Santa Fe

Pirotecnia: ¿qué no se podrá comprar en estas fiestas?

Desde diciembre se prohíben nuevos productos en la ciudad conforme a la aplicación paulatina de la ordenanza vigente que declaró a Santa Fe “territorio libre de pirotecnia” 

Lunes 03 de Diciembre de 2018

A fines del 2017 el Concejo Municipal aprobó por unanimidad una ordenanza que declaró a la ciudad “territorio libre de pirotecnia”, la 12.429. La misma preveía una aplicación progresiva y, sin modificaciones, fue a los pocos días sancionada y reglamentada por el Ejecutivo.

Con la norma en plena vigencia se comenzó a contar desde ese momento el plazo otorgado de dos años para su aplicación, siendo la fecha definitiva de prohibición total de “los elementos de pirotecnia y cohetería” en la ciudad el 7 de noviembre de 2019.

Hoy estamos en la mitad de este “pulmón” que contempla el artículo 6 de la ordenanza para la aplicación paulatina de prohibición, comenzando por los productos de pirotecnia de mayor peligrosidad o impacto ambiental, hasta cumplir con la ordenanza que establece la restricción total.

Fiestas en paz: este año nada de estruendo

Recién este fin de año los vecinos y comerciantes de la ciudad van a notar menos ruido en los festejos con la reducción de productos de pirotecnia conforme a la reglamentación de la prohibición vigente.

El año pasado, por la cercanía de la fecha de sanción de la ordenanza con las fiestas de Navidad y Año Nuevo, se permitió la venta con normalidad en favor de los comercios que ya tenían el stock de productos disponibles. Pero en estas fiestas ya no se podrá vender en la ciudad una importante lista de productos de pirotecnia de alto impacto sonoro.

El 30 de junio de 2018 se aplicó la primera etapa de reducción de productos pirotécnicos y de cohetería. De esta manera, y conforme a la reglamentación de la ordenanza, se prohibió la venta al público de morteros, morteros con bomba de estruendo o bomba de estruendo de más de dos pulgadas de diámetro en los tubos componentes del producto.

La semana pasada la Secretaría de Control, que es el órgano responsable del cumplimiento de esta normativa, confirmó a este medio que remitió a la Secretaria de Gobierno una ampliación en ese listado, cuya prohibición de venta y manipulación comenzó a regir a partir del 1 de diciembre.

Se trata de: petardos de diámetro mayor a 1 pulgada o longitud mayor a 4 pulgadas; baterías de estruendo, aéreas y terrestres, en todas sus formas y calibres; tortas de estruendo, en todas sus formas y calibres; tortas de efectos lumínicos o fumígenos, con morteros de más de 2 pulgadas de diámetro; fuentes de estruendo; volcanes de estruendo; mortero con bomba de estruendo, en todos sus calibres; mortero con bomba recargable de estruendo, en todos sus calibres; bomba de estruendo, en todos sus calibres.

Además indicaron que se implementará en este mes los operativos habituales para el control de la venta ambulante de cualquier producto o artificio de pirotecnia.

¿Qué se prohíbe desde noviembre de 2019?

La norma impulsada por el concejal Ignacio Martínez Kerz establece la prohibición en todo el ámbito municipal de “la tenencia, fabricación, manipulación, circulación, transporte, comercialización, depósito y expendio al público mayorista o minorista y uso particular, de todo elemento de pirotecnia o cohetería”. Esto elimina entonces toda la actividad relacionada con la pirotecnia en la ciudad. Incluso prohíbe expresamente su “uso”, ya que sino uno podría comprarla en alguna localidad vecina donde no hay una norma similar, como ser por ejemplo las vecinas ciudades de Rincón o Recreo.

No obstante la ordenanza aclara en su artículo 3 la definición de los elementos prohibidos y dice que a estos fines “se considera artificio pirotécnico o de cohetería al destinado fundamentalmente a producir combustión o explosión, efectos visibles mecánicos o audibles, estando incluidos todos aquellos que se enciendan o accionen mediante el uso de mecha, combustión o fricción”. Con esta descripción, para los especialistas en la materia, se incluye a todos los productos que actualmente se comercializan en el rubro. Al respecto, la ordenanza no especifica en su texto original la tipificación de los productos, ni tampoco hace aclaraciones en cuanto a tamaño, intensidad sonora, ni elementos contaminantes. Encuadra al objeto de la prohibición en una definición más amplia.

"La ordenanza es restrictiva, tiene plena vigencia y no tuvo ninguna observación", sentenció el edil Martínez Kerz. "Es un proyecto que peleamos durante 6 años en el Concejo, con el apoyo de los padres de chicos con autismo, de ONGs de protección animal, diferentes instituciones y más de 10 mil firmas", recordó. 

La excepción a la regla

Como toda norma, tiene sus excepciones. De esta manera se prevé la utilización de los elementos prohibidos solo en los siguientes dos casos y con las determinadas condiciones: los “particulares e instituciones públicas o privadas” en la “organización y realización de espectáculos de fuegos artificiales visuales” contando con la debida “autorización previa del Departamento Ejecutivo Municipal y/o quien éste designe como autoridad de aplicación competente”; y “las Fuerzas Armadas y de Seguridad, y a sus integrantes, en el ejercicio de sus funciones específicas”.

Multas

La norma estipula además las sanciones para los que no la respeten. La primera infracción será penada con multa de "un salario mínimo, vital y móvil" (que desde el 1º de julio de 2018 es de $10.000) y decomiso de mercadería. En la segunda infracción, la multa será de "dos salarios mínimo, vital y móvil, decomiso de mercadería y clausura del comercio por un día"; y la tercera multa de "tres o cuatro salarios mínimo, vital y móvil, decomiso de la mercadería y clausura del comercio de dos o cinco días".

Reclamo de empresarios

Por su parte, los empresarios del sector insisten en que la norma municipal es "inconstitucional" y desde la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales iniciaron acciones legales tras la sanción en Santa Fe. Hasta ahora acataron la ordenanza, pero piden que se revea.

"Se aprobó una ordenanza municipal que es inconstitucional porque no puede prohibir algo que es de venta libre por ley nacional. Hoy nuestra actividad está regulada por la Ley 20.429 u es una actividad legal y legítima", sentenció Ezequiel Asquinasi, director de Relaciones Institucionales de CAEFA. Entre sus argumentos insistió en que "es una norma que destruye empleo" y agregó: "Hay 60 mil familias en el país que viven de la pirotecnia; y en la provincia de Santa Fe, donde incluso hay fábricas, son alrededor de 10 mil".

Finalmente el referente de la cámara empresarial sostuvo que realizaron "acciones judiciales para garantizar el derecho a trabajar, la vigencia de las leyes y el derecho de la población" y recordó que ya "la Justicia dictaminó la inconstitucionalidad de normas similares; lo hizo la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires y la Justicia de San Juan en los municipios de Rivadavia y Santa Lucía", dijo.

¿Te gustó la nota?