La violencia sexual y el grave riesgo para la salud de las niñas

Embarazo infantil: la violencia sexual y el grave riesgo para la salud de las niñas

En 2017 hubo 257 nacidos de menores de 15 años, según el Ministerio de Salud provincial. La Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes piden fortalecer la educación sexual integral

Sábado 02 de Febrero de 2019

Este viernes, el editorial del diario La Nación despertó un repudio generalizado al intentar reivindicar los embarazos en la infancia. En la provincia de Santa Fe hubo 257 nacidos de menores de 15 añosdurante el 2017, según los últimos datos oficiales. Del total, 38 se dieron en el departamento La Capital y 60 en Rosario.

Si bien la cifra fue en baja en la última década, preocupa la difusión de discursos que reducen a las mujeres al mero rol de reproductoras, minimizan la violencia sexual y propagan desinformación.

En este contexto, Oraldo Llanos, coordinador de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud de la provincia dialogó con UNO Santa Fe sobre cómo es la calidad de vida de niñas y adolescentes que atraviesan un embarazo: "Hay que ver el grado de aceptación que tiene, eso depende de cada situación particular, pero en términos generales una niña o adolescente temprana no está preparada para afrontar un embarazo ni física ni psicológicamente y desde ya que su proyecto de vida cambia totalmente".

"Lo que promocionamos es el respeto total de la decisión de la persona tenga la edad que tenga. Por eso trabajamos el tema de autonomía progresiva, desde el establecimiento del nuevo Código, que es muy importante para que la familia pueda acompañar y la persona en cuestión pueda hacer valer su autonomía al máximo de acuerdo a lo que corresponde la normativa", explicó el funcionario.

"Que decida y sea acompañada –continuó–, pero desde ya que es una situación desfavorable. Tienen mayor riesgo para llevar un embarazo adelante y porcentualmente tienen más dificultades y patologías: enfermedades en general,  bajo peso o muy bajo peso (menores a 1.500 gramos) y prematuros. Además se dificulta la capacitación, los estudios, la posibilidad de trabajar. Muchas veces terminan siendo cuidadoras de bebés para tratar de llevar todo adelante y las incapacita para ejercer labores fuera de su casa. Es una situación muy difícil".

En esa línea, la Defensora de Niñas, Niños y Adolescentes de la Provincia de Santa Fe, Analía Colombo dijo a UNO Santa Fe: "Hay que dejar de suplir la voz de las niñas y jóvenes que fueron víctimas de abuso sexual y están cursando un embarazo. No pueden ser los adultos quienes hablen por ellas como se deduce que sucede en el contenido de esta repudiable nota de opinión publicada por La Nación. Y tampoco es a través de un medio donde niñas y jóvenes deben expresar su voz sino en los ámbitos y en los marcos adecuados que prioricen la protección y el respeto de su interés superior".

"Según las estadísticas el 90 por ciento de los casos de embarazo en la niñez y la adolescencia son producto de violencia sexual. A esa vulneración se suma en muchos casos un embarazo forzado que significa un grave riesgo para su salud", agregó.

Y destacó: "No es natural ser madre a los 12 años. Una niña a esa edad tiene que tener acceso a la educación, la salud, el juego, el bienestar. Queremos niñas, no madres".

Abordaje en Santa Fe

En cuanto al trabajo en la provincia, Llanos detalló: "Para empezar, las personas con menos años tienen más posibilidad de ser menos respetadas. Hace varios años que se viene dando un perfil a la política pública en cuanto a las adolescentes o niñas hasta 15 años. En la provincia de Santa Fe veíamos que si bien venían mejorando los indicadores de salud en relación al acompañamiento de salud sexual y embarazo, notábamos que había una parte de la población a la que no le iba tan bien o no mejoraban del modo pretendido".

"Se vio que era ese sector de la sociedad, las niñas, que no estaban priorizadas. Así que nos focalizamos ahí. Se generaron instructivos para que se mejore, participamos con mayor intensidad en investigaciones locales y regionales con organismos internacionales. Eso ayudó a capacitar a los equipos y fortalecer a la población, siempre desde una perspectiva de garantía de derechos", argumentó.

Sobre las complicaciones en los embarazos en menores, Llanos explicó: "La mortalidad materna a venido bajando en al provincia de Santa Fe. Son muy pocos los embarazos en adolescentes en relación a la totalidad por las políticas públicas que se llevan adelante. Pero al tener más patologías hay mayor posibilidades de enfermar y morir. Últimamente no se han dado casos de muertes por este tipo de casos". 

Al ser consultado sobre algunas creencias que construyen el relato que llevar un embarazo a término ayuda a que la niña abusada salga del ámbito en el que fue vulnerada, Llanos describió: "Para salir del círculo de violencia y de abuso hay que trabajar en muchos aspectos más allá del hecho concreto si llega a término o no el embarazo. Lo primero está en que no se tendría que haber embarazado, y si sucedió el trabajo sobre el entorno que generó esa violencia es fundamental".

"No es cuestión de decir una Interrupción Legal resuelve todo o seguir adelante con el embarazo resuelve todo, no. Es un trabajo integral en el que se tiene en cuenta la decisión de la persona, si sigue o no. Quieren legislar sobre las personas sin tener en cuenta eso, la decisión. Después cada uno accede o no de acuerdo a su voluntad", aseguró.

Por su parte, Colombo opinó: "Cuando una niña de corta edad está embarazada se deduce que ese embarazo es producto de un abuso y por tanto de una vulneración a sus derechos universales. El rol del Estado y las instituciones y también de los adultos y su familia es proteger y velar por el respeto de esos derechos. La intervención frente a los abusos sexuales demanda respuestas que tienen que ser interdisciplinarias e interinstitucionales".

"Además del objetivo fundamental, que es la atención de cada una de las situaciones, hay otro objetivo, no menos importante, que es ir construyendo rutas de acción para la prevención. Por eso es que fortalecer la educación sexual integral es una prioridad para las niñas, niños y adolescentes", concluyó.

¿Te gustó la nota?