Colón

La renovación que no fue tal

Luego de un semestre que no fue bueno en lo futbolístico, Colón mantuvo a la mayoría de los jugadores y solo debutaron dos refuerzos. Se fueron siete jugadores, de los cuales ninguno era titular

Viernes 12 de Julio de 2019

Cuando culminaba el semestre anterior, la palabra de moda por el lado de Colón era "renovación" y apuntaba precisamente a un recambio importante, producto del bajo nivel que había mostrado el equipo independientemente de los resultados obtenidos en la Copa Sudamericana y Copa Argentina.

La producción futbolística del equipo en la Superliga y en la Copa de la Superliga, había generado mucha preocupación y en consecuencia se vislumbraba un cambio importante de nombres. Mucho se especulaba con que se irían varios jugadores, los cuales ya habían llegado a su techo y estaban en declive.

Pero nada de eso ocurrió, por expreso pedido de Pablo Lavallén quien pidió la continuidad de algunos jugadores que habían demostrado muy poco. Como los casos de Matías Fritzler, Marcelo Estigarribia, Damián Schmidt y el propio Christian Bernardi, aunque este último tenía contrato vigente y es patrimonio de Colón. El otro jugador que también solicitó que siga es Emanuel Olivera, aunque en este caso dentro del contexto resultó el defensor más regular, aunque lejos de mostrar un nivel destacado.

LEER MÁS: Los números en rojo de Lavallén ante los equipos de la Superliga

En consecuencia, se terminaron yendo apenas siete futbolistas: Gustavo Toledo, Andrés Cadavid, Clemente Rodríguez, Adrián Bastía, Franco Zuculini, Leonardo Heredia y Gonzalo Bueno. De los cuales, ninguno era titular, ya que Heredia alternaba y Cadavid junto a Zuculini y Toledo ya habían perdido su lugar. Mientras que Rodríguez, Bastía y Bueno no eran tenidos en cuenta.

Así las cosas, la renovación no fue tal ya que la base titular se mantuvo y apenas sumó tres refuerzos, de los cuales solo dos debutaron ante Argentinos como Lucas Acevedo y Rodrigo Aliendro. Y el tercero es Gastón Díaz quien no pudo ser inscripto para la Copa.

De esta manera, frente al Bicho, terminaron jugando nueve futbolistas que vienen del ciclo anterior y apenas hubo tres variantes en relación al triunfo con River de Montevideo que fue el 28 de mayo.

Por ello, no existió una renovación profunda, sino que se trató tan solo de un maquillaje. Cambiar algo, para en realidad no terminar cambiando nada. Será tarea ahora de la dirigencia sumar al menos cuatro refuerzos para potenciar un plantel que pedía a gritos jerarquizar y que por ahora ese salto de calidad está ausente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario