Policiales

La comisaría o el hotel de negocios entre presos y policías

Sexo, coimas, tarifas, asaditos en la noche de varios días a la semana. La comisaría tiene 48 alojados y una capacidad de 16. ¿Lagna hará relevos urgentes?

Lunes 23 de Mayo de 2022

Tal como fue anticipado el viernes 19 de mayo en UNO Santa Fe, la requisa que iniciaron después de las 9.30 los pesquisas de la Agencia de Control Policial (ACP) en la Comisaría 11ª, ubicada en Aristóbulo del Valle al 4800, como corolario de una investigación de la fiscal de Delitos Complejos del Ministerio Público de la Acusación, Mariela Jiménez, desnudó una sumatoria de aberraciones.

Cuando los nueve policías de la ACP concurrieron a la dependencia, al llegar a la oficina contigua al despacho del jefe, observaron a una mujer policía en actividad que presta servicios en otra comisaría, pero que tiempo atrás revistó en la 11ª, que estaba manteniendo relaciones sexuales sobre un escritorio con un preso que tiene una causa en la Justicia Federal y a su vez es expolicía. Además encontraron 18 teléfonos celulares y 20.000 pesos en manos de los presos alojados en el penal. Un módem para wifi y una lista con precios por los favores a los detenidos.

LEER MÁS: Sexo y coimas: investigan delitos de connivencia entre policías y presos de la Comisaría 11ª

En el escritorio de la oficina

A esa primera situación aberrante, se fueron sumando otras que ya son parte de la investigación, respecto a la cantidad de presos alojados en el penal que en ese momento eran 48. Se hace necesario agregar que la capacidad logística y operativa conforme a los parámetros de dignidad humana para el alojamiento de personas privadas de su libertad es 16. Sencillamente, hay el triple de personas. Sobrepoblación, que está constituida por 29 presos por abusos sexuales y los restantes 19, integrantes de las fuerzas de seguridad por la comisión de distintos delitos en investigación o proceso judicial.

El tarifario

Extraoficialmente se supo que para conseguir algún beneficio, había que hablar con el preso expolicía, el mismo al que encontraron manteniendo relaciones sexuales con una mujer policía. Por ejemplo, para conseguir un teléfono celular para un preso, 5.000 pesos. Para que este mismo negociador permitiera el uso del teléfono todo el tiempo dentro del penal a los detenidos, 2.000 pesos por semana, que son 8.000 pesos por mes. Por salir a barrer a la vereda, o bien mantener relaciones sexuales fuera de los días y horarios estipulados otro monto de miles de pesos. Durante algunos días de la semana por la noche, había asados en el penal.

Allanamiento comisaria 11.jpg

Los interrogantes

La recaudación de dinero mensual era manejada solamente por el comisario jefe de la dependencia, o suponía otras situaciones aún peores. Desde la Jefatura de la Unidad Regional I La Capital de la Policía de Santa Fe nadie sabía lo que estaba pasando: porque es grave si no lo sabían, y también es grave si lo sabían y lo toleraron. Cómo se explica la tolerancia a la presunta comisión de por los menos dos delitos: el incumplimiento de los deberes de funcionario público y cohecho (coimas).

Decisión de Lagna

En cualquier caso, qué es lo que hará el ministro de Seguridad Jorge Lagna con la situación, cuando todavía no se ventiló en la audiencia imputativa la colección completa de todos los elementos probatorios incriminantes que fueron entregados a la fiscal de Delitos Complejos Mariela Jiménez, y que pueden ser mucho más comprometedores de los que se sabe hasta ahora. Qué hará Lagna, removerá la cúpula policial, o la van a seguir sosteniendo. Este lunes será un día decisivo en una situación de extrema complejidad institucional.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario