Santa Fe

Intervienen una obra provincial para evitar anegamientos

Esa maniobra permitirá que de ahora en más no se acumule agua en la zona de Peñaloza y Gorriti

Martes 13 de Noviembre de 2018

Tras un pedido realizado por la Municipalidad al Ministerio de Obras Públicas de la provincia, se realizaron tareas en la zona de Peñaloza y Gorriti, para impedir la acumulación de agua de lluvia en ese sector de la ciudad.

Es que por la remodelación inconclusa de avenida Peñaloza, que realiza el Gobierno provincial, el agua se acumula en la zona y genera inconvenientes. Este proyecto no respeta el diseño original presentado en su momento por la Ciudad, que era una doble mano hasta Almonacid (hacia el norte), con cantero central y con sus respectivos desagües en ambos laterales. De hecho, el entubado que estaba en la mano este de Peñaloza, se encontraba anulado.

Esta situación sumada a que la zona está en obra, y frente a inclemencias como la que vivió la ciudad desde el domingo a la madrugada, generó que el sector se anegue, afectando principalmente el acceso a la Escuela Especial Nº 2.026 Jardín de la Esperanza, ubicado en esa intersección.

El secretario de Obras Públicas del municipio, Ricardo Alcaraz, explicó que “debido a la acumulación de agua que se producía en la zona de Gorriti y Peñaloza, se le solicitó a la empresa contratista que está haciendo la obra de Peñaloza para la provincia, hacer una acometida al desagüe existente sobre la vereda este de Peñaloza que conecta con el desagüe de Gorriti”.

El funcionario explicó que “lo que se planteó es liberar esa zona para que cuando el nivel del canal que corre paralelo a Peñaloza del lado este se eleve –porque el Callejón El Sable, que es el desagüe que tiene que salir hacia Aristóbulo del Valle, se encuentra con niveles muy altos-, el agua empiece a escurrir hacia el desagüe de Gorriti”. “Al liberar ese desagüe existente que había anulado la empresa, se va a poder conectar con el desagüe Gorriti y de ahí el agua podrá seguir curso hacia canal Norte, y por el canal Norte drenar sin problemas”.

“Eso es lo que se le solicitó a la empresa y es lo que están haciendo: básicamente es descubrir el caño anulado a la profundidad que se encuentre, hacer una limpieza de la zona y hacer un escorrentía, para que el agua pueda dirigirse hacia la zona que estamos planteando”, señaló el funcionario.

Tapón hidráulico
Al tema en cuestión también se refirió el secretario de Recursos Hídricos de la Ciudad, Felipe Franco. “El sistema de la Cuenca Roca arranca en lo que es Callejón Aguirre y descarga hacia Callejón El Sable, que después deriva en Aristóbulo del Valle y obviamente tiene que drenar hacia la laguna Setúbal por Canal Roca”, describió el funcionario municipal.

“Está el reservorio del Roca que tiene compuertas que descargan el agua por gravedad y la estación de bombeo. Se utilizan las motobombas y las electrobombas para generar una mayor generación del fluido, que no solo tiene que evacuar el sistema propio de la ciudad sino que también recibe un caudal importante que viene desde el norte, fundamentalmente de la zona de Ángel Gallardo y Monte Vera”, agregó Franco.

En este punto recordó que “debido a que aún el Canal Las Mandarinas no está totalmente concluido, sobre todo en el rasante que debe tener, porque hay dificultades técnicas para hacerlo y el Ministerio de Infraestructura y Transporte de la provincia nunca lo concluyó, toda esa agua excedente genera una especie de tapón hidráulico a la salida por el Canal Roca y lentifica los escurrimientos de avenida Peñaloza hacia el punto de descarga”, explicó.

El funcionario brindó precisiones de lo hecho hoy: “Tratamos de restablecer lo que era una circulación anterior a la obra de avenida Peñaloza que es la vinculación con Gorriti a partir de un conducto de 800 mm de diámetro que tomaba el canal oeste de Peñaloza y la descargaba hacia el sistema de Cuenca Flores”. “Al tener esa obstrucción hidráulica por el sistema Roca, obviamente este canal puede aliviar el flujo, haciendo un trasvasamiento de agua hacia la Cuenca Flores”, indicó el secretario de Recursos Hídricos de la ciudad.

Franco añadió que esta tarde, “la Cuenca Flores ya estaba bastante descargada y permitió sanear y disminuir el grado de anegamiento”.
Finalmente señaló que “todo esto se podría haber disminuido, claro, habiéndose terminado por completo el sistema de Avenida Peñaloza ya que hubiera contado con más captaciones y una menor incorporación de sedimentos y escurrimiento. La obra que se estaba haciendo en el jardín no solo no concebía el concepto de la obra de Peñaloza, sino que además a su vez había anulado este desagüe que abrimos esta tarde”.

¿Te gustó la nota?