Santa Fe

La atención pediátrica crece en sanatorios de la ciudad y es difícil conseguir una cama

Como ocurre en el Hospital de Niños, la mayoría de los sanatorios trabajan al límite de su capacidad. Muchos ya ocuparon todas sus camas y deben hacer derivaciones.

Miércoles 01 de Junio de 2022

De la misma forma que el hospital de Niños, Orlando Alassia, clínicas y sanatorios de la ciudad atienden al límite de su capacidad.

UNO Santa Fe dio cuenta que algunos efectores privados de esta capital no tienen camas libres en internación pediátrica y deben hacer derivaciones, tarea que no es sencilla ya que muchos sanatorios se encuentran en la misma situación.

En este contexto de alta demanda, conseguir una cama pediátrica se convirtió en un verdadero desafío en un sector (el privado) en el que no suelen abundar, más allá del actual escenario.

Según pudo saber este medio, al martes de esta semana, en al menos tres sanatorios no quedaban camas disponibles.

LEER MÁS: El Alassia, al límite, suspende cirugías para liberar camas

Al igual que en el Alassia, la mayoría de las patologías que se atienden son respiratorias y por gastroenteritis.

Cabe aclarar en esta ciudad, el sector privado de salud tiene escasa capacidad en internación pediatría, una situación que ocurre también a nivel nacional. No así en las áreas de neonatología donde los sanatorios han crecido en servicios.

En este sentido, los efectores públicos son los que absorben la mayor demanda en internación pediátrica.

En Santa Fe, el Hospital Alassia va camino a duplicar la cantidad de camas en el área de terapia intensiva.

El Dr. Osvaldo González Carrillo, director del Hospital de Niños dijo este martes que la concurrencia diaria de pacientes a la guardia supera los 400 por día.

"Nos crea una alta congestión en la guardia y sobre todo en la sala de internación transitoria, donde nosotros tenemos 22 camas", indicó. Explicó que por estos días llegaron a "tener 26, 30 chicos, esperando la definición por si se internan o si se van de alta".

Preciso que - a este martes - quedaban "cuatro o cinco camas libres en internación" y solo dos en cuidados intensivos. "La mayor dificultad que tenemos es en terapia intensiva pediátrica y neonatal", advirtió.

Indicó que "en terapia intensiva tuvimos que casi duplicar las camas. Tenemos normalmente 12 camas, estamos en 21 y la intención es llegar a 25 camas para poder atender a los pacientes".

"Hoy tenemos 20 pacientes internados en terapia intensiva. Ampliamos las camas en neonatología, donde tenemos muchos pacientes, algunos de bajo peso; pero ahí tenemos la facilidad que hay otros sectores de neonatología en la ciudad, como el hospital Cullen e Iturraspe", comentó.

Por último, comentó que "la mayoría de los internados son menores de tres años y son por cuadros respiratorios. En los dos años de pandemia los chicos estuvieron aislados, en su domicilio, no tuvieron contacto con otros chicos, el uso de barbijo era universal, el lavado de manos. Cuando estos hábitos cayeron, aumentó el contacto y facilita el contagio. Durante esos dos años, no estuvieron en contacto con los virus habituales y no crearon la memoria inmunológica.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario