El Mundo

Macron anunció el aumento del salario mínimo en 100 euros

El presidente francés busca aplacar a los "chalecos amarillos" con un mea culpa y nuevas medidas.

Martes 11 de Diciembre de 2018

El presidente francés Emmanuel Macron salió este lunes de la parálisis y respondió con claridad a las demandas de los chalecos amarillos, un movimiento que expresa el malestar de las clases medias empobrecidas. Entre otras medidas para reforzar el poder adquisitivo, el mandatario anunció una subida del salario mínimo de 100 euros, una mano tendida a los franceses con dificultades para llegar a final de mes. Y entonó un mea culpa por su actitud, percibida como hiriente hacia los más desfavorecidos.

"La cólera que hoy se expresa es justa en muchos aspectos", dijo Macron en un discurso de 13 minutos desde el palacio del Elíseo, sin las citas literarias ni los giros barrocos a los que es tan aficionado. "Sé que a veces he herido a algunos de vosotros con mis palabras", añadió.

Era un gesto de humildad, un intento de reconectar con los franceses, a los que en el último año y medio, desde que ganó las elecciones, ha irritado al hablar, por ejemplo, de "los que no son nada", los "vagos" o "los galos refractarios a las reformas".

El tono es nuevo. Y las medidas apuntan un giro social en un político centrista que había gobernado en el centroderecha. Se abre una nueva etapa en un quinquenio que había entrado en crisis. El impopular Macron, que llevaba más de una semana en silencio, pasó a la ofensiva.

La inesperada subida del salario mínimo en cien euros mensuales a partir de enero es la medida más significativa. Hoy el salario mínimo en Francia es de 1.498,47 euros brutos y 1.184,93 euros netos.

En 2019 las horas extra estarán exentas de impuestos y contribuciones sociales, lo que pondrá más dinero en el bolsillo de los asalariados. El Gobierno pedirá a los empresarios que ingresen a los trabajadores una prima de fin de año libre de impuestos. Y la subida de la CSG, un impuesto para financiar la protección social, se verá reducida para los jubilados que cobran menos de 2.000 euros al mes.

"Hoy quiero decretar el estado de excepción económica y social", dijo el presidente.

Los chalecos amarillos —la revuelta sin líderes que tiene por emblema la prenda fluorescente obligatoria en los automóviles— comenzaron a movilizarse en noviembre. Se oponían al encarecimiento del carburante. La protesta se amplió a la reivindicación de un aumento del mermado poder adquisitivo. Acompañada de manifestaciones que degeneraban en disturbios, amplió el programa hasta exigir la dimisión del presidente.


¿Te gustó la nota?