Santa Fe

Ironici, los desafíos tras la intervención

Alejandra Ironici –la primera mujer trans en ser operada en un hospital público– retomó este lunes sus actividades laborales en la ciudad. El 22 de mayo la santafesina fue sometida a una intervención quirúrgica de readecuación sexual en el Hospital Gutiérrez de La Plata.

Lunes 10 de Junio de 2013

Alejandra Ironici –la primera mujer trans en ser operada en un hospital público– retomó este lunes sus actividades laborales en la ciudad. El 22 de mayo la santafesina fue sometida a una intervención quirúrgica de readecuación sexual en el Hospital Gutiérrez de La Plata.

“Físicamente estoy todavía con dolores propios del posoperatorio. Pero afortunadamente no hay infección urinaria, ni sangrados, ni hematomas”, contó en diálogo con Diario UNO y agregó: “Ahora tengo que tener algunos cuidados y usar productos específicos para evitar cualquier tipo de infección”.

A partir de ahora tendrá que realizar controles mensuales y luego serán cada tres meses a fin de poder tener una recuperación completa. “El aparato urinario está muy bien”, detalló.

Alejandra se refirió a los cambios que tuvo más allá de lo físico y cómo ahora se siente una mujer mucho más completa. “Siento todo tipo de cambios. Ahora siento la paz que me da salir con la ropa que me gusta a la calle sin preocuparme. Estoy feliz. Hoy puedo sentirme la Graciela Alfano santafesina”, bromeó.

Seguir la lucha

Antes de realizarse la cirugía se desató una fuerte polémica por el costo de la intervención y qué cantidad de dinero cubriría Iapos, la obra social que Ironici tiene. En ese sentido, ella siempre aclaró que al ser una operación en un hospital público no se le cobrarán los honorarios de los médicos y que desconoce la suma total que el nosocomio puede llegar a solicitar a la obra social.

“Estoy esperando el llamado telefónico del director del Iapos para ver cómo resolvemos lo que sucedió. Porque se dijeron muchas cosas que no son verdad”, remarcó y, consultada sobre cuáles cree que serán los puntos a reconocer por parte de la obra social, añadió: “Supongo que serán gastos de internación y materiales descartables que se utilizaron en la cirugía y en la recuperación”.

Por último, Alejandra indicó que este gran paso, que fue uno de los más esperados a lo largo de toda su vida, le da empuje para continuar con su lucha y la de sus compañeras trans. “Quiero seguir luchando por los derechos de las personas trans para que se puedan operar. Quiero hacer el puente mediador para facilitarles la espera, para acompañarlas y ayudarlas”, sostuvo y añadió: “Un tema a tener en cuenta es la falta de recursos que hace que se generen retrasos en el acceso a estos derechos”.

¿Te gustó la nota?