Judiciales

Los padres de Natalia Acosta dijeron que la causa sigue hasta que aparezca su hija

Mediante una conferencia de prensa explicaron cómo continuará la investigación tras la muerte del único imputado en la desaparición

Sábado 04 de Mayo de 2019

Los padres de Natalia Acosta, la joven que hace diez años se encuentra desaparecida en la ciudad de Santa Fe, explicaron que pese a que el principal involucrado en la desaparición falleció en la cárcel de Las Flores, en abril de este año, la investigación continuará. 

Así lo informaron este viernes en una conferencia de prensa que tuvo lugar en el Centro Comunitario de Los Sin Techos del barrio Centenario, en el sur de la ciudad. La misma estuvo encabezada por María Cristina Balán y Ariel Acosta quienes estuvieron acompañados por familiares y allegados de la joven desaparecida. 

"La causa a pesar de la muerte de Cerri sigue su curso a pesar de que algunos medios habían dicho de que caducaba la causa", sostuvo Acosta. "La semana pasada estuvimos reunidos con el fiscal (Walter Rodríguez) y el mismo nos informó que la causa sigue hasta que aparezca Natalia", agregó.

Los padres explicaron además que existen otras personas vinculadas a la investigación, como por ejemplo, el exdueño del bar Místico, de la peatonal santafesina, Juan Carlos "Pelusa" Cisneros, condenado en 2018 por haber utilizado las instalaciones del bar para la "promoción y facilitamiento de los medios para el ejercicio de la prostitución".

Acosta y Balán aprovecharon la oportunidad también para elogiar la investigación que llevó adelante el fiscal federal Rodríguez, quien le dio impulso al caso y encontró a Osvaldo Cerri, recientemente fallecido, como uno de los principales sospechosos. "Lo que no se hizo en ocho años se hizo en dos", remarcaron.

Tal como lo hicieron en otras oportunidades, los padres de Acosta reiteraron que en torno al caso existen ciertas presiones. "Es una causa muy delicada. Cuando aparezca Natalia se va a seguir y va caer preso quien sea", advirtieron.

Por otro lado, los familiares también destacaron que tienen sospechas en torno al deceso de Cerri. "Algo pasó ahí, manos negras hubo", dijeron. 

El caso

Natalia Acosta fue vista por última vez en la madrugada del 29 de mayo del 2009 en la esquina de 25 de Mayo y Suipacha donde ejercía la prostitución. Según estableció la investigación que llevó adelante el fiscal Rodríguez, Cerri habría sido cliente de la chica y ese día habría estado cerca de la joven de 21 años.

En este sentido, se detectó que las antenas de teléfono del recientemente fallecido en Las Flores y el de Acosta, estuvieron en la misma zona geográfica. A su vez, una testigo que declaró en la causa y que acompañaba a Acosta en esa esquina sostuvo que Cerri se había contactado con la joven previo a la desaparición.

Otro testimonio aportado en la causa federal determinó que Cerri le ofreció a Acosta trabajar en el bar Místico los días domingos. En dicho ofrecimiento Cerri había asegurado que era uno de los propietarios del club nocturno pero según estableció la pesquisa, el entonces imputado era un simple "relacionista público" del bar.

Muerto en la cárcel

Cerri fue detenido el 30 de noviembre por agentes de inteligencia de la Gendarmería Nacional en un allanamiento ejecutado en General Paz al 7300 en Guadalupe Oeste. Posteriormente fue procesado por el juez federal Nº 2, Francisco Miño, por el delito de "captación" contemplado en trata de personas tras considerar que el acusado llevó a cabo "actos persuasivos mediante el abuso de su situación de vulnerabilidad, engaño y coerción física con fines de explotación sexual".

El magistrado  a su vez le trabó un embargo al acusado sobre los bienes hasta cubrir la suma de cien mil pesos.

Desde ese entonces permaneció en prisión preventiva hasta el pasado 14 de abril, cuando en el anexo Nº 1 de la cárcel de Las Flores, el hombre de 58 años falleció, según estableció médico de guardia, a causa de un paro cardiorrespiratorio.

¿Te gustó la nota?