Judiciales

Destituyeron a Muse Chemes por sus sentencias misóginas: "Es histórico"

Las diputadas que impulsaron las denuncias para que se haga el enjuiciamiento contra Muse Chemes destacaron: "Se está mostrando un cambio de actitud y percepción de la discriminación hacia las mujeres"

Miércoles 25 de Septiembre de 2019

El ahora exjuez de Sentencia en lo Penal de Vera, Nicolás Muse Chemes, fue destituido de su cargo por el Tribunal de Enjuiciamiento de Magistrados este martes por incumplimiento de sus obligaciones legales, ignorancia del derecho y trato degradante contra niñas y adolescentes que habían sido víctimas de abusos. Estaba suspendido desde octubre de 2018 de su cargo como titular, después de intentar en agosto de ese año presentar su renuncia –rechazada por el gobernador Miguel Lifschitz– para intentar evitar el jury.

Si bien lo juzgaron por una extensa cantidad de casos que llevó adelante, el más resonante fue el Caso C. E. R. en 2011, por el que el Estado provincial debió hacer un pedido de disculpas públicas el año pasado en el marco de una extensa agenda reparatoria. Cabe destacar que fueron las sentencias de cinco casos las que se investigaron por el contenido misógino, discriminatorio y estigmatizante de las mismas.

·LEER MÁS: El emblemático caso de violencia sexual contra una mujer santafesina que llegó a la ONU

Antes, se destacó el caso del 16 de febrero del 2016, cuando Muse Chemes absolvió a nueve personas, que habían sido juzgadas como promotoras de la prostitución infantil en fiestas "vale todo", organizadas en la vivienda de la exempleada judicial, Nilda Emilia Clementina "Bibi" Sánchez. Aquel fallo fue revocado un año después por un tribunal de segunda instancia de la Cámara de Apelaciones de Santa Fe, que estuvo conformado por los jueces Carlos Renna, Sebastián Creus y Martha Feijoó. Los mismos condenaron a Bibi Sánchez y a otros ocho hombres que participaron de una especie de orgía con menores de edad. En ese fallo Muse Chemes había escrito: “No se puede corromper lo corrompido”, cuando estaba hablando de menores de 13 años.

La denuncia para que se juzgue a Muse Chemes por su desempeño fue presentada por el procurador general, Jorge Barraguirre, la cual tuvo su correlato en el pedido de destitución realizado por la legisladora Alicia Gutiérrez (SI), que fue acompañado por Luis Rubeo (PJ), Inés Bertero (PS), Verónica Benas (Pares), Silvia Augsburger (Igualdad y Participación) y Jorge Henn (UCR).

Rafael Gutiérrez, Eduardo Spuler y Alejandro Román –en reemplazo de Mario Netri–del Ministerio de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Santa Fe; y Raúl Gramajo, senador por el departamento 9 de Julio, votaron en contra de la destitución de Muse Chemes. Votaron a favor: María Angélica Gastaldi, Roberto Falistocco y Daniel Erbetta del Ministerio de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Santa Fe; el diputado provincial Santiago Mascheroni (UCR) y los representantes de los colegios de abogados.

La diputada provincial Alicia Gutiérrez cuestionó sobre la votación: "Habría que preguntarles a los jueces si están avalando esos fallos, evidentemente acá hubo una defensa corporativa. De alguna manera se está avalando lo que Muse Chemes expresó en sus fallos. Entonces es importante agradecer a quienes votaron a favor de la destitución".

Destituido

Sobre la resolución del Tribunal, Gutiérrez expresó a UNO: "La satisfacción de lograr que un juez con estas características haya sido separado de su cargo, que no solo discriminaba sino que tenía fallos contrarios a lo que marcan las leyes argentinas y los tratados internacionales que el país ha firmado. No es habitual que esto se produzca. Un juez que desconoce el derecho argentino no puede seguir siendo juez. Fue destituido por una cantidad de casos que sucedieron. Nos preocupaba que siguieran existiendo víctimas, niñas, que fueran revictimizadas por un juez".

"Cada juez sabe lo que tiene que hacer. Por supuesto que sienta un precedente que aquellos que no tienen una mirada de género, que violan sistemáticamente las leyes, también pueden dejar de ser jueces por una resolución de este tipo. No quiere decir que esto es una casa de brujas, sino que es un trabajo minucioso de investigación de los fallos de este juez", agregó.

Por su parte, Augsburger observó a UNO: "A quienes impulsamos este proceso nos hubiese gustado que los tiempos sean más cortos. Es un proceso histórico, porque no recuerdo que haya un enjuiciamiento para destituir a un juez. Culmina un proceso y se abre un nuevo tiempo, en el sentido de la ley Micaela donde los agentes del Estado incluida la Justicia tienen la obligación de recibir capacitaciones en perspectiva de género. Si uno revisa el historial del exjuez Muse Chemes encuentra en sus fallos fundamentos contrarios a las convenciones de derechos humanos que ha suscrito nuestro país. Fue una actuación permanente, desconociendo a las víctimas y justificando la violencia de abuso sexual".

Un avance de las mujeres

Asimismo, Augsburger reconoció a las luchas de los movimientos de mujeres en Argentina: "Las organizaciones de mujeres y la sociedad en general están mirando con mucha atención, sobre todo en la Justicia, las decisiones que se toman al respecto. Que no bajen las cifras de los femicidios, que es la expresión más cruel y acabada de la discriminación, muestra de que está fallando la prevención de la violencia hacia esas mujeres. Que esas mujeres previamente, en su mayoría habían recurrido previamente al Estado. En eso la Justicia tiene mucho que ver".

"Fue un fallo dividido, la mayoría fue por la destitución. Creo que muestra cambios en los tiempos que estamos viviendo que han sido empujados por los movimientos de mujeres. Junto con la ley Micaela, que se haya aprobado por unanimidad por la Legislatura santafesina, y acá incluyo la Cámara de Senadores, está mostrando un cambio de actitud y percepción de la discriminación hacia las mujeres por parte de actores del Estado que hasta hace muy poco no estaban viendo esto", aportó.

Caso C. E. R.

En 2011 una joven de 19 años identificada con las iniciales C. E. R. denunció ser víctima de abuso sexual incestuoso desde los 13 años por parte de su padre, quien además repetía su conducta con sus hermanas. El juez de Sentencia en lo Penal de Vera, Nicolás Muse Chemes, lo sobreseyó al considerar que tenía dudas para luego fallar a favor del imputado. En 2012 la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Vera ratificó la sentencia absolutoria del progenitor que quedó firme, ya que el fiscal no apeló la resolución. El hombre volvió a su barrio y organizó una fiesta con familiares y vecinos para festejar su libertad. Las víctimas no fueron notificadas de la sentencia: la conocieron un año después, y tampoco tuvieron representación legal.

El caso llegó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de la mano del Comité de América latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) y del Instituto de Género, Derecho y Desarrollo (Insgenar), que revisó el expediente y las sentencias concluyendo que el acusado fue absuelto en base a concepciones discriminatorias, estereotipos de género y de clase, así como la desestimación constante de los dichos de la víctima y la valoración de la prueba aportada, analizada a través de una mirada justificativa de actitudes violentas. Fue el primer caso del país admitido por la Convención de la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (Cedaw) de la ONU, lo que significó que la Justicia no falló conforme a derecho, ni respetando los estándares ni tratados internacionales.

Cedaw decidió tomar una serie de medidas, y en 2014 Insgenar y Cladem acordaron iniciar una agenda para una reparación histórica con el gobierno de Santa Fe a través de donde, entre otras cosas, se solicita la capacitación y formación de los integrantes del Poder Judicial provincial y todos los entes del Estado; la capacitación a medios de comunicación para resguardar la intimidad de las víctimas en casos de violencia sexual, y un acto público de pedido de disculpas por parte del Estado. Además se acordó una solución habitacional y laboral a C. E. R., una indemnización de daño material y moral de la víctima y el arreglo de su dentadura.

El acuerdo luego se alcanzó en 2016 y completó en 2018, en el marco del Decreto 2.234/16 del gobierno provincial, con relación a la solución amistosa de la comunicación 63/2013 del Registro del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La intervención de la ONU en el análisis del caso puso en evidencia formas de violencia hacia las mujeres, las fallas estatales en cuanto a la atención de víctimas y el casi imposible acceso a la Justicia. Dos semanas después que Muse Chemes intentara renunciar, el Estado provincial realizó un acto de pedido público de disculpas a la joven conocida como C. E. R.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario