Sentimiento intacto: "Sueño con volver al Tate"

En su paso por Santa Fe y antes de arrancar la pretemporada con Belgrano de Córdoba, César Pereyra, el goleador del fútbol argentino, habló de todos los temas y, obviamente, se refirió al club de sus amores: Unión.

Lunes 06 de Enero de 2014

Claudio Cáplan

ovacion@unosantafe.com.ar

El presente marca que César Emmanuel Pereyra es el actual goleador del fútbol argentino en Primera División y, como es una costumbre, pasó sus vacaciones en Santa Fe. El delantero compartió sus días en la ciudad en una quinta junto a su señora Carolina y con la visita constante de amigos del matrimonio. Antes de volver a las actividades con el plantel de Belgrano, el atacante habló con Ovación sobre lo que fue el 2013 y obviamente que también se refirió a Unión, club del cual es hincha.

“La verdad que estas vacaciones las disfruté al máximo porque necesitaba descansar después de lo que fue el año pasado y el 2012 para mí, por todo lo que viví con las lesiones. Así que me desenchufé de todo”, tiró el jugador Pirata.

—¿Esta última etapa en Córdoba fue complicada?

—El segundo semestre del 2013 fue muy duro, muy desgastante, por suerte todo el sacrificio que hice en junio y julio para ponerme bien desde lo físico tuvo su premio, creo que nos merecíamos un descanso como el que tuvimos, tranquilos.

Las benditas lesiones

“Nunca me había pasado nada grave desde lo físico, salvo alguna que otra contractura, pero no lo que me sucedió. La verdad que lo que me pasó me cortó al medio, estuve siete meses parado (se lesionó en el peroné derecho). Además, cuando empecé a jugar me tuve que operar de nuevo, fue un golpe muy duro pero gracias a Carolina mi esposa, a los amigos y a los médicos revertimos todo ese momento para el olvido”, dijo el Picante.

Inmediatamente, luego de contarle a Ovación sobre cómo fue el momento que atravesó por las lesiones, el hombre nacido en Villa Ocampo contó cómo fueron sus días de recuperación. “No te voy a mentir, cuando me pasó lo de lesión me sirvió para saber quiénes estuvieron al lado por interés y los que se quedaron por lo que soy fuera del fútbol. Eso me hizo abrir los ojos sobre muchas cosas, porque hasta gente que nunca había cruzado ni una palabra me llamaron o mandaron un mensaje”, afirmó.

—¿Te llamaron de Santa Fe?

—Sí, mis amigos y de Unión, club que todo el mundo sabe que soy hincha. Los únicos que me hablaron fueron Miguel Ponce y Roberto Mernhes. Eso hace también que piense sobre muchas cuestiones, pero ya está… Sé con quiénes puedo contar. En las buenas es fácil estar, el tema es en las malas”.

—¿Hasta qué punto influyó tu mujer en el estado de ánimo para sobrellevar el tiempo que estuviste fuera de las canchas?

—Caro es todo en mi vida, es lo más importante que me sucedió. El haberla tenido como ahora lógicamente, pero en el momento de las lesiones fue vital. Ella fue y es mi contención, fue la que lloró conmigo, la que soportó mis fastidios porque no era fácil vivir cuando supimos lo que me había sucedido y ni que hablar con el proceso de recuperación, porque aunque iban amigos o conocidos a levantarme el ánimo y lo lograron, cuando quedaba solo me ponía mal de nuevo y Carolina estuvo para bancarme”, contó César sobre su señora, recordando que hace poco más de un año juega para el equipo de los casados.

El goleador argentino

“Nunca se me pasó por la cabeza pensar que iba a ser el goleador de un torneo de Primera en Argentina, pero no sólo por lo que es nuestro fútbol sino por lo que es mi característica en la cancha... Por ahí fue el premio al sacrificio”, manifestó el jugador, que marcó 11 goles, pero que la AFA le otorgó 10 tantos.

—¿Sos consciente de lo que significa ser el goleador de Primera?

—La verdad que todavía no caigo porque soy muy tranquilo. Pero mi gente cada fecha que pasaba y metía un gol comenzaba a ponerse ansiosa hasta el día de los partidos de la definición del torneo, apenas se terminó eso todos me llamaron para felicitarme y me hicieron una fiesta tranqui en mi departamento.

—¿Pensás que por ser el goleador fuiste el mejor atacante del certamen?

—No sé si ser el goleador marca que fui el mejor aunque tal vez sí estuve entre los más destacados, pero lo tomo con calma. Aunque es un gran orgullo, el fútbol tiene estas cosas, por ahí te quita algunas o muchas y también te premia, ojo también todo se da a base de mucho sacrificio y eso lo vengo haciendo desde que llegué a Unión, en esta profesión hay que ser paciente.

Tema recurrente: Unión

Cuando el fútbol se lo permite, así como fue en estas vacaciones, viene como siempre a Santa Fe y es inevitable preguntarle por el club de sus amores, Unión, y todo lo que significa para él la entidad de la Avenida.

“Sueño con volver a Unión, quiero retornar acá porque soy hincha y porque los colores tiran a pesar de muchas cosas malas que me hicieron sentir algunos, ojo… no todos, pero fueron duras las que pasé. Aunque no quiero venir a retirarme al club en las últimas, para mí no tiene sentido ponerme la camiseta para despedirme. Ojalá que no me hayan cerrado las puertas, sería feo que no me dejen entrar a mi casa”, tiró el futbolista del Pirata cordobés.

—No hace mucho te fueron a buscar...

—Es cierto, pero la realidad marca que hoy hay un club que tiene derechos sobre mí, por lo menos hasta el 2015. Tal vez ahora no es el momento. Otro tema es que cuando me fui del club no pudieron arreglar mi situación y al año siguiente me fueron a buscar… Por eso digo que el fútbol es muy loco en algunos temas, pero es mejor dejar las cosas así.

—Ahora con el paso del tiempo, ¿te quedó algo por decir, después de todo lo que siempre giró alrededor tuyo cuando te fuiste de la institución?

—No sé, el tiempo fue testigo de muchas cosas, ya hablé demasiadas veces sobre mi ida de Unión, eso lo sufrí mucho porque se me juzgó demasiado, pero no puedo seguir contando siempre lo mismo… Sí es cierto que se dijeron muchas cosas de mí para dejarme mal parado.

“Cuando me fui algunos se encargaron de ensuciarme sin necesidad, más allá que muchos recriminan que cuando estuve nunca ganamos nada y es cierto, pero yo soy hincha de Unión, lloré por el club y sufrimos con muchos chicos esa época. Porque la cara la pusimos nosotros, con la gente adentro y fuera de la cancha”, disparó el delantero.

—¿Qué es lo que más te duele todavía, si es que hay algo que el tiempo no curó?

—Nunca me imaginé una recepción tan fea como cuando volví con otra camiseta, me escupieron, me tiraron cosas, me putearon en mi casa y eso fue muy feo… me hizo pelota. Vi gente que hizo todo eso y que cuando yo jugaba acá me saludaba y alentaba. Todo pasa dicen muchas veces, pero siempre algo queda. Me fui de Unión con la frente bien alta porque no le robé a nadie y a pesar de todo, el sentimiento no se cambia, como te dije antes espero volver a club.

¿Te gustó la nota?