Policiales

Exagentes penitenciarios deberán pagar una multa por la fuga de un narco

Es por la causa que investigó la evasión del traficante paraguayo Antoniano Luján Viveros, oriundo de Capitán Vado, una localidad limítrofe con Brasil. En 2011, se fugó del penal de Las Flores y tres guardiacárceles fueron procesados por ello. Ayer se dictó sentencia.

Sábado 27 de Mayo de 2017

La fuga de un traficante paraguayo de la cárcel de Las Flores en 2011 cerró esta semana su capítulo final en los tribunales santafesinos: los tres guardiacárceles que fueron imputados no recibieron condena y solo deberán pagar multas por la evasión de Antoniano Luján Viveros, quien en 2009 fue detenido en ruta 11 con más 150 kilos de marihuana.

El fallo se dio a conocer este viernes y estuvo a cargo del juez de Sentencia de la Primera Nominación -sistema residual de causas-, Norberto Nisnevich, quien ordenó que los tres acusados de haber favorecido el escape, Elvio Danilo L., Raúl Alberto P. y Víctor Manuel T., deberán pagar una multa por $15.000.

La resolución se dio luego de la culminación del juicio llevado a cabo durante el 2016 y contó con el testimonio de los acusados y el propio director del penal en ese entonces, Humberto Orsi. A su vez, llegó a desplegarse una reconstrucción de los hechos a través de una inspección ocular dentro del establecimiento penitenciario.

• LEER MÁS: Narcofuga en Las Flores: sigue el juicio contra tres guardiacárceles

En su inicio, la causa se tramitó en el Juzgado de Instrucción Séptima, a cargo de Diego Andrés de la Torre, quien en su momento ordenó la detención de los agentes penitenciarios involucrados para luego ser indagados. Posteriormente los tres quedaron en libertad. Por su parte, el fiscal N° 7, Jorge Andrés -hoy juez de Cámara- le atribuyó el delito de "favorecimiento culposo de la evasión".

El caso fue elevado a juicio y se tramitó durante el año pasado en Sentencia N° 3, a cargo de Cristian Fiz, quien mientras se desarrollaba el proceso se declaró incompetente y derivó la causa al juzgado de Nisnevich, quien dictó medida.

Tenía que buscar el paquete

La fuga de Viveros se dio el 29 de septiembre del 2011, a poco tiempo de cumplir dos años dentro del penal luego de haber sido condenado, en 2010, en el Tribunal Oral Federal a seis años de prisión efectiva por transporte de estupefacientes (artículo 5°, inciso "C" de la ley N° 23.737).

Su evasión se dio cuando el exagente Víctor Manuel T. pidió al celador del pabellón N° 9, Elvio Danilo L., que busque a Viveros con el fin de que retire mercadería que supuestamente habían dejado para él. Minutos después, fue trasladado hacia un puesto donde se encontraba el oficial Raúl Alberto P., el cual, según la hipótesis de la Fiscalía, fue quien permitió que Viveros busque la "encomienda". Dicha encomienda estaba en una puerta cercana que comunica el penal con calle Gorriti.

Viveros aprovechó el momento, abrió la puerta y escapó. Desde ese entonces, nunca más pudo ser recapturado por la fuerza policial y su paradero quedó inconcluso.

Se fue al igual que su compañero

Al escape de Las Flores de Viveros hay que sumarle la fuga, el 4 de julio del 2010, del paraguayo Leandro Gónzalez Cano, quien logró evadir la seguridad de la Seccional N° 11 de Santa Fe y el cual estuvo vinculado a la causa por la que Viveros fue condenado en el Tribunal Oral Federal.

Es que Gónzalez Cano formó parte del grupo que en 2009 fue detenido en el control vehicular de Gendarmería ubicado a la altura de Candioti, donde se detectó que Viveros transportaba 157 kilos de marihuana -divididos en 163 panes en el doble fondo de la camioneta Ford Ranger blanca.

Pese a que Gónzalez Cano trató de desvincularse en la etapa de Instrucción, ya que negó haber tenido algo que ver con Viveros, terminó siendo procesado por el juez Reynaldo Rodríguez. En el Tribunal Oral Federal de Santa Fe no creyeron su versión y lo terminaron condenando por haber sido un "barredor", modalidad delictiva que alerta a quienes llevan el cargamento sobre un posible control vehicular. Un año después se terminó escapando de la Seccional N° 11 y su paradero, al igual que Viveros, nunca pudo ser establecido

¿Te gustó la nota?