Política

A partir de la renuncia de Borgonovo, cuáles son los cambios que piensa Perotti

Una opción es buscar un reemplazante y que todo quede como está. La otra es que Rubén Michlig se quede con parte de Gobierno y sea un súperministro

Jueves 12 de Noviembre de 2020

Ante la renuncia del ministro de Gobierno, Derechos Humanos y Diversidad de Santa Fe, Esteban Borgonovo, el gobernador Omar Perotti echó mano a uno de sus ministros de confianza para lo que muchos pueden pensar como un parche para salir de la urgencia. Sin embargo, Rubén Michlig, el actual ministro de Gestión Pública, puede ser una pieza clave en el nuevo esquema de gestión del rafaelino.

Por estas horas lo que se está pensando en el círculo íntimo del gobernador es si se busca un reemplazante al funcionario renunciado o si directamente se modifica la estructura de gobierno. Si Perotti se define por la segunda alternativa, la idea es darle todo el manejo político que está en la órbita del Ministerio de Gobierno a Michlig, lo que lo transformaría en una especie de súperministro. Mientras que Justicia y el manejo del Servicio Penitenciario quedaría en una secretaría de Estado, con rango ministerial.

· LEER MÁS: Esteban Borgonovo presentó su renuncia a Perotti como ministro de Gobierno

Para concretar eso, el gobierno debe enviar a la Legislatura un proyecto de ley de ministerios que modifica la estructura del Ejecutivo. Es casi un trámite, pero absolutamente necesario porque eso hasta podría acarrear modificaciones al proyecto del Presupuesto 2021.

Michlig, junto a un grupo de legisladores entre los que se encontraba el actual senador nacional por Santa Fe, Roberto Mirabella, fue la persona sobre la que Perotti depositó su confianza para llevar adelante la transición con la gestión de Miguel Lifschitz.

Por su puesto, a medida que se fue poniendo tirante la relación del perottismo con el socialismo, Michlig fue el que tuvo que tomar la posta en la escena pública para hacer los reclamos al gobierno saliente.

Luego, a días de tener que asumir la gestión el rafaelino, Michlig fue uno de los hombres que tuvo a su cargo las negociaciones con la Legislatura para que el Presupuesto 2020 no sea un diseño exclusivo de Lifschitz. Ahí las discusiones fueron con los diputados del Frente Progresista, que tenían mayoría en la Cámara baja, y con los senadores radicales y los del PJ del Nuevo Espacio Santafesino que juntos sumaban una mayoría que le trajo los primeros dolores de cabeza a Perotti.

Una salida anunciada

Perotti hizo pública su idea de meter mano en el gabinete hace unas semanas y los efectos ya se empiezan a transformar en hechos concretos. En esta etapa -recordemos que a principios de junio renunció el entonces ministro de Salud, Carlos Parola- Borgonovo fue el primer fusil en saltar y en los pasillos de la Casa Gris aseguran que no será el único.

Algunos funcionarios deslizaron en off que hubiese sido preferible que las salidas se vayan dando de manera más ordenada. Pero Perotti decidió aceptar la renuncia de Borgonovo y tomarse unos días para buscar cuál será la solución definitiva.

Borgonovo declaró este jueves que era "público y notorio" que su nombre era "uno de los que estaba dando vueltas en los medios hace unos días ya como posible recambio”.

"Siento que en este ministerio, el de Gobierno, que es el ministerio político por excelencia, es imposible trabajar sin un respaldo firme y explícito del gobernador”, declaró dejando entrever cierta amargura.

Borgonovo dijo que en los últimos meses le tocó convocar y coordinar el comité de emergencia por Covid y aseguró que ahora "eso aflojó un poco". En ese sentido aclaró: "No me hubiera gustado irme en el medio de la tormenta".

Mientras que en lo que respecta a lo político aseguró que "las relaciones hacia adentro y fuera del peronismo quedaron mejor de lo que las encontramos".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario