Santa Fe

En menos de dos semanas hubo 16 muertos en las rutas santafesinas

Fue en cuatro siniestros viales, entre el 19 y 31 de mayo, en caminos nacionales. Dos ocurrieron en la 11, con tres víctimas fatales; uno en la 34, con tres fallecidos; y uno en la 95 con 10 muertes.

Domingo 02 de Junio de 2013

Hipólito Ruiz

Diario UNO Santa Fe

En las últimas dos semanas, Santa Fe se enlutó con cuatro siniestros viales que se cobraron 16 vidas. Una particularidad fue que se dieron todos en rutas nacionales. El domingo 19 de mayo un auto y un utilitario chocaron de frente en la ruta nacional 34, a la altura de la localidad de Lehmann. Fallecieron tres personas. El sábado 25 un hombre de 62 años murió en la ruta 11, a la altura de Candioti, donde un auto tumbó y uno de sus cinco ocupantes falleció.

La luctuosa lista se iba a ampliar el lunes 27, cuando desde la localidad de Tostado se informaba el fallecimiento de 10 personas en otro impacto frontal sobre la ruta nacional 95. En esa ocasión fueron una pick up y una Fiat Ducato las siniestradas. Hubo 10 muertos y sólo un sobreviviente. El último hecho trágico tuvo como protagonista a dos mujeres que se conducían en moto sobre la ruta nacional 11 y dos kilómetros al norte de Recreo fueron embestidas por una camioneta que conducía el presidente comunal de Candioti, alberto Floriani. Fallecieron en el acto.

En total, fueron 16 víctimas fatales en 13 días. La cifra abultada en tan poco tiempo no es una casualidad del destino. En los últimos años Santa Fe estuvo entre los distritos con mayor cantidad de fallecimientos en siniestros viales. Según datos de la Agencia provincial de Seguridad Vial (aún no se publicaron los correspondientes a 2012), en 2008 fueron 604 las muertes en territorio santafesino por siniestros viales; en 2009, 543; en 2010, 545; y en 2011, 558.

El diputado nacional Fabián Peralta asegura que Santa Fe, en términos estadísticos, tiene un fallecido en rutas por día. “De esa muerte diaria en ruta, el 63 por ciento ocurre en rutas nacionales. Pero hay un agravante más que es que en la provincia tenemos 2.600 kilómetros de rutas nacionales contra 13.000 de rutas provinciales. Por lo que si se hace el promedio de fallecidos por kilómetro, en las rutas nacionales el promedio es muchísimo más alto”, explicó el legislador del GEN.

Peralta sostiene que hay muchas razones que pueden explicar lo que está pasando. Entre ellas enumera la falta de infraestructura adecuada, la superpoblación de autos en rutas que se construyeron hace 60 años pensando en otra realidad, el transporte de un mayor tonelaje de granos, el desguace del ferrocarril en los años 90 y la falta de políticas de educación vial y control tanto en los caminos nacionales como en los provinciales.

“La cantidad de autos hace 60 años era muy inferior a la actual. Hoy tenemos patentados en Santa Fe 1.550.000 autos y en la época que fueron pensadas las rutas nacionales había un millón de autos en todo el país. La cantidad de carga que hoy se transporta es cinco veces mayor a la de esos años”, argumenta.

“Esto –prosiguió– fundamenta nuestro pedido de obras que vienen postergándose permanentemente como la autopista Rosario-Rufino; las autovías de las rutas 34, 11 y la AO12, que es una ruta corta pero que es vital para pensar a la Argentina en términos comunicacionales y en términos del polo sojero cercano a Rosario que le significa al fisco una entrada de dinero muy importante. La infraestructura es una deuda de hace muchos años”.

“Además hay que hacer todo un trabajo educativo y de control que está bastante ausente en las rutas nacionales y que también hay que intensificar en las provinciales. En ese sentido nos pareció positivo la creación de la Policía Vial, que había sido desmantelada durante la gestión de Obeid”, señaló.

Otro de los factores a tener en cuenta es que las rutas 11 y 34 son vías de tránsito internacionales que comunican la ciudad de Buenos Aires con Paraguay y Bolivia respectivamente. En su trayecto esos caminos atraviesan una innumerable cantidad de pueblos y ciudades, lo que complejiza la problemática porque empiezan a convivir en su traza vehículos de gran porte con motos y bicicletas.

En ese punto Peralta agregó: “Las rutas nacionales que atraviesan a Santa Fe, son estratégicas para el país. La 34, además de conectarnos con países limítrofes, comunica a Jujuy, Salta, Tucumán y Santiago del Estero con la ciudad de Buenos Aires. Lo mismo que la 11 y que la 33 que no de casualidad se llama la ruta cerealera”.

El diputado adelantó que mañana se va a realizar una reunión en la ciudad de Rosario para debatir sobre rutas nacionales concesionadas y no concesionadas. “El accidente que ocurrió en Tostado tiene que ver con una ruta nacional no concesionada, como la 95”, acotó Peralta quien al mismo tiempo recordó: “Incluso unos días antes de ese siniestro nosotros presentamos un informe que ubica a Santa Fe entre las cuatro provincias en cuanto a rutas nacionales en peor estado. Y ése fue un informe de Vialidad Nacional”.

El objetivo del encuentro en el sur provincial será escuchar a todas las voces que puedan aportar soluciones a la siniestralidad vial. Participarán organizaciones de usuarios viales, referentes de los poderes del Estado, de empleados de peajes y grupos económicos.

“Pero –advirtió– en la medida en que no se analice estratégicamente cómo se comunica el país, cómo se transportan a los pasajeros y las cargas, en lo que tiene que entrar una mirada sobre las rutas y los ferrocarriles, siempre va a ser parche sobre parche”.

“Esto hay que pensarlo ya porque la Presidenta lanzó el plan agroalimentario que prevé para el 2020 160 millones de toneladas anuales de cereal, un 60 por ciento más de lo que tenemos hoy. Siete años parecen mucho, pero tenemos que tener las rutas para transportar ese cereal y, entonces, no es tanto tiempo”, concluyó.

La problemática de la seguridad vial no es patrimonio exclusivo de Santa Fe. Incluso en la Cámara de Diputados de la Nación duerme un proyecto que tiene media sanción del Senado para agravar las penas a conductas que atenten contra la seguridad vial. La complejidad del tema exige que el Estado, en todos sus niveles, tome la decisión política para encarar las acciones necesarias en obras y prevención que permitan un abordaje integral de la temática en busca de una solución definitiva.

¿Te gustó la nota?