Marketing "hot"

El uso del erotismo en la publicidad es justificado en la compleja estructura cerebral y las distintas motivaciones, en especial las relacionadas con los deseos sexuales. Galería de avisos picantes.

Sábado 03 de Diciembre de 2011

Una tendencia publicitaria, ya probada, es la de utilizar connotaciones sexuales en los anuncios. Son varias las marcas que han implementado este método, para tratar de llamar la atención de sus clientes potenciales e intentar persuadirlos para que adquieran el producto que ofrecen.

De acuerdo al sitio puromarketing.com, el erotismo en la publicidad, generalmente es utilizado de forma sutil, combinando el glamour y la estética del cuerpo femenino, aunque cada vez se pueden observar más anuncios que muestran marcados torsos masculinos, buscando llamar la atención de las mujeres.

Ante la incógnita de si es verdad que el sexo vende o no, se ha comprobado que la efectividad de este tipo de promoción es real, ya que los estímulos sexuales disminuyen de forma drástica el temor al riesgo de los individuos.

Según información de materiabiz.com, investigadores de la Stanford Graduate School of Business, realizaron un experimento visual, para medir la actividad cerebral de un grupo de hombres heterosexuales.

Cuando éstos observaban imágenes de contenido erótico, se activaban las áreas del cerebro vinculadas con el sistema de recompensas y además se mostraban dispuestos a correr mayores riesgos en sus decisiones.

Al final, la investigación arrojó los siguientes resultados:

La efectividad de las temáticas sexuales en la venta de automóviles u otros artículos de alto costo, parece ser reducida. El impacto dura sólo unos segundos, por lo que nadie saldrá corriendo a comprar un vehículo sólo porque vio a su modelo favorita anunciar determinado auto.

Pero si el estímulo sucede en la agencia, cuando el cliente ya decidió hacer la compra del automóvil, la táctica puede obtener excelentes resultados a la hora de influir sobre la elección de la marca y modelo.

En este caso, una bella mujer podría convencerlo de comprar un modelo más costoso del que tenía previsto.

En conclusión, la publicidad basada en estímulos sexuales suele ser más efectiva en la fase final del proceso de compra, sobre todo en los casos que el cliente tiene poco tiempo para decidir.

Sin importar el motivo por el que el consumidor se encuentre apurado, el erotismo es eficaz a la hora de vencer las resistencias racionales del cerebro, las cuales están vinculadas con los sentimientos de culpa.

Fuentes: Puromarketing.com y De10.mx.com

¿Te gustó la nota?