Unión

Cuqui Márquez: "Sería mi sueño jugar en Unión"

El delantero santafesino volvió con todo este año para jugar en Defensa y Justicia tras un paso por Malasia y reconoció que "nunca" lo llamaron desde Santa Fe

Martes 29 de Enero de 2019

"En 2006 hice mi debut en la Primera de Unión con 18 años. Me dio el espacio para insertarme en el fútbol profesional y por eso esto muy agradecido. A parte soy hincha desde chiquito, desde que tengo consciencia". Palabras de un jugador que encontró su mejor versión en otros clubes como tantos otros.

Se trata del delantero Fernando Márquez, que volvió a Defensa y Justicia tras un paso por Malasia a puro gol, ya que fue determinante en el triunfo del pasado fin de semana sobre la hora ante San Lorenzo. El santafesino sigue mostrando un crecimiento y le aporta cosas importantes a un equipo que pelea bien arriba en la Superliga.

Embed

Aunque siempre que se abre un mercado de pases muchos lo postulan para vestir otra vez la camiseta del Tate, pero la realidad es que nunca estuvo cerca. En diálogo con LT9, el atacante recordó algunos momentos de sus inicios en Santa Fe, ya que "la familia Márquez es de barrios Los Troncos".

"Me hubiese gustado decorar con el ascenso la campaña en la que perdimos la recordada Promoción con Gimnasia de Jujuy, pero no se pudo dar. Lo bueno es que después sí se terminó logrando con (Frank Darío) Kudelka". La realidad es que no fue del todo bueno mi paso por Unión. Jugué cerca de 60 partidos, pero más que nada entrando en los segundos tiempos, y marqué 10 goles. Sentí quizás un poco la presión, porque era mi primer club y a esa edad me guiaba mucho por el murmullo de la gente, siendo uno de los errores que cometí. La autocrítica también me lleva a pensar que capaz no estaba lo suficientemente preparado para jugar en la "B" Nacional y por eso no pude rendir de la mejor forma. Entonces por eso terminé aceptando irme a préstamo a Cruce del Norte, donde se me abrieron nuevas puertas, mejorando muchos aspectos y la llegada a Primera con la camiseta de Belgrano", contó.

También recordó cosas que revelan su pasión por el Rojiblanco: "Me acuerdo haber estado escuchando la radio la vez que Unión descendió en 2000 y de llorar como hincha. Viví esa etapa con mucha pasión y emoción. A partir de ahí es cuando me di cuenta que esto era un trabajo, porque uno recibe una remuneración por lo que hace, entonces lo del hincha se va apagando un poco. Es producto del profesionalismo. Cuando te toca jugar en otros clubes, le tomás cariño, porque defendés los colores de quién te da trabajo".

Pese a todo, trata de ser mesurado sobre si llegara abrirse una posibilidad de retorno al club que lo vio nacer futbolísticamente: "Me gustaría. Pero quizás tengo ese temor lógico. Si yo estaría seguro que puedo marcar 10 goles por campeonato y con eso ganarme el respeto de la gente, me encantaría. Pero saber que hay posibilidades de que no sea así, una pequeña parte mía tiene ese temor. De venir a Santa Fe y que las cosas no me salgan bien. Unión viene haciendo las cosas bien encima".

"No voy a mentir. Mis ganas de venir a Unión están siempre, sería mi sueño. Pero tampoco quiero perder esa libertad que tengo cuando vengo a Santa Fe, donde puedo salir tranquilo con mi familia. Son cosas que pongo en la balanza. Igualmente nunca me llamaron ni propusieron nada. Al delantero lo medís por si hace o no goles. Si jugás de nueve y no haces goles son un delantero malo. Lamentablemente todo es resultados", confesó.



¿Te gustó la nota?