Unión

Azconzábal y Unión se volvieron más pragmáticos

En la primera etapa como DT de Unión, el Vasco Azconzábal priorizaba el arco rival sin hacer hincapié en lo defensivo. Pero esa postura se fue modificando

Martes 31 de Agosto de 2021

Si algo se le criticaba a Juan Manuel Azconzábal en sus primeros partidos como entrenador de Unión, era el desequilibrio que mostraba el equipo. Intentaba ser protagonista priorizando el arco rival, pero descuidando el propio. Por ello, en la Copa Diego Maradona, era de los equipos que más goles hacía, pero terminó siendo uno de los más goleados.

En 11 partidos de ese torneo, convirtió 18 goles, pero le anotaron 19. Por ello, el entrenador rojiblanco tomó nota y esa postura se fue modificando en el primer semestre del año en la Copa de la Liga. En ese certamen, Unión disputó 13 partidos, convirtiendo 12 goles y sufriendo 14. Bajó la cantidad de goles a favor, pero también los goles en contra.

Y esta cuestión se vio reforzada en la actual competencia. En los nueve partidos que el Tate lleva jugados, convirtió 10 goles y le marcaron también 10. Pero cuatro de ellos se los anotaron en un solo partido (River). Y también en un partido convirtió cuatro (San Lorenzo).

LEER MÁS: Casi seis meses después, Unión ganó dos partidos seguidos

En consecuencia, se convirtió en un equipo más equilibrado, priorizando el orden defensivo, con un esquema de tres marcadores centrales y dos laterales. El DT comenzó a pensar más en su arco y una prueba de ello fue el partido ante Argentinos, en donde se defendió a lo largo de todo el partido.

Ya no lo desvela tanto tener el balón como en aquellos primeros partidos. Intenta que Unión sea un equipo más pragmático, dejando de lado ciertas ingenuidades que en el pasado pagó muy caro. Algunos dirán que el Vasco se "bilardizó", en clara referencia a Carlos Bilardo y el legado que dejó en Estudiantes, en donde se formó Azconzábal.

Un dato que refuerza esta afirmación, da cuenta que en los tres partidos que Unión ganó tuvo menos la pelota que su rival. En el 4-0 ante San Lorenzo tuvo una tenencia del 35% contra el 65% del Ciclón. En la victoria 1-0 ante Godoy Cruz fue del 47% contra el 53% del Tomba. Y frente a Argentinos 1-0, de apenas el 27% contra el 73% del Bicho.

LEER MÁS: Corvalán, sincero en Unión: "No hay que conformarse"

Así las cosas, el equipo ya no padece jugar sin la pelota. Anteriormente al equipo le costaba defenderse sin el balón porque no tenía los intérpretes para hacerlo. Pero los jugadores se fueron adaptando y agregando una dosis de sacrificio y el ejemplo más concreto es Ezequiel Cañete que llegó para jugar de delantero y hoy es volante central.

Ese sacrificio para recuperar el balón se advierte en todos los futbolistas. A lo de Cañete se le suma el despliegue de Kevin Zenón, de Gastón González de Marco Borgnino, todos futbolistas de características ofensivas, pero que cumplen de manera obediente y disciplinada el retroceso a posiciones defensivas.

Está claro que esto es fútbol y en una semana puede cambiar todo. Lo que hoy está bien, mañana puede estar mal, pero el dato concreto y así los indican las estadísticas, es que Unión cambió la forma de jugar. Y que Azconzábal se volvió más pragmático, entendiendo el contexto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario