Unión

La debacle de Unión post Nacional de Uruguay

En poco más de dos meses, Unión perdió juego, protagonismo, carece de gol y los resultados son adversos. Un mismo plantel que fue de mayor a menor post Nacional

Martes 20 de Septiembre de 2022

¿Qué le pasa a este Unión? La pregunta es constante y las respuestas seguramente no convencerán a sus hinchas, que ya perdieron la paciencia y despidieron con silbidos al equipo luego de una nueva derrota en el 15 de Abril.

El punto más alto de este año deportivo se dio en Barranquilla con aquel 4-0 frente a Junior que lo depositó en los octavos de final de la Copa Sudamericana. Venía Nacional de Uruguay, un grande del continente, pero bajando de la Copa Libertadores por terminar tercero en su grupo.

La primera bofetada a esa ilusión grande la produjo el Bolso en su estadio (2-0). Pero la sensación era que estos jugadores con una cancha repleta podían dar vuelta la serie, algo que finalmente no sucedió. El 2-1 del Tricolor fue el martes 5 de julio.

Desde esa fecha a la actualidad, al equipo de Munúa le quedan dos competencias por delante, teniendo en cuenta que resolvió por ejemplo utilizar jugadores de Reserva y al mismo DT Marcelo Mosset, para jugar la Copa Santa Fe.

LEER MÁS: El técnico de Unión cambia para que nada cambie

Si el golpe era duro y fresco, una semana después de Nacional fue Banfield (12 de julio) que lo sacó rápidamente de competencia con el 2-1 en la Copa Argentina. Una multitud había acompañado al equipo a San Nicolás y otra vez se retiraba con el ceño fruncido.

Entonces en el horizonte, con un buen colchón de puntos que a la par de otras competencias fueron cosechando formaciones alternativas, solamente quedaban los partidos por la Liga Profesional.

Después de empatar en Santa Fe con Huracán (0-0) y a San Lorenzo en tiempo de descuento (2-2), llegarían dos éxitos en fila: Godoy Cruz 2-1 y Vélez 2-1. En el medio, el frustrado partido en Córdoba por el accidente que sufrió el micro a la salida de Casasol.

LEER MÁS: Munúa con números similares a los de Azconzábal

Sería lo último en cuanto a regularidad de un equipo que empezó a empatar y perder, pero fundamentalmente a no convertir goles, cuando era uno de los que más lo hacía en el certamen. Argentinos, Gimnasia y Estudiantes se llevaron todo, la racha se frenó de manera parcial con Aldosivi y Patronato (ambos 0-0), para ponerse de pie contra Sarmiento (1-0) sin sobrarle nada.

Lo más fresco fueron sendos reveses con Platense e Independiente, ambos 0 a 0. En consecuencia, desde aquel 5 de julio en Santa Fe, hasta esta cáida contra el Diablo, Unión jugó 13 partidos, apenas ganó 3, empató 4 y perdió 6 (13 sobre 39 es el 33,33%), con 8 goles a favor y 13 en contra.

Lo aseveró el propio Munúa: esto es parte del proceso de crecimiento de un plantel que no se caerá y buscará una plaza en la Copa Sudamericana. Los números le dan esperanzas, no los actuales, pero si las unidades en el horizonte. Claro que dependerá de una rápida reacción, futbolística y matemática para atesorar el objetivo buscado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario