Policiales

Un corpiño, un jean y un perfume: las claves en un juicio por tráfico de droga

Una mujer es juzgada en el Tribunal Oral Federal por haber intentado trasladar, en un bolso, 5 kilos de cocaína de Salta a Buenos Aires. "El bolso no era mío", dijo en el debate

Miércoles 22 de Marzo de 2017

Un corpiño negro con vivos rojos, un pantalón de jean marca Diway y un perfume Shantung fueron las pruebas claves que utilizó la Fiscalía General del Tribunal Oral Federal de Santa Fe para acusar a una joven salteña, Romina Marilyn Pintos (25), de haber intentado trasladar 5 kilos de cocaína desde la ciudad de Tartagal hasta la provincia de Buenos Aires en un tour de compras que tenía destino el barrio de Once, Las Flores y La Salada.

La imputada fue detenida el 24 de marzo del 2016 en un procedimiento efectuado por Gendarmería sobre el kilómetro 129 de la ruta nacional 34, a la altura de Rafaela. Desde ese momento quedó detenida con prisión preventiva por orden del fiscal federal de aquella jurisdicción, Federico Grimm.

Ayer se inició su juicio y representada por su abogada particular, María Elena Esper Durán -ver aparte-, llegó a los estrados santafesinos. Allí fue juzgada por el fiscal general, Martín Suárez Faisal, quien la acusó ante el tribunal pluripersonal compuesto por José María Escobar Cello, María Ivón Vella y Luciano Lauría.

La acusación contra Pintos se basó en demostrar que fue ella quien intentó trasladar esa droga en un bolso color negro marca Puma, a pesar de que cuando sucedió el procedimiento, ella dijo que no era la propietaria. "El bolso no era mío, yo estaba viajando a comprar ropa", sostuvo ayer en el debate iniciado en el TOF. A su vez, aclaró que una vez al mes viajaba a Buenos Aires para realizar un tour de compras, ya que en Tartagal tiene un negocio de venta de ropa.

En tanto, desmintió que sea la propietaria de un jean marca Diway y una serie de prendas -entre ellas el corpiño-que había en el bolso que fue secuestrado por Gendarmería. El mismo fue expuesto ayer en la sala de audiencia del tribunal.

El fiscal Suárez Faisal por su parte colocó una serie de pruebas que vinculaban a la joven con ser quien trasladaba dicho bolso en el colectivo Río Pilcomayo durante la noche del secuestro. Estas pruebas se basaron en varias capturas del teléfono de la imputada, donde la joven tenía varias fotos de prendas de vestir, entre ellas un similar pantalón marca Diway y un corpiño negro con vivos rojos igual al que se halló dentro del bolso.

"Era fuerte, se sentía, era rico"

Con el paso de los testigos -cinco en total, cuatro gendarmes y un civil- se aportó un dato que fue puesto en debate durante el juicio: el perfume que olieron las gendarmes mujeres que requisaron a Pintos luego de que el procedimiento devele que la única pasajera que no llevaba bolso era la hoy imputada. En este sentido, María Cut, gendarme de Rafaela, sostuvo que sintió una fragancia en la imputada y luego al ver que en el bolso había una botella de perfume, sintió que era el mismo olor. "Era fuerte, se sentía, era rico", sostuvo durante la audiencia. Todos los testigos vieron los elementos secuestrados y coincidieron en que la única que no llevaba equipaje era Pintos, algo que llama la atención en un viaje tan largo.

El juicio continuará hoy con dos testigos y concluirá con los alegatos de cierre, a la espera del dictado de sentencia por parte del tribunal de jueces.

¿Te gustó la nota?