Aniversario de la inundación de 2003

"Con el ajedrez encontré un sentido", dijo Atahualpa Larrea, sobreviviente de la inundación de 2003

El joven apasionado del ajedrez reflexionó sobre cómo lo ayudó en superar la inundación de 2003, cuando tenía cinco años, y lo relacionó con la crisis actual

Jueves 29 de Abril de 2021

Hoy se cumplen 18 años desde la inundación del 2003 que conmocionó las vidas de tantas personas en Santa Fe y que dejó una marca imborrable en la historia de la ciudad. Entre tantas experiencias distintas trascendió la de Atahualpa Larrea, un niño de cinco años en ese momento que perdió todo pero que encontró el ajedrez para “darle sentido” a su vida.

Esas son las palabras que utilizó hoy en La Mañana del UNO, el programa radial que se transmite de 7 a 9, dialogando con Guillermo Schmidt y César Carignano. Sobre el ajedrez, Atahualpa Larrea resumió: “Fue un enamoramiento inmediato, fue una pasión, fue quedar atrapado inmediatamente”.

atahualpa larrea 2021 ajedrez inundacion 3.jpg
Atahualpa Larrea en el Lugar Barrial de Ajedrez junto a los chicos del Barrio Santa Rosa de Lima.

Atahualpa Larrea en el Lugar Barrial de Ajedrez junto a los chicos del Barrio Santa Rosa de Lima.

El joven, que ahora tiene 23 años, recordó al aire los difíciles momentos que pasó esa mañana de 2003. “Lo que yo valoraba a los cinco años eran los juguetes, los juegos que tenía, los rompecabezas, los libritos de cuentos. Perdí todo eso. Me acuerdo que me habían dicho que los ponga arriba de la mesa, que los junte, con la esperanza de que no iba a subir el agua más del nivel de la mesa y me acuerdo a mis viejos poniendo las bolsas de arena”, dijo Atahualpa. “Después cuando el agua empezó a entrar, escapando en brazos de mi mamá, la lluvia, el frío, los perros, los ruidos, la gente gritando, corriendo. Eso me acuerdo. Fue muy terrible, muy tremendo”.

“Ata”, como le dicen cariñosamente, contó que lo llevaron a una juguetería a comprar un juego y que descubrió al ajedrez por accidente, ya que lo eligió pensando que era un rompecabezas. “A partir de ahí pude encontrar algo... que reparó de alguna manera porque encontré un sentido, un significado ahí en el ajedrez. Y duró y dura hasta el día de hoy. En ese momento lo único que quería era jugar mejor. Así empezó todo”.

Una pasión por el ajedrez

“Empecé a practicarlo con todas mis ganas, me apasionó, me atrapó. Le empecé a dedicar tiempo, a competir. Posteriormente se transformó en la escuela de ajedrez, más adelante en 2005, que fundamos con mi familia, con algunos vecinos, profesores”, contó Atahualpa.

En el 2005 los vecinos, amigos, y profesores de barrio Santa Rosa de Lima, la zona oeste más humilde de la ciudad formó la Asociación Civil Lugar Barrial de Ajedrez, de la que surgió una escuela integral y gratuita de ajedrez y un taller de artes “con el propósito de sacar a niños y jóvenes de los peligros de la calle, adentrarlos en un lugar que los eduque y les dé la posibilidad de integrarse al resto de la sociedad, a través del deporte, del esfuerzo y del estudio”.

Embed

ANDAR SEMBRANDO SUEÑOS EN EL BARRO DE LOS BARRIOSHoy inauguramos junto a la Directora Provincial de Desarrollo...

Publicado por Lugar Barrial de Ajedrez en Miércoles, 3 de febrero de 2021

Sobre esto, el joven ajedrecista contó: “Ahora ya no compito pero en su momento con la escuela de ajedrez todavía seguía jugando; en algún momento empecé a enseñar por muchos años a los chicos del barrio, tratando de compartir el hobby, que la verdad es mi pasión. Y ahora estoy acompañando varias escuelitas de ajedrez en varios barrios, alrededor de la ciudad”.

Atahualpa estudia abogacía, trabaja en la Dirección de Vivienda y Urbanismo y sigue viviendo en barrio Santa Rosa de Lima, mientras mantiene un rol de acompañante para los chicos de la escuelita, pero remarca: “El ajedrez siempre ha estado y estuvo en mi vida”.

“En las escuelas de ajedrez estamos desarrollando un proyecto de alcance al Gran Santa Fe no solamente es de ajedrez sino ya también pensando otras actividades que tengan que ver con la formación integral, que es otro de mis intereses, la educación orientada a desarrollar habilidades adaptativas”, contó Atahualpa.

“Sabemos que los tiempos corren muy rápido y son muy cambiantes. Siempre teniendo como eje ordenador el trabajo, los valores de verdad, responsabilidad, buscar lo significativo y no lo conveniente. Creo que son valores que muchas veces se van perdiendo o se va olvidando lo importantes que son. Siempre tratando de construir y de articular distintas ideas que van presentando los chicos en el barrio”.

atahualpa larrea 2021 ajedrez inundacion.jpg
Atahualpa Larrea entregando juegos de ajedrez a nenes y nenas del barrio donde aún vive, a pesar de la inundación de 2003.

Atahualpa Larrea entregando juegos de ajedrez a nenes y nenas del barrio donde aún vive, a pesar de la inundación de 2003.

“Seguimos esperando una reparación en la Justicia”

Para Atahualpa, el 29 de abril es una fecha de reflexión sobre las catástrofes naturales y las posibilidades de la naturaleza humana para sobreponerse. “Es una fecha donde recordamos también las deudas que quedan con las personas que sufrieron con esta tragedia”.

La inundación de Santa Fe de 2003 se produjo por el desborde del río Salado debido a que había un tramo inconcluso de las defensas que fallaron ante la potencia del agua. Con un saldo de 28.000 viviendas afectadas, 130.000 afectados y 160 muertos, fue una de las mayores catástrofes hídricas de la ciudad. ¿Cómo superarlo?

“Fue un proceso de años y creo que para muchas personas la inundación significó la posibilidad de encontrar algo por lo que valga la pena sacrificarse”, reflexionó Atahualpa. “Muchos vecinos reconstruyendo sus casas, sus ranchos, la solidaridad de la gente de sacrificar su patrimonio para que nos pudiéramos reconstruir. Esa fue también alguna razón de la tragedia, de lo desconocido, del caos: la posibilidad de encontrar algo por lo que valga la pena luchar. Creo que lo viví de esa manera al igual que tantos otros vecinos y afectados”.

Y agregó: “Siempre está esa posibilidad de trascender pero a veces el sufrimiento es tanto que uno termina volviéndose rencoroso, resentido, nihilista. Lo entiendo pero siempre está la posibilidad de redimirse”. De todas formas, remarcó: “Todavía seguimos esperando la reparación de la Justicia”.

atahualpa larrea 2013 ajedrez inundacion.jpg
2013. Atahualpa Larrea con 15 años junto a su familia, mostrando la foto de su casa inundada en 2003.

2013. Atahualpa Larrea con 15 años junto a su familia, mostrando la foto de su casa inundada en 2003.

La comparación con la pandemia

Consultado sobre las similitudes entre la catástrofe de 2003 y la pandemia por coronavirus, Atahualpa Larrea dijo: “En la inundación sí se vio mucha solidaridad y eso ayudó a reparar en el corto plazo lo que había sido el desastre total. Hoy es complejo, no sabemos los nombres de las familias y cuántas han tenido pérdidas así que es complicado”.

“Con la pandemia pasa un poco que, no sé, esta cosa de no poder darle la mano al otro, no poder darle un abrazo, es muy complicado. Pero igualmente pienso que dentro de la ley todo y fuera de la ley nada, así que en eso respeto, acato las normas que correspondan pero es muy compleja esta situación”, dijo el joven.

Y añadió: “Creo que también es una oportunidad de repararse. Uno siempre tiene deudas pendientes con uno mismo. En mi caso trato de ser disciplinado con el estudio, con el trabajo, y trato de ir corrigiendo algunas cuestiones. Es una oportunidad para por lo menos tratar de mejorar en eso. Es una chance”.

Por último, se refirió a la pasión que tantas alegrías y desafíos le trajo. “Siempre recomiendo el ajedrez, no solo desde la potenciación de las capacidades mentales, que me ayuda muchísimo a la hora de estudiar, sino también por el desarrollo de habilidades emocionales. Por ejemplo jugar un torneo, perder una partida, el hecho de la responsabilidad, porque en el ajedrez no se le puede echar la culpa al árbitro, a la tribuna: perdés y es tu culpa. Son todas experiencias que te cambian y te forjan el carácter y eso está muy bueno, por eso siempre lo recomiendo. Tiene una vertiente emocional el ajedrez que está poco explorada”.

Embed

La entrevista completa realizada en el programa La Mañana de UNO por 106.3 #LaRadioDeUNO

ATAHUALPA LARREA.mp3

Entrevista a Atahualpa Larrea, a 18 años de la inundación del 2003. Ajedrecista que hoy tiene una fundación dónde enseña este deporte para chicos de bajos recursos

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario