Santa Fe

Tres policías asistieron a una mujer que dio a luz en su casa

El hecho ocurrió ayer a la madrugada, justo un año después que dos de los agentes colaboradores hayan participado en una acción similar, que también fue noticia. Cabe destacar que tanto la mamá como la niña se encuentran en buen estado de salud.

Martes 23 de Junio de 2015

Ayer, a las 3.30, tres oficiales del Comando Radioeléctrico fueron sorprendidos cuando se trasladaban en un patrullero por avenida Blas Parera, por el pedido de auxilio de un hombre que les dijo que su esposa estaba “dando a luz en casa”. Inmediatamente los uniformados se trasladaron hacia la dirección que el hombre les indicó –José Cibils 5560– y procedieron a realizar el traslado de la mujer y la beba hacia el Hospital Iturraspe, donde recibieron las atenciones pertinentes.•LEER MÁS: Tres policías asistieron un parto: "Tenía una criatura que estaba naciendo"

“Si no fuera por su llegada no sé qué hubiera pasado con mi pequeña, porque cuando nació tenía una vuelta de cordón en el cuello”, le dijo a Diario UNO Estefanía Paselli, la madre de la niña, quien hasta ayer a la tarde permanecía internada en la maternidad del mencionado nosocomio junto a su niña que pesó 2,830 kilos y recibió el nombre de Malena.

 Cabe destacar que dos de los tres agentes que asistieron a la mujer, Eduardo Ramos y Oscar Guarda (en esta oportunidad estuvieron acompañados por la suboficiala Jésica Ramallo), fueron noticia hace exactamente un año, cuando también socorrieron a un bebé que tenía problemas respiratorios (ver recuadro adjunto).

•LEER  MÁS: Dos de los policías que asistieron un parto, le habían salvado la vida a un bebé hace un año

“Los tres nos atendieron muy bien y fueron realmente una contención en el momento que más lo necesitábamos”, comentó Paselli, quien afirmó que antes de acudir al patrullero callejero, su marido llamó a una ambulancia sin obtener respuesta, y había ido a pedir auxilio al hospital Mira López, desde donde aseguró que se negaron a darle una respuesta.

“Allí habló con alguien de personal que le dijo que no podían salir de su lugar de trabajo para ir a ayudarme a mi casa, pero yo tampoco podía moverme mucho”, aseguró la joven, al tiempo que relató que en todo momento estuvo junto a ellos su niña mayor –Selene Abril de tres añitos–, quien estaba muy asustada.

El paso a paso de la historia

Corrían las 2 de ayer cuando Estefanía se levantó al baño y comenzó a realizar trabajo de parto. 

“Noté que me estaba saliendo sangre y entonces me senté rápido en el bidé y enseguida lo llamé a mi marido”, relató la joven de 20 años y siguió: “Todo pasó rapidísimo y de un momento a otro sentí que estaba por nacer el bebé y así fue. Por suerte mi marido me ayudó a sacarla, la limpió, la envolvió con una remera suya y hasta le dio un chirlo porque vio que tenía una vuelta de cordón y no lloraba”.

Luego, siempre según el relato de Estefanía, su esposo (Mario Ríos) intentó comunicarse de manera telefónica con una ambulancia, pero como no recibió respuesta procedió a ir a buscar ayuda afuera, la cual encontró de la mano de los tres agentes de policías que estaban patrullando la zona, quienes acudieron inmediatamente a socorrerla.

La falta de una silla de ruedas en ese momento no fue importante para los agentes de seguridad, quienes usaron la fuerza de sus manos para levantar a Estefanía y sentarla en el patrullero, en primera instancia; y para bajarla en la maternidad del hospital, en un segundo momento.

“Por suerte cuando llegamos acá nos atendieron rebién y rápido. Primero le cortaron el cordón a la gorda y la vistieron, y luego me la alcanzaron para que por fin le diera la teta”, afirmó la flamante madre desde la habitación 11ª de la maternidad del Iturraspe.

Algunos detalles

Es importante resaltar que la fecha probable de parto de la pequeña Malena estaba prevista para el próximo 12 de julio, hecho por el cual su mamá estimó que las molestias que había sentido durante la jornada del domingo no eran atribuibles a la posibilidad de su nacimiento.

“Sabía que la beba se podía adelantar, pero la verdad es que como todo venía tan bien no creí que pudiera naciera antes”, explicó a Diario UNO Estefanía y concluyó: “Por suerte, más allá de las circunstancias que vivimos, todo salió muy bien y no tengo más que palabras de agradecimiento con los médicos y enfermeros que me asistieron, y con los oficiales de policía que me trajeron hasta acá en forma rápida para que me pudieran dar asistencia tanto a mí como a Malena”.

¿Te gustó la nota?