Santa Fe

Las irrisorias multas a Assa por contaminar el agua

La resolución del Enress, con multas a Assa y la exención del pago de tarifa a vecinos afectados no puede ejecutarse porque no hay quorum en el directorio

Domingo 29 de Mayo de 2022

Finalizado el proceso sancionatorio a Aguas Santafesinas (Assa) por el incidente en la red de agua de barrio Candioti en septiembre del año pasado, UNO Santa Fe tuvo acceso a la resolución que redactó el Ente Regulador de Servicios Sanitarios de Santa Fe a través de la cual estableció las infracciones en las que incurrió la empresa, definió multas y dispuso beneficios para los vecinos damnificados.

Las multas económicas fueron por el incumplimiento de cuatro puntos, todos probados por el organismo de control, y que fueron tipificados. Uno fue por infracción al reglamento de usuario y tres por contrato de vinculación. El resultado final fue la irrisoria multa de 87.500 pesos: dos de $2.500, una de $7.500 y otra multa por $75.000.

LEER MÁS: Policroruro de Aluminio: revelan cómo ingresó a la red de agua la sustancia que afectó el servicio

Por otro lado, la resolución dispone que se los exima a todos los usuarios de la zona, afectados por esta situación, del pago de la tarifa de los meses de septiembre y octubre de 2021 o la devolución de las sumas abonadas.

Cabe recordar que un rápido accionar del Enress, a través de su laboratorio de análisis físico – químico, determinó que los parámetros de turbiedad, pH, manganeso, aluminio y plomo se encontraban por encima de los límites admitidos.

Sin embargo, si bien las sanciones ya fueron definidas (incluso aconsejadas por el área jurídica) no podrán ser ejecutadas y, al menos hasta el momento, la empresa Assa no deberá afrontar las insignificantes multas, como así tampoco el beneficio a los usuarios perjudicados de no pagar la factura por un bimestre.

LEER MÁS: El Enress enumeró las graves infracciones de Assa en Bº Candioti y pidió sanciones

La situación obedece a que dicha resolución del Enress no tiene la firma de sus directores, una condición necesaria para que la misma se efectivice. Es que actualmente el directorio no tiene quorum para aprobar las resoluciones que llevan adelante los profesionales y equipos técnicos.

Desde hace un mes, solo hay un director de los cinco con los que el Enress debería funcionar. Ello se debe a la finalización del mandato que tuvieron dos de ellos. Si bien el organismo no tenía la composición completa, tres directores les permitía alcanzar el quorum para funcionar con normalidad.

LEER MÁS: Tres muestras de agua revelan que no es para consumo humano

La situación es diferente ahora. Al tener un solo director, el Ente Regulador se encuentra limitado en su accionar. Para completar los cargos es necesario que el Ejecutivo envíe los pliegos a la Legislatura y que la Asamblea Legislativa los apruebe, algo que hasta la fecha no ocurrió.

Con respecto al bajo costo de las multas, fuentes vinculadas al Ente reconocieron a UNO que el valor de las sanciones pecuniarias quedaron atrasadas y que se encuentra bajo revisión, para lo cual será también fundamental que el órgano complete su directorio.

servicio agua candioti 2.jpg
Las irrisorias multas a Assa por contaminar la red de agua en Candioti y que no pueden ejecutarse

Las irrisorias multas a Assa por contaminar la red de agua en Candioti y que no pueden ejecutarse

Los cuatro incumplimientos de Assa definidos por el Enress

El Ente Regulador de Servicios Sanitarios estableció que Assa incumplió cuatro aspectos. El primero de ellos tiene que ver con el deber establecido en el artículo 36 del Reglamento del Usuario vinculado a informar de inmediato a los consumidores a través de medios de comunicación la existencia de anomalías en la calidad de agua. Añade que tampoco proporcionó información adecuada y veraz. Por esta infracción, se determinó una multa de $2.500.

El segundo Incumplimiento es no haber informado de manera inmediata al Ente Regulador la existencia de una anomalía en la calidad del agua, y aplicó otra multa por el mismo monto, de $2.500

El tercero está vinculado a la omisión que realizó Assa en el proceso de control de calidad de agua establecido por producir la inyección de PAC (Policloruro de Aluminio) directo a la red de agua al no funcionar una válvula de retorno instalada en el sistema; por lo que determinó una multa de $7.500

El último incumplimiento se presenta como el más relevante de todos, así también lo pone de manifiesto la multa que fue de $75.000. Fue por no cumplir con los parámetros de calidad pH, aluminio, plomo, manganeso y turbiedad; elementos que excedieron los límites establecidos conforme a las muestras que se habían tomado. En esa línea advierte sobre consecuencias graves potenciales, en función del riesgo creado para la salud de la población.

Qué ocurrió

UNO Santa Fe adelantó el 23 de septiembre del año pasado que el insumo químico que ingresó a la red y provocó las altas concentraciones de aluminio en el agua fue policloruro de aluminio, hizo que el agua no cumpla con los parámetros de calidad y no se pueda consumir.

El fenómeno comenzó a mediados de septiembre de 2021, cuando los usuarios denunciaron un "agua espesa" en la que predominaba "una sustancia blanca".

Assa concluyó, luego de varias horas de purgado (limpieza) sin cambios en la anomalía, "que al revisar sus instalaciones internas de la planta potabilizadora detectaron que la fuente del problema se encontraba en una estación de dosificación de PAC (Policloruro de Aluminio) que funciona con el aporte de agua de red, mediante un sistema de inyección".

Según las aclaraciones de la compañía plasmadas en un informe del Enress, se produjo "una obstrucción en la cañería interna" y falló una "válvula de seguridad". Esa situación, según ese documento, "generó un reflujo que infiltró y se contaminó la red externa".

El Enress tomó muestras de agua para analizar. Una muestra tomada el 15/09/21 en un domicilio ubicado en Calchines al 1500 detectó "anomalías en el pH, turbiedad, manganeso y aluminio".

Ese mismo día se tomaron muestras de agua en Sargento Cabral al 1000. El análisis químico y microbiológico detectó la presencia "de anomalías en el pH, turbiedad, manganeso, aluminio y plomo".

Un día después (16/09/21) una tercera muestra, tomada también en Sargento Cabral pero al 1100, reveló la presencia en el agua de "anomalías en el pH, manganeso y aluminio".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario