano bonaerense. Darío Leonetti, de 28 años, fue un violento delincuente toda su vida.

Miércoles 26 de Abril de 2017

A los tiros, de esa manera, fue despedido el domingo por la tarde un delincuente que se suicidó el sábado, a las 16, después de enfrentarse a balazos con varias comisiones policiales en la denominada Villa Madero, en el partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires.

El ritual y la liturgia de los delincuentes se repite en el conurbano bonaerense. Cuando pasa el féretro, ellos sacan sus armas -sin importar las consecuencias de una bala perdida- y disparan al aire sin cesar. Los estruendos de los disparos no dejan lugar a dudas: casi todas las armas usadas por los otros delincuentes, en el último adiós, de guerra.

Resistencia

El sábado un delincuente, luego identificado como Darío Leonetti, de 28 años, se enfrentó a balazos con varias comisiones policiales, después de que una partida policial de la Comisaría 1ª de La Matanza intentara identificarlo. Los vecinos habían alertado a la policía sobre su presencia junto a la de otros desconocidos a bordo de un automóvil en adyacencias a la esquina de Charlone y Acevedo, de ese partido bonaerense.

Uno de esos delincuentes, al verse perseguido, decidió bajarse del auto en la esquina de Corvalán y Colón, y empezó a disparar con su pistola sobre los oficiales. Sus acompañantes aceleraron y escaparon a toda velocidad. El delincuente de la resistencia a balazos se enfrentó a los tiros con los policías.

Darío Leonetti llegó corriendo hasta una farmacia ubicada en Crovara y Caaguazú y disparó contra los cristales del comercio. Cuando este sintió que lo tenían rodeado y que era inminente su captura, delante de decenas de testigos de la zona, llevó el arma a su cabeza, se disparó y falleció en el lugar.


¿Te gustó la nota?