Santa Fe

Se destapó la interna entre los principales socios del Frente Progresista

Lifschitz había acusado a un sector de la UCR y la CC-ARI de acercarse al PRO, en un claro vuelco ideológico. Barletta contestó que es “intolerante” y advirtió que podría aparecer un “contrafrente”

Miércoles 12 de Noviembre de 2014

Estalló la interna en el Frente Progresista, Cívico y Social, y todo indica que es el inicio de una dura campaña hacia las Paso. El detonante fueron las críticas a la gestión municipal de Rosario por parte del diputado de la Coalición Cívica-ARI, Pablo Javkin, lo cual motivó una fuerte respuesta Miguel Lifschitz. Sin que nadie lo invite, Mario Barletta se metió de lleno en la polémica y calificó de “intolerante” y de desatar una “caza de brujas” al dirigente socialista.

Más allá de la pirotecnia verbal, que no fue poca y seguramente arrastrará a otros actores del oficialismo a la contienda discursiva, queda claro que un sector importante del radicalismo salió a jugar fuerte contra el candidato a la Casa Gris de Binner y Bonfatti. En el entorno de Miguel Lifschitz, en tanto, dan cuenta de una amplia ventaja sobre el exintendente de Santa Fe en la intención de votos de cara a la interna de 2015.

La polémica comenzó cuando Pablo Javkin presentó su candidatura a intendente de Rosario, acto al que concurrió una parte de la UCR, del PDP y también del PS allegado a Rubén Giustiniani. Allí, el actual legislador nacional manifestó que en la mencionada ciudad “hay que darle un impulso distinto a la gestión, abrirse, escuchar más, pensar los problemas nuevos, que deberían estar claros para la gestión del socialismo como lo están para la ciudadanía”.

Apenas unas horas después, Lifschitz comparó que la posición de Pablo Javkin (y obviamente los sectores afines a este) con “lo que ocurre en el FAU –Frente Amplio Unen– a nivel nacional, piensan en un frente más apolítico, más pragmático, más cercano a las posiciones del PRO y con menos perfil progresista”. A partir de esas iracundas manifestaciones se acentuaron las diferencias que hoy atraviesa al FPCyS en toda su extensión.

Tal es así que ayer Mario Barletta se introdujo por su cuenta en el debate público y acusó al candidato a gobernador del PS, Miguel Lifschitz, de ser “intolerante” a las críticas y promover una “caza de brujas” dentro del oficialismo “con acusaciones destempladas”. El exrector de la UNL agregó que junto a Javkin están “intentando construir una propuesta de gobierno que dé continuidad a las políticas de transformación que viene llevando adelante el Frente Progresista”. “Cuando a mí y a otros dirigentes de este espacio se nos ocurre plantear los problemas que necesitan respuestas contundentes, como la inseguridad o la pérdida de calidad educativa o el deterioro de la infraestructura productiva, con rutas y caminos rurales intransitables, salen a descalificarnos con acusaciones destempladas”, se quejó Barletta, quien la semana pasada dijo que “Santa Fe es un lugar amigable para el narcotráfico”.

El candidato a gobernador y titular de la Unión Cívica Radical santafesina destacó luego: “Sorprenden las declaraciones de Miguel Lifschitz, a quien hasta el momento todos teníamos como una persona sensata. No entiendo por qué reacciona de la peor manera, con intolerancia y desatando una especie de caza de brujas sobre los que integramos el Frente Progresista”. También, advirtió que “el camino hacia las Paso provinciales será más difícil que transitar la destrozada ruta 90 (sic)”.

“Lifschitz, quien además es la máxima autoridad de su partido, debería saber que el Frente Progresista es de todos y lo definimos entre todos. Me parece que hay que ser humilde y respetuoso. Hay que saber escuchar lo que la gente está reclamando y corregir aquellas cosas donde el frente se ha equivocado”, indicó Barletta, y le pidió a su contrincante en la interna que no se ponga “tan susceptible” cuando se plantee una renovación en las prácticas políticas.

“Los problemas de inseguridad –continuó el dirigente de la UCR– en Rosario no creo que hayan comenzado con la intendencia de (Mónica) Fein, como tampoco creo que la corrupción policial y el avance de la droga hayan aparecido con el gobierno del Frente Progresista. Y esto no se resuelve con anacronismos ideológicos o debates estériles. La inseguridad y el narcotráfico no son ni de derecha, ni de izquierda y hay que combatirlos con firmeza, coraje y honestidad”.

Por último, Mario Barletta advirtió en un comunicado de prensa que así como el socialismo siga manejando “con rienda corta” al Frente Progresista, también podría aparecer un “contrafrente”. Y finalmente sentenció: “El tiempo dirá si solo se trata de fuegos de artificio mediáticos o si la sangre llega finalmente al río. El PRO y el Frente de Renovador miran de reojo las disputas y arman reuniones con distintos dirigentes frentistas para tentarlos a pegar el salto”.

¿Te gustó la nota?