Santa Fe

Robos con inhibidores, un delito que crece en Santa Fe: recomendaciones para evitarlos

En los últimos días desbarataron una banda que robaba con inhibidores de señales en Santa Fe. Consejos para no ser una víctima más de este tipo de delito. VIDEO

Viernes 08 de Julio de 2022

Este viernes se conoció la información de un operativo policial donde desbarataron una banda que robaba vehículos con inhibidores de señales en la ciudad de Santa Fe. El grupo de delincuentes que operaba con inhibidores de señales estaba integrada por cordobeses y santafesinos. Además, en los allanamientos hallaron un arsenal con armas de diversos tipos de calibres.

UNO Santa Fe, convocó y dialogó con Rodrigo Álvarez, jefe de la división Cibercrimen de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), sobre una metodología delictiva que crece en la ciudad y que ningún santafesino está exento de ser una víctima más de este tipo de ilícito. Consejos, advertencias y recomendaciones para evitar los robos de vehículos en manos de delincuentes con inhibidores de señales.

LEER MÁS: Desbarataron una banda que robaba con inhibidores de señales en Santa Fe

"Este tipo de modalidad delictiva viene creciendo en la ciudad desde el año 2016. Si bien los episodios son temporales y se van repitiendo en diferentes momentos del año, observamos estos hechos relacionados con sectores de la ciudad donde los santafesinos estacionan sus vehículos por cortos períodos de tiempo para realizar un trámite", comenzó contando Rodrigo Álvarez.

Embed

—¿Existen zonas puntuales elegidas por los delincuentes para actuar?

—En las zonas de escuelas es donde más detectamos en el último tiempo este tipo de metodología delictual, ya que los padres estacionan y se bajan rápidamente para dejar a sus hijos en las instituciones educativas sin prestar atención al cierre centralizado del vehículo. Zonas de bancos, centros comerciales y estacionamientos masivos, son otras de las áreas utilizadas por los delincuentes.

"En las primeras investigaciones que se ejecutaron, –especificó–, hemos detectado bandas delictivas locales que operaban con el sistema de inhibidores. Pero con el correr del tiempo, observamos grupos de delincuentes llegados de otras provincias que realizan su raid delictivo y luego se marchan. Por lo general, las víctimas de los robos con el uso de inhibidores son elegidas al azar por los delincuentes, los cuales ya poseen frecuencias moduladas específicamente de determinados modelos de vehículos, ya que cada cierre centralizados tiene una frecuencia diferente. Los ladrones activan los inhibidores desde una distancia que oscila entre los 50 y 100 metros aproximadamente según los hechos investigados".

LEER MÁS: En un minuto, con inhibidor y motorizado: así robó un auto en pleno ingreso a una escuela

—¿Hay alguna marca o modelo de vehículo más buscado por los ladrones con inhibidores?

—Ningún santafesino que posea un vehículo está exento de ser víctima del robo con inhibidores, sobre todo teniendo en cuenta que el 90 por ciento del parque automotor está constituido por vehículos que tiene alarmas y cierres centralizados de fábrica. El delincuente que actúa con inhibidores es muy difícil de detectar en el preciso momento que lleva adelante el robo, que se camufla entre sus víctimas, luce bien vestido y generalmente ya está estacionado con un auto en la zona donde pretende cometer el ilícito.

Y destacó: "No existe según las estadísticas que maneja la AIC, una marca o un modelo de vehículo que sea el más robado por los delincuentes con inhibidores".

LEER MÁS: Cayeron tres cordobeses que robaban con inhibidores de señales

—¿Cuáles son las recomendaciones para evitar este tipo de robos?

—La recomendación principal es chequear en todo momento, antes de bajar del auto, de forma manual, si el cierre del auto se efectuó tras la ejecución del cierre a distancia. Esto, independientemente de creer haber escuchado o visto la señal del cierre a distancia tanto con sonido, luces o con el cerramiento de los espejos retrovisores. Justamente los delincuentes buscan lugares donde exista un bullicio permanente mezclado con un intenso tránsito de personas y autos, siempre en contextos donde la víctima está distraída o apurada. Una vez chequeado manualmente el cierre del auto, ya el delincuente con el inhibidor no va a poder abrir las puertas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario