El País

Cómo vive la Casa Rosada el luto presidencial tras la muerte de Franco Macri

El presidente eligió separar la política del luto por la muerte de su padre

Lunes 04 de Marzo de 2019

La noticia de la muerte de Franco Macri desconcertó en la noche del sábado y las primeras horas del domingo a todos los funcionarios que rodean día a día al presidente, que mantuvieron cerrados todos los teléfonos oficiales hasta recibir instrucciones precisas de Mauricio Macri.

Al presidente “no lo sorprendió” la muerte de su padre, quien sufría una enfermedad que lo mantuvo postrado, por momentos inconsciente, desde hace un año en su casa del porteño Barrio Parque.

"Mauricio" -como lo llaman sus allegados- se enteró del desenlace de su padre mientras descansaba junto a su esposa, Juliana Awada y su hija menor, Antonia, en el country Chapelco Golf & Resort de San Martín de Los Andes, en Neuquén, donde se había hospedado como en otras oportunidades, el pasado viernes 1 después de inaugurar las sesiones ordinarias del Congreso.

Como en otras oportunidades, todo el aparato comunicacional que rodea a la Casa Rosada lució desconcertado con una noticia de impacto nacional e internacional un sábado a la noche y ante la escalada de rumores, se limitó a difundir un brevísimo comunicado de Presidencia confirmando “la muerte del padre del presidente de la Nación”.

El luto, lejos de la política

Mauricio solo se tomó unas horas para decidir, en acuerdo con sus hermanos, cómo sería la despedida: sin funcionarios, ni políticos, ni público militante. Solo familiares y amigos más cercanos.

En los inicios de un año electoral en el que se juega su propia reelección, Macri eligió separar la política del luto por la muerte de su padre, rompiendo así una tradición de usar el dolor personal que caracterizó a la política nacional en muchos casos en la historia del país.

Sin embargo, no pudo evitar los análisis en todos los medios sobre la histórica relación de su padre como empresario con contrataciones del Estado y los diversos gobiernos desde la dictadura militar en los años 70, pasando por todos los gobiernos democráticos desde 1983 a la fecha, incluyendo el escándalo judicial por los Panamá Papers que involucró a varios familiares e incluso al propio Presidente.

Así, ministros, secretarios, legisladores y socios políticos de Cambiemos y de la oposición se vieron limitados a saludar al presidente por mensajes telefónicos y en las redes sociales, lo que se convirtió en una novedosa forma de exponer el luto que trascendió las fronteras de la intimidad, como pidió el propio Macri en Twitter.

Y un mensaje que tal vez puede interpretarse en clave electoral para aquellos que saben lo que se siente con la muerte de un familiar tan cercano como un padre: “Gracias de corazón por los mensajes, llamados, tuits y comentarios que recibí desde anoche. No llego a responder a todos, pero sepan que su afecto y apoyo son la energía que necesito para seguir adelante”.

Qué más se generó tras la noticia

El luto por la muerte de su padre por momentos hasta llegó a despejar la grieta: la archirrival elegida por el Gobierno para polarizar en la próxima campaña electoral, Cristina Fernández, le envió un mensaje conciliador.

Con una Casa Rosada desierta por los feriados de Carnaval este lunes y martes, Macri transita la despedida de su padre en la tranquilidad de su quinta Los Abrojos, en el partido bonaerense de San Miguel. Está rodeado de familiares y se estima que también recibirá, a partir de ahora, a amigos y a algunos funcionarios cercanos.

Stella Garnica / A24

¿Te gustó la nota?