Información General

Mes de la Educación: cómo incentivar la lectura en los más chicos

La Fundación Leer difundió una serie de prácticas que sirven de guía para que los padres fomenten en los niños el amor a los libros y las letras.

Martes 26 de Septiembre de 2017

Teniendo en cuenta que la palabra enseña y conecta, y la lectura, tanto como práctica individual o colectiva, es uno de los canales principales que permiten lograr esos fines, la Fundación Leer emitió un comunicado en el marco del Mes de la Educación que busca fomentar una serie de prácticas que ayuden a promover la lectura y estimular la palabra desde los primeros meses de vida:

1-Empezar pronto

En realidad, la cultura escrita, oral, la cultura de los textos, de las historias, en definitiva, la palabra está allí. Un bebé llega al mundo, e incluso sin que un adulto lo decida deliberadamente, toma contacto con el lenguaje en infinidad de formas. Sin embargo, los adultos mediadores pueden enriquecer estas prácticas, entendiendo que la primera infancia -antes e incluso mucho antes de que puedan leer y escribir de manera convencional- es el período más importante para forjar experiencias valiosas en relación con el mundo de los libros y las prácticas de lenguaje en general.

2-Leer en voz alta

Desde las canciones de cuna, las narraciones orales, los juegos de palabras o la lectura de cuentos antes de dormir. La voz del adulto es el eslabón más poderoso de la promoción de lectura. Más allá de que los niños puedan leer de manera independiente, leer con ellos, en voz alta, conversando después o durante la lectura, narrar sobre las imágenes... son experiencias de enorme valor en el camino de formación de un lector autónomo.

3-Tener una biblioteca

En el marco de nuestras posibilidades, organizar un espacio específico para disponer no solo los libros sino todo el material que se considere valioso para los chicos, es dar un lugar importante a la lectura en el hogar. Es crear un mensaje y un acceso constante a los textos para los pequeños lectores, y propiciar situaciones recurrentes y así futuros hábitos.

4-Conocer sus gustos

Los gustos son indicios, puntapiés. Un gusto o preferencia está forjado en experiencias, de modo que muchas veces como adultos tenemos la responsabilidad de abrir abanicos a lo distinto, a lo desconocido. Por eso la idea no es averiguar los gustos de los niños y quedarse allí, sino conversar a partir de ellos, promoviendo siempre horizontes más amplios de selección.

5- Aprovechar la tecnología

Para leer on line, padres e hijos puedan ingresar por primera vez a la plataforma Leer 20-20. El Desafío y buscar los primeros cuentos para compartir desde la pantalla, ya sea en la computadora, la tableta o el celular. La plataforma tiene libros gratuitos para las distintas edades y cada 15 días se publican novedades editoriales.

¿Te gustó la nota?