Unión

El técnico de Unión cambia para que nada cambie

Pese a los cambios de nombres y de esquema que implementó Gustavo Munúa, Unión no mejoró y ganó un solo partido de los últimos ocho que jugó

Martes 20 de Septiembre de 2022

Unión atraviesa una crisis futbolística que se refleja en las estadísticas. El equipo no juega bien y obtiene malos resultados, al punto tal que ganó un solo partido de los últimos ocho que jugó y en ese lapso tan solo convirtió un gol. Y este muy mal presente es también responsabilidad de su entrenador Gustavo Munúa.

Y es que el técnico uruguayo con mayor plantel que en la temporada pasada, no logró que el equipo juegue bien, salvo aquella racha positiva de siete partidos sin perder (cinco victorias y dos empates). Teniendo a disposición mayor recambio para conformar la formación titular, fue variando de esquemas y nombres sin solución.

De esta manera, Munúa cambió para que nada cambie y por eso más allá de probar y tirar a la cancha a todos los jugadores con los que cuenta, la realidad indica que Unión es un equipo previsible. El DT buscó sorprender con el cambio de sistema para enfrentar a Patronato y mejoró en ese partido y también ante Sarmiento.

LEER MÁS: Munúa con números similares a los de Azconzábal

Pero en los últimos dos, el Tate retrocedió futbolísticamente y en los segundos tiempos contra Platense e Independiente volvió a la línea de cuatro. Pero las carencias fueron las mismas. Juegue quien juegue y sea cual fuere el sistema, la sensación es que Unión solo tiene un plan.

El plantel de Unión cuenta con muchos carrileros para jugar por las bandas y de hecho Munúa les dio chances a todos, pero salvo algunos partidos de Bryan Castrillón, la realidad indica que ninguno logró consolidarse. Y ahora el colombiano atraviesa un bajón futbolístico, lo que agrava aún más las dificultades para desequilibrar por los costados.

Munúa retoca el equipo a veces por necesidad y otras por convicción, pero no se advierte una evolución. Unión se estancó futbolísticamente y a siete fechas del final, el rendimiento claramente va en declive. Por ello es que las chances de clasificar a la Copa Sudamericana comienzan a complicarse.

LEER MÁS: Unión pasó de ser el más goleador al que menos goles marcó

Jugando de la manera en que lo viene haciendo, el objetivo será imposible de alcanzar. Si el técnico no le encuentra la vuelta difícilmente se pueda observar una mejora. Unión llegó a un techo y a partir de ese momento comenzó a descender peligrosamente.

Con más jugadores, Munúa hizo menos y pese a que llegaron refuerzos pedidos por el DT, no logró potenciarlos, lo mismo aplica para los jugadores surgidos de las inferiores. La mayorías de ellos se amesetó como por ejemplo Imanol Machuca y Kevin Zenón, siendo la excepción Juan Ignacio Nardoni.

Quedan siete fechas para el final y tanto el técnico como los jugadores deben producir un cambio radical. Los futbolistas levantar su nivel y Munúa dar un plus desde el banco, no solo sacar y poner jugadores, para que todo siga igual. El revoleo de nombres no es la solución y el entrenador tiene que salir ya de su confusión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario