Santa Fe

Femicidio de Vanesa Castillo: repasan el largo prontuario de Cano y no hay dudas de su autoría

Tanto la fiscalía como la querella solicitaron cadena perpetua para Juan Ramón Cano por el femicidio de Vanesa Castillo. El hombre fue retirado de la sala en medio de la audiencia por no acatar las órdenes de los jueces.

Viernes 18 de Septiembre de 2020

Esta mañana se realizaron los alegatos finales del juicio contra Juan Ramón Cano como autor del femicidio de la docente Vanesa Castillo, cometido el 15 de febrero de 2018 en el distrito costero de Alto Verde. El juicio oral y público comenzó a ser televisado el lunes pasado con los alegatos de apertura, y este viernes se transmitieron en vivo los finales por la televisión pública provincial. Esta semana pasaron testigos que dieron su declaración ante los jueces Rosana Carrara (presidente), José Luis García Troiano y Leandro Lazzarini. Este lunes a las 13 será la lectura de la sentencia.

En el comienzo tomaron la palabra las fiscales Cristina Ferraro y Bárbara Ilera que pidieron la pena de prisión perpetua para el acusado por la autoría de los delitos de homicidio calificado, por ser con alevosía y ensañamiento, y por mediar violencia de género (femicidio), amenazas calificadas, agresión con toda arma y atentado a la autoridad. Argumentaron que los elementos presentados durante el juicio tuvieron contundencia y se demostró la autoría y responsabilidad de Cano.

"A lo largo de las jornadas que se fueron sucediendo las declaraciones de los testigos, peritos, y agentes policiales intervinientes al momento del hecho han reconstruido la manera en que se desarrolló y han demostrado con contundencia la postulación de esta fiscalía", dijo Ferraro. Y describió que los hechos se acreditaron y se corroboraron a través del relato de testigos, personal policial y peritos. Destacaron la actuación de diferentes oficiales de la policía, del 911 y de la Prefectura. Se recordó que luego del hecho estuvo atrincherado en su casa hasta que se terminó entregando. También se presentaron las pericias en el lugar del hecho y en la casa de Cano que constan de registros fotográficos y de elementos secuestrados, entre ellos: ojotas tipo crocs que se encontraban dentro de una bolsa. dos elementos punzocortantes de fabricación casera, una réplica de arma de fuego, una remera que exhibió en este debate de fondo negro con dibujos verdes que era la que tenía puesta al momento del asesinato.

ferraro ilera.jpg
Las fiscales Cristina Ferraro y Bárbara Ilera del Ministerio Público de la Acusación.

Las fiscales Cristina Ferraro y Bárbara Ilera del Ministerio Público de la Acusación.

En relación a que se lo juzgue por femicidio se citaron convenciones internacionales y normativas nacionales desde la fiscalía. "El agravante de violencia de género no puede ser interpretado de modo aislado. Es innegable que no existía vínculo previo entre la víctima y victimario. Sin perjuicio de ello, es innegable que la muerte de Vanesa Castillo se produjo en un contexto de violencia de género por parte de Cano. En donde se aprovechó de su situación de mujer, de su vulnerabilidad, abusando de su pretendida superioridad tomada de una sociedad patriarcal, situación que fue marcada por los peritos que intervinieron. Esta situación de mujer, de Vanesa, fue seleccionada por Cano. No atacó a un grupo de mujeres, la seleccionó a Vanesa aprovechó su situación de vulnerabilidad al extremo máximo que fue anular su existencia", dijeron las fiscales.

Al mismo tiempo, durante toda la audiencia hubo un amplio repaso por el historial delictivo, personal y familiar de Cano: "Las peritos brindaron conclusiones que permiten a este Ministerio sostener con certeza el postulado que hicimos en la acusación, que se trató de un femicidio no íntimo. Puntualizamos que ellas nos mostraron que la elaboración de los antecedentes, de entrevistas que tuvieron concluyen que Cano efectivamente nació y se crió en un ámbito familiar patriarcal en donde su padre desplegaba violencia hacia su madre y sus hijos. La historia de Cano se caracteriza por tener unas conductas disruptivas y desadaptadas en relación a las mujeres con violencia hacia ellas, confirmando también que estas conductas fueron en grado creciente, comenzando siempre con dichos o agresiones verbales pasando posteriormente a amenazas, a intentos de agresiones con armas blancas, llegando al extremo que fue el exponente, el ataque a Vanesa Soledad Castillo".

Describieron antecedentes por actos de exhibicionismo que fueron agravándose con el tiempo hasta cometer tocamientos en los cuerpos de mujeres y masturbaciones en público. "Quedó reflejada en las conclusiones de las peritos que Cano considera a la mujer como un objeto, sujeto a la cosificación, con obsesión hacia ellas para hacerles daño. Nos informaron que en su historial delictivo la mayoría de las víctimas fueron mujeres, niñas o niños de corta edad que en las oportunidades se encontraban solos, lo que nos remite a esta cuestión de selectividad de la víctima. Y en las pocas oportunidades que se ha confrontado con hombres fueron en el contexto en que estos intercedieron para defender a sus parejas o a sus hijos ante los ataques de Cano. Incluso resaltaron que de las entrevistas que tuvieron con el núcleo cercano de Cano, esta diferenciación entre el género masculino y femenino se da en el ámbito familiar motivo de la crianza patriarcal de este padre abusivo", agregaron.

"Cano busca satisfacer sus deseos pero sin medir sus consecuencias. Pero que así y todo tiene capacidad de efectuar maniobras manipulatorias y que es capaz de planificar sus actos de interés", destacaron. Y solicitaron cadena perpetua y que sea declarado reincidente, por su largo prontuario.

Feminicidio

Por su parte, la querella conformada por Carolina Walker y Matías Pautasso en principio manifestó adherir a las declaraciones de la fiscalía. Además destacaron que el asesinato de Vanesa Castillo fue un "femicidio de Estado", al repasar las intervenciones que el Estado dio a lo largo del pasado delictivo de Cano.

Entre los hechos que se destacaron, Pautasso dijo que un día antes estuvo en la puerta de la escuela intentando vender un celular y que todos los testimonios del barrio y de la escuela señalaron que se conocía que Cano era una persona peligrosa. Además, detalló el largo prontuario de delitos desde 2008 hasta 2018. Entre los delitos se contaron robos calificados, tentativa de abuso sexual, amenazas, exhibicionismo, etc. antes del femicidio. Solicitaron que se lo condene a cadena perpetua "por ser el autor material del feminicidio de Vanesa Castillo".

walker carolina martin pautasso.jpg
Carolina Walker y Matías Pautasso, abogados querellantes que representan a la familia de Vanesa Castillo.

Carolina Walker y Matías Pautasso, abogados querellantes que representan a la familia de Vanesa Castillo.

"No tenemos ninguna duda de la autoría material del hecho. Nos resta analizar algunas cuestiones como la autoría, la calificación del hecho, la comprensión del mismo. Es decir la imputabilidad o no del señor Cano. Y entiendo también que es importante hablar de la extensión del daño causado por el delito. Cano tuvo el dominio completo del hecho, fue quien desplegó de forma personal la acción de matar y ejecutó de forma directa la totalidad del tipo penal que hemos escogido las partes acusadoras", dijo al tomar la palabra Walker.

En el medio de la audiencia, Cano empezó a gritar y fue retirado por la policía a solicitud de Carrara.

cano 2.jpg
Juan Ramón Cano empezó a gritar mientras tenían la palabra los querellantes.

Juan Ramón Cano empezó a gritar mientras tenían la palabra los querellantes.

Al retomar la audiencia, Walker explicó: "Cuando hablamos de violencia de género, estamos hablando de un fenómeno que va in crescendo en nuestra sociedad, que se va agravando. Al punto que una mujer en Argentina es asesinada cada 29 horas. Y al día de hoy son casi 200 las mujeres que han muerto por razones de género en el país. ¿Cómo se hace un hombre feminicida? ¿Nace así? ¿Surge de la nada? ¿De un arranque de violencia y de locura hacia una mujer? O más bien es como lo explicaban las profesionales, que se trata de un proceso que se va produciendo en la cabeza. Cano nació y vivió en un contexto de pobreza y violencia extrema, con un padre violento y una madre vulnerable. Se involucró desde muy pequeño en el consumo problemático de estupefacientes. Ingresó en el sistema penal desde muy chico también".

"En el 2003, siendo menor de edad ingresó al sistema penal. Su violencia fue evolucionando, fue in crescendo hecho a hecho. Empezó golpeando a niños en la escuela, a sus hermanas, a su propia madre, incluso se habló de episodios de crueldad animal. Continuó con conductas obscenas que iban de la masturbación pública hasta terminar ingresando a domicilios de mujeres con claros fines sexuales. Las manoseaba, las amenazaba con armas. Los vecinos, en especial las mujeres, le tenían miedo, claramente. Hasta al pasar por acá, nos da miedo Cano. Ahora me pregunto, qué es lo que pasa en el medio para que un niño que comienza con un hecho delictivo claramente relacionado a los sexuales, de violencia de genero como son la masturbación y las exhibiciones obscenas, termine asesinando a una mujer con extrema brutalidad quince años después", agregó.

cano 1.jpg
Cano fue retirado por la policía.

Cano fue retirado por la policía.

En esta línea, se preguntó: "Qué pasa con el Estado, que sabiendo de la existencia de este señor, agresor sexual y violento de género, no hace nada. Basta con la derivación a un tratamiento de desintoxicación de drogas, el Estado no puede decir que desconocía las conductas violentas de Cano. Dos asistentes sociales en la unidad penitenciaria donde estaba detenido sufrieron un hecho claro de violencia de género y de abuso sexual que fue la masturbacion mientras lo estaban entrevistando. El Estado no puede hacer caso omiso a la existencia de un agresor sexual y de género inserto ya en el sistema penal. ¿Cómo es que Cano con estos antecedentes se encontraba en libertad después del 2017? Después de cumplir una pena y con hechos posteriores a esa. Es decir, Cano de niño sufre el abandono estatal, el Estado debería haber intervenido".

"El Estado crea a este monstruo, que no es un monstruo, es una persona. No es algo casual. Y con esto no quiero decir que Cano no tiene responsabilidad con el hecho, porque sabía muy bien lo que hacía. Este fenómeno –violencia de género– no es casual y su crecimiento exponencial es una clara muestra de que han fallado todos los mecanismos de prevención estatales. El Estado crea, con su desidia, con su falta de políticas públicas, con su sistema penitenciario paupérrimo, con su total falta de seguimiento en el cumplimiento de las penas, crea a estos feminicidas. Por eso decimos que estos femicidios son crímenes de Estado, y lo definimos como feminicidio. El Término quiere decir que el Estado abandona no solo a las mujeres con pocas políticas de prevención y asistencia, sino también a los varones que ingresan al sistema penal siendo muy jóvenes y fomenta su violencia su marginalidad y en consecuencia la perpetuación y agravamiento de estos crímenes de género", apuntó.

Y sostuvo: "La justicia es el patriarca que lleva a Cano a convertirse en el femicida de Vanesa Castillo. Entendemos que fue a causa de su compromiso social por denunciar un abuso sexual infantil que terminó muerta. Vanesa lamentablemente ya no está, está muerta, pero quedan miles de docentes en la provincia , médicos, psicólogos enfermeros, asistentes sociales en los barrios que se encuentran en riesgos. Riesgos que son evitables si el Estado en prevención y justicia actúan diligentemente. A Vanesa la mataron por no callar. A una docente se lo advirtieron antes, y que hizo el MPA? La violentó aún más. La citaron como testigo, la apretaron y terminó con una causa por encubrimiento. ¿Qué iba a hablar dos años después cuando la citaron las profesionales que estaban aquí?".

Por último Walker pidió que se investigue la posible participación de terceras personas en el hecho de la muerte de Vanesa Castillo como partícipes instigadores. "Y también por la posible comisión de prevaricato e incumplimiento de los deberes de funcionario público tanto del primer fiscal como de funcionarios del Ministerio de Educación y de la Regional 4º al momento del crimen de Vanesa Castillo", concluyó.

En contra de la violencia de género

La defensa enumeró los delitos y adicciones de Cano y desestimó el agravante por violencia de género. El defensor de Cano, Javier Casco, dijo en los alegatos finales: "Se trata de un concepto normativo, extralegal, del cual el juez no puede apartarse. El concepto de violencia de género no puede ser sometido a una interpretación judicial ni puede ser creado judicialmente. Está la ley, y sólo la ley dice lo que es la violencia de género". Además dijo que Cano actuó bajo una imputabilidad disminuida y que a su vez no ha podido ser acreditado el elemento de culpabilidad de su conducta. Asimismo solicitó de un cuidado especial para Cano ya que el mismo habló de suicidio durante las audiencias.

La fiscal Ferraro le respondió rápidamente con argumentos legales que sustentan el agravante de femicidio y solicitó al jurado el reconocimiento de esa solicitud para la consideración de la pena.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario