Balaceras y muerte

Tristeza del abuelo de la beba acribillada: "Bajan las ventanillas y eran tiros y tiros"

Juan Carlos es abuelo de la beba que murió este lunes tras un feroz ataque a tiros. La estaban cuidando con su esposa, que también resultó herida

Martes 14 de Junio de 2022

Juan Carlos es el abuelo de la beba de apenas un año y medio que murió este lunes acribillada tras un feroz ataque a tiros. La estaban cuidando con su esposa, quien también resultó herida, mientras su hija, la mamá de la beba, hacía unos mandados. Juan Carlos fue el único que resultó ileso, “como si tuviera un Dios aparte”, aventura, entre tanto horror. En contacto con Radio 2, contó la secuencia que acabó con la vida de su nietita. Además de su esposa, también fue herido uno de sus hijos. Ya en abril, lamentó el asesinato de otro hijo, ejecutado en una fiesta de cumpleaños.

Juan Carlos, el abuelo de la nena, contó que el año pasado un hijo suyo de 18 años fue asesinado cuando fue a una fiesta. Anoche, otro de sus hijos y su esposa sufrieron serias heridas.

“Estábamos tomando mate y aparecieron unos hombres, no sabemos quiénes son, sacaron armas y dispararon desde un auto. Mataron a mi nieta e hirieron a mi señora y a mi hijo. No sabemos por qué hicieron esto. Nosotros no molestamos a nadie”.

LEER MÁS: Una beba murió al quedar en medio de un tiroteo en Villa Gobernador Gálvez

El que pronuncia esas palabras es Juan Carlos y lo hace frente a la vivienda de Mitre y 9 de Julio, que en la noche de este lunes fue atacada a balazos con el lamentable saldo de una beba fallecida, identificada como Geraldine Mora Gómez, y otras dos personas heridas de consideración (Julián S., de 22 años, y Sandra C.)., Al menos catorce impactos de proyectiles quedaron grabados sobre el frente de chapa.

beba tiros abuelo 1.jpg

Juan Carlos brindó este martes a la mañana su testimonio al programa “El primero de la mañana” de LT8. El hombre hizo un esfuerzo titánico con contener la angustia ante una tragedia familiar que tuvo su primer capítulo hace poco más de un año, cuando mataron a otro de sus hijos, un muchacho de 18 años, ultimado a tiros cuando volvía de una fiesta y que anoche volvió a golpearlo.

“Estoy hablando porque tengo un Dios aparte. No pude hacer nada por mi nieta. Mi nieta recibió tres tiros, uno en la cabeza. Era una nena que recién empezaba a vivir, un angelito que no entendía nada”, soltó Juan Carlos, y cuando se lo consultó por el estado de salud de sus familiares heridos dijo: “El chico (por su hijo) está grave y mi señora está medio crítica. Ahora los iré a ver al hospital y a esperar el parte de los médicos”.

La mención del caso de su hijo asesinado el año pasado fue inevitable para este hombre. “Hace poco le sacaron la vida a un hijo de 18 años. Fue a un baile y le dispararon diez tiros. Tampoco se supo quién fue. Mi hijo no tenía conflictos con nadie. La única rutina que tenía era salir los viernes de joda y volver con su novia a su casa. Esa noche, nosotros nos fuimos al casino y él me pidió el equipo porque tenía un cumpleaños y al rato nos llamaron diciendo que lo habían herido, y cuando llegamos al Hospital Clemente Álvarez, me dieron la noticia de que mi hijo había fallecido”.

Juan Carlos describió cómo estaba conformada su familia. “Somos 15 contando los chicos, cuatro adultos y el resto menores. La más chica era la bebé. Todos trabajamos. Soy albañil y todos saben que soy una buena persona. Todos saben que nunca tuve quilombo con nadie y que no me meto con nadie. No me interesa lo que hacen los vecinos. Yo tengo mi vida”.

crimen rosario.jpg

“No sé qué hacer. ¿Qué voy a esperar, que maten a otro chico? Estoy quebrado”, afirmó y enseguida se volvió a preguntar como si los pistoleros que hicieron el desastre de anoche estuvieran frente a él: “¿Por qué molestan a gente que no tiene nada que ver? Si tienen que pelearse con otras personas, que se dediquen a buscar a la gente con quien pelear, no a gente inocente. No entiendo lo que pasó anoche. Mataron a una bebé que recién empezaba a vivir”, agregó.

Camino al hospital a ver a su esposa e hijo, Juan Carlos habló con el periodista Ariel Borderi de Radio 2. Pasó la noche en su casa de Mitre y 9 de Julio, donde ocurrió todo. Es una zona de viviendas precarias, la mayoría de chapa.

El ataque fue entre las 18.30 y las 19. Para entonces, anochecía y estaba todo oscuro. Contó que su hija había pasado un poco antes por su casa a dejarles a la beba para ir a hacer unos mandados y que ellos decidieron hacer unos mates y quedarse en la calle cuidando a los niños.

“El nene mío, que está internado, estaba jugando con un perrito, me dice «Mirá papi, un auto casi cae en la zanja»”, recordó. Le dijo que no le prestara atención, pero pronto el coche se acercó: “Bajan las ventanillas y lo único que escuchamos todos rafagazos, eran tiros y tiros. A mi hijo lo acorralaron y mi hijo gritaba no, no”.

Juan Carlos contó que luego vio desplomarse a su esposa, que tenía en brazos a la beba. Él logró resguardarse de los balazos y arrastrar después a su mujer y su nieta dentro de la casa.

“Cayó mi señora acá en el portón con la bebé, yo pensé que se desmayó. Ella tenía un tiro se ve, la arrastré, me escondí. No tengo un tiro yo también porque tengo un Dios aparte”, dijo.

“Le digo «Levantate ma». «No, tengo tiro». Y cuando veo así, veo a mi nieta tirada en el piso. La levanto y la doy vuelta, miro y nada, miro la cabecita y sangre. No a la beba también”, recordó.

Se llamaba Geraldine.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario